Transforma tu vida a través del Tao Yin

Hace 16 años traje a España una técnica llamada Tao Yin K.Y., una antigua práctica proveniente del sistema del “Tao Curativo” del maestro internacionalmente conocido Mantak Chia.

Aunque ya existían dos instructores formados en España por este mismo Maestro, parece que ellos no se decidieron a enseñar la misma, pues faltaba una didáctica acorde a nuestra cultura que facilitase su difusión. El Tai Chi es una herramienta que se enseña hace más de 40 años por toda Europa y su cuidada didáctica, adaptada a occidentales, ha favorecido en gran medida que hoy en día miles de europeos se beneficien de las múltiples bondades de este arte proveniente de la antigua China.

El Chi Kung es otra joya que hace tiempo se imparte en los sitios más variopintos de nuestra geografía, gracias también a una adaptación en la forma en la que nos lo enseñan.

Analicemos un momento el perfil de las personas que suelen acercarse a probar estas técnicas milenarias por primera vez:

• Más del 70% tienen una edad superior a 40 años
• Más del 75% proviene de una vida casi sedentaria
• Más de un 65% acceden a sus primeras clases con lesiones estructurales de importancia: hernias discales, operaciones articulares de cualquier tipo: (rodillas, tobillos caderas…); patologías espinales como escoliosis, hiper- lordosis, cifosis y un largo etcétera de enfermedades crónicas que afectan en la posición, en el equilibrio y la movilidad básica.

Obviamente no somos chinos, no tenemos sus cuerpos y lo más importante, no hemos sido preparados desde la más tierna infanciapara ejecutar estos movimientos como ellos lo hacen, como un “Arte Marcial”. Aunque para un neófito al contemplar una clase Tai Chi le pueda parecer sencilla, a la hora de experimentarla, desde la situación anteriormente mencionada, su primera clase no sólo le podría resultar frustrante, si no totalmente descorazonadora…

En muchas ocasiones la gente abandona la práctica de estas disciplinas tan magníficas, sin darse cuenta de que las han dejado simplemente porque no estaban aún preparados para ellas. Sería como dar clases de conversación de alemán, sin haber aprendido la estructura gramatical de dicha lengua.

El secreto mejor guardado del taoísmo es el Tao Yin K.Y., pues es la llave para que las técnicas antes mencionadas: Chi Kung y Tai Chi, funcionen de una manera profunda y completa.

El Tao Yin K.Y., prepara nuestro cuerpo desde los tendones, que unen el hueso al músculo. Los tendones son como un “camino de en medio” estructural que restablece el equilibrio de nuestra estructura mecánica, rejuveneciéndonos, llenándonos de vida. ¡El Tao Yin K.Y. transforma nuestra estructura mecánica desde las profundidades de la máquina humana! La transforma porque elonga los tendones y los fortalece, dando con ello una mayor protección a nuestras articulaciones, que serán nuestro seguro de vida en la vejez. La transforma porque estira el tejido conjuntivo de las bolsas que atesoran los músculos, aportándoles a los mismos una tonificación y flexibilidad difícilmente comparable a otros ejercicios. La transforma porque nos enseña a pulsar el interruptor interno de nuestra energía, re-educándonos a hacerla circular por las principales arterias energéticas, que irrigan nuestros meridianos que alimentan nuestros órganos, vísceras y sistemas.

De hecho el significado más conocido a la hora de traducir el nombre de esta técnica a nuestro idioma seria: el arte de canalizar la energía.
Todo maestro de Tao practica Tao Yin K.Y.; de hecho sería como un gateo energético para ellos. Si nosotros no gateásemos antes de caminar, no sólo tendríamos graves problemas estructurales: piernas combadas, desequilibrios en nuestra pelvis y espina dorsal, sino que nuestra capacidad de atención, concentración y aprendizaje se verían seriamente mermadas.

Este paso previo, frecuentemente olvidado, es tan importante, como para que el gateo sea recetado como remedio para niños y adultos con los problemas anteriormente citados.

Es sencillo; si nos saltamos una fase del aprendizaje para poder ser maestros en el arte de estar de pie, caminar, danzar, incluso correr, no alcanzaríamos nunca dicha maestría. Necesitaríamos “rebobinar” de alguna manera para entrenar la parte básica sobre la que se fundamenta cualquier movimiento en la verticalidad y el uso de nuestro sistema nervioso y nuestra mente en general.

¡Qué importante es el gateo! Como importante es nuestro gateo energético: Tao Yin K.Y., es el remedio de multitud de desequilibrios energéticos que son los causantes de los desequilibrios emocionales que acabarán traduciéndose en patologías físicas. Es decir era el remedio de todos los remedios en la antigua China, el que era usado por los médicos reales para que no enfermarse el emperador.

Hace 16 años desarrollé la didáctica con la que cientos de personas experimentan hoy en día en sus cuerpos la magia de la energía.

Una didáctica cuidadosamente desarrollada para aquellos que ya practican o enseñan Chi kung y Tai Chi. Una didáctica sabiamente elegida para todos aquellos occidentales de cualquier edad y condición que quieran recuperar su vitalidad equilibrio y ganas de vivir. Para todos aquellos que quieran convertirse en “Maestros de la Energía”.

Hoy en día los secretos más antiguos de muy diferentes culturas están a nuestra disposición. Es probable que esto sea porque nos encontramos en un momento crítico. Sin duda, en mi opinión, los necesitamos. Usémoslos pues CONSCIENTEMENTE. Aprovechémonos de esta magnífica herramienta, que nos convertirá en los seres equilibrados que vinimos a ser.

Mª Stella Murias
Directora de la escuela Tao Center.
Instructora certificada por Mantak Chia
www.taocenter.es