10 Formas de entender el Yoga

 

El yoga es un sistema de educación integral. Educación no sólo del cuerpo y la mente (o intelecto), sino y especialmente del espíritu interior. Presentamos el pensamiento de Swami Sivananda sobre el yoga en esta transición del año, el que finaliza y el próximo que comienza pronto. Dos preciosos capítulos sobre una de las formas más completas de experimentar, en plenitud y equilibrio, la vida: el yoga.

El yoga: una vida completa.
Un método que revisa la totalidad de las facetas de la personalidad humana. El yoga te muestra el camino, te hace inmortal. El yoga te muestra un maravilloso método de elevación de la maldad a la bondad, y de la bondad a la divinidad, y finalmente al eterno resplandor divino.
El yoga es el arte de vivir rectamente. El yogui que ha aprendido el arte del recto vivir es feliz, armonioso y pacífico. Está libre de toda tensión.
El yoga es una ciencia perfeccionada por los antiguos sabios de India, y no es sólo de India, pertenece a toda la humanidad. Es una ciencia exacta, un sistema práctico y perfecto.

El yoga es una forma de vivir
El yoga no pretende darle la espalda a la vida, todo lo contrario: reclama la espiritualización de la vida para vivir ésta última con plenitud.
El yoga es, ante todo, un modo de vida, no algo separado de ella. El yoga no es renunciar a la acción, si no actuar eficazmente con el espíritu adecuado. El yoga no consiste en una huida del hogar y del entorno humano, si no en un proceso de amoldar la propia actitud al hogar y a la sociedad bajo un nuevo entendimiento. Por eso la práctica del yoga se ha adaptado de forma tan rápida a Occidente y se desarrolla como una forma de vivir con plenitud, para personas de toda naturaleza, con independencia de su origen y condición humana.

El yoga es universal
El yoga es para todos y en esa universalidad está su adaptabilidad al medio humano. El yoga es universal: no es un asunto sectario. Es un camino hacia lo divino, no un credo.
La práctica del yoga no se opone a ninguna religión. Es puramente espiritual y universal. No entra en contradicción con la fe sincera de nadie.

El yoga no es una religión, sino una ayuda para la práctica de las verdades espirituales esenciales comunes a todas las religiones y movimientos espirituales. El yoga busca la pérdida de la identificación con el yo y la fusión con el Ser. El yoga puede ser practicado igualmente por un cristiano o un budista, un persa o un musulmán, un sufí o un no creyente.

El yoga es unión, unión con todos y no confrontación.

El yoga no es ejercicio físico
La idea del principiante de que el yoga consiste en ejercicios físicos o meras asanas y pranayamas (ejercicios de respiración), etc. es un terrible error. Asanas, pranayamas, bandas (cierres), Mudras (colocación de las manos) y Kriyas (ejercicios de limpieza) no tienen nada que ver con el auténtico yoga. En realidad deben de considerarse como ayudas en la práctica del yoga.

La mayor parte de la gente no tiene acceso al yoga más allá de su nivel físico, pues el auténtico yoga precisa de una intensa disciplina personal asociada a un razonamiento intenso bajo la guía de un maestro capacitado. Sí, de esta forma se ha trasmitido en India desde su origen, de maestro a discípulo, siguiendo la tradición del Gurukula. Por eso no podemos desautorizar este tradicional método de trasmisión del conocimiento que ha durado cientos de años. El yoga promete una bendición espiritual por encima de lo meramente físico. Resulta poco atractivo para una persona común que pide a gritos resultados inmediatos y prosperidad mundana. El yoga no se lleva bien con las prisas a las que nos tiene acostumbrado nuestro sistema de vida. Antes bien, al contrario, se lleva muy bien con la paciencia, a la que nos tenemos que acercar si deseamos sinceramente que nuestra práctica en el Yoga sea fructífera.

Requisitos para facilitar la práctica del yoga
La pureza ética y la aspiración espiritual son el primer paso en el camino del yoga. Aquel que tiene la mente en calma, confianza en las palabras de su Maestro o Gurú, el que se muestra moderado en el comer y el dormir, y que alberga un intenso deseo de liberarse, es una persona cualificada para la práctica del yoga.

Un aspirante que camina por el sendero del yoga debería tener confianza, energía, alegría, valentía, paciencia, perseverancia, sinceridad, pureza, ausencia de pesimismo, desapasionamiento, aspiración, concentración, serenidad, autocontrol, veracidad, ausencia de violencia y de codicia, entre otras condiciones. Estas condiciones debemos buscarlas en nosotros. Ya existen en nuestra naturaleza y sólo debemos desarrollarlas con voluntad y con paciencia.

Llevar una vida sencilla y austera es indispensable para el yoga. La base del yoga es el autocontrol. La disciplina es la esencia del yoga, una disciplina tanto corporal como mental.

En la práctica del yoga se invierte la habitual actividad extrovertida de la mente. La estabilidad mental es absolutamente esencial para esa inversión de la habitual tendencia hacia el exterior de la mente. A menos que se logre previamente la estabilidad mental y se adquiera un control sobre ella, no será posible cambiar su trayectoria hacia la dirección opuesta.

Algunos beneficios de la práctica del yoga
La vida cotidiana actual está llena de esfuerzo y estrés, de tensión e irritabilidad nerviosa, deprisa y pasión. Si pusiésemos en práctica alguno de los principios elementales del yoga estaríamos mucho mejor preparados para enfrentarnos a nuestra compleja existencia.

El yoga proporciona perfección, paz y felicidad duraderas. Gracias a la práctica del yoga se puede alcanzar la paz mental en cualquier momento, tener un sueño reparador, incrementar la energía, el vigor, la vitalidad, la longevidad y un elevado nivel de salud. Puedes realizar eficazmente tu trabajo en un breve espacio de tiempo; puedes tener éxito en cualquier terreno de la vida. El yoga te infundirá renovadas fuerzas, tranquilidad y autoconfianza. Cuerpo y mente estarán a tus órdenes.

El yoga pone tus emociones bajo control, incrementa el poder de concentración en el trabajo. La disciplina yóguica te proporciona serenidad y tranquilidad, y reconstruye tu vida milagrosamente. El estilo de vida yóguico profundiza en el entendimiento humano y realizar el Ser.

DIEZ FORMAS DE ENTENDER EL YOGA

1.-Es un sistema de educación integral.
2.-Es un método que revisa la totalidad de las facetas de la personalidad humana.
3.-Es, ante todo, un modo de vida.
4.-No renuncia a la acción, sino que te permite actuar eficazmente con el espíritu adecuado.
5.-Es para todos.
6.-Su práctica no se opone a ninguna religión.
7.-Precisa de una intensa disciplina personal.
8.-No se lleva bien con las prisas, pero sí con la paciencia, con la vida sencilla y con la austeridad.
9.-La aspiración espiritual es el primer paso en el camino del yoga.
10.-Te infundirá renovadas fuerzas, tranquilidad y autoconfianza.

Swami Sivananda
Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid
www.sivananda.org/madrid