¿Por qué un deportista debería complementar su entrenamiento con el Qi Gong?

Las pruebas científicas demuestran que la actividad física y el deporte son excelentes para la salud, el bienestar y la felicidad. Pero la práctica del deporte, sea a nivel profesional o amateur, viene acompañada de riesgos si no se realiza un buen calentamiento o se realiza un entrenamiento excesivo o mal llevado.
La falta de ejercicio, el desequilibrio corporal en las actividades deportivas debido a gestos repetitivos, o la descompensación entre los periodos de actividad y reposo, son algunos de los motivos que pueden exponer al deportistas a lesiones y, con ello, a una pérdida de rendimiento.
Para complementar el entrenamiento existen prácticas que permiten al deportista aumentar su resistencia y fuerza, mejorar su resultado y la gestión del estrés, prevenir lesiones y favorecer la recuperación post actividad. Por ello les invito a descubrir el Qi Gong (Chi-Kung), una técnica milenaria que forma parte del patrimonio de la Medicina China.

El Qi Gong es una herramienta de la medicina china, (QI=energía y Gong=trabajo, dominio; qi gong = trabajo de la energía) que se fundamenta en el control del movimiento, la respiración y la concentración, que coordinados permiten un mayor control de nuestro cuerpo, y un trabajo equilibrado de las diferentes cadenas musculares.
Actúa sobre la armonía de tres elementos: el cuerpo, la respiración y la consciencia. Permite equilibrar el organismo tanto a nivel físico como mental y contribuye al equilibrio entre los excesos o la falta de energía. Esta gimnasia energética china de longevidad es considerada como ideal para los deportistas por sus efectos preventivos y terapéuticos.

 

Qi Gong como complemento ideal para el deporte

El Qi Gong es un conjunto de técnicas prácticas, de fácil hábito para el deportista:

• Auto-masajes que se hace uno mismo sobre puntos específicos, para activar la circulación de la sangre y de la energía, permitiendo ablandar los tejidos y purificar el cuerpo.
• Técnicas respiratorias para alcanzar mayor control y gestión del esfuerzo.
• Calentamientos y estiramientos para preparar el cuerpo y activarlo.
• Posturas estáticas y dinámicas que favorecen la libre circulación de la sangre y energía el cuerpo, con lo que se obtiene un mayor rendimiento.

La práctica del Qi Gong aporta al deportista:

• Fuerza: La concentración se realiza en el centro del cuerpo, lugar donde nace los movimientos
• Coordinación: Los movimientos se realizan sin esfuerzo, a cámara lenta, regular, fluidos y redondos
• Aumenta la flexibilidad articular
• Refuerza los músculos y tendones, libera las articulaciones y facilita la digestión
• Refuerza el sistema cardiovascular
• Mayor control respiratorio y aumento de la concentración
• Permite alcanzar relajación física y mental
• Asegura longevidad
• Aumenta la vitalidad
• Equilibra las emociones y refuerza la relación cuerpo– espíritu
• Previene lesiones
• Aumenta su resistencia y mejora su capacidad de recuperación
• Suavidad, flexibilidad
• Permite mantener la mente en calma y despierta.

Un entrenamiento específico complementado con la práctica del Qi Gong permitirá un trabajo más profundo y un mayor control de uno mismo. Esta gimnasia energética permite desarrollar la condición física, favoreciendo la relajación y aliviando el estrés, lo que mejora las capacidades respiratorias y el equilibrio psicofísico.
Es una buena preparación a todo tipo de disciplina deportiva.

Cada vez más los beneficios del Qi Gong son reconocidos por numerosos deportistas.

Un deportista que practica de forma regular el Qi Gong es capaz de controlar mejor su técnica y aumenta sus resultados. Esto se debe a que el Qi Gong se compone de ejercicios que desarrollan el cuerpo desde el interior en lugar de centrarse simplemente en la musculatura exterior.

La práctica del Qi Gong (actividad interna) crea una fuerza más definida y transforma el cuerpo. Esta transformación se consigue con posturas estáticas, movimientos lentos y firmes que ejercitan los músculos de forma equilibrada en la plena amplitud del movimiento. Al moverse despacio y con consciencia, las cadenas musculares se contraen y se relajan sinérgicamente, sin inhibir reflejos que puedan interferir en la contracción muscular y reducir la fuerza aplicada del cuerpo. Se realiza con movimientos naturales de todo el cuerpo y se aplica ampliamente en los deportes y las actividades que requieren coordinación, fuerza, potencia y resistencia.

 

¿Cómo aplicar el Qi Gong dentro del entrenamiento?

Algunas técnicas de Qi Gong tendrán mayor efectividad como preparación de un ejercicio físico específico.
En fase de reposo el deportista podrá disfrutar de técnicas que le permitan mejorar su descanso, recargarse (aumento de vitalidad), equilibrar el cuerpo y tranquilizar la mente, ingredientes indispensables que darán lugar a un mayor rendimiento durante su entrenamiento y le brindarán un aumento de su capacidad de adaptación frente a las exigencias de la competición. Estos beneficios se podrán apreciar tanto en deportes individuales como en deportes de equipo.

A través del Qi Gong el deportista desarrollará un potencial extraordinario, específico y propio, que complementará y reforzará su parte técnica. Es un complemento ideal y potente para lograr un rendimiento más alto y armonioso con una sola consecuencia ¡el éxito!

Jean-Luc Riehm
Director del Instituto Internacional de Qi Gong
www.iiqg.com