Hoy me gustaría hablaros de un tema controvertido dentro del mundo de los ángeles con el que entran en conflicto muchas personas en su relación con éllo.

A veces las personas en los talleres de ángeles me preguntan: ¿existen jerarquías angelicales? ¿ quien es más importante, un ángel o un arcángel, un Seraphin, o un Querubín?.

Dentro de la tradición cristiana hablaremos de las diferentes órdenes que existen, queriendo decir que ellos a sí mismos se llaman Trabajadores al servicio del Eterno y que lo que marca su diferencia es el cometido que realizan dentro del Plan de Dios.

Los serafines representan el pensamiento de Dios; su vibración es de luz y Amor Divino de Creación. Ellos asimilan la Luz de Dios; vierten su luz en la sustancia primordial y el pensamiento de Dios comienza a cristalizarse.

Se les representa con seis alas cubiertas de ojos y lenguas de fuego. Los tres pares de alas simbolizan que pertenecen a un plano mayor que los ángeles de cuatro o dos alas. Los ojos simbolizan el don de ubicuidad (poder estar en varios sitios a la vez) y omnisciencia (capacidad de saberlo todo).

Los Querubines representan conocimiento y sabiduría, y continuamente están enviando ondas de creación, añadiendo la sustancia divina y el sonido de sus voces. Los querubines son los que custodian los lugares sagrados y son los portadores de la luz del conocimiento que implantan en el ser humano.

Los tronos son los encargados de comenzar a manifestar la forma y la sustancia. Aquí el cielo se junta con la Tierra y comienza la materia. Sus virtudes son la disciplina, la constancia y la fidelidad. Su vibración es la Justicia y el equilibrio. Su labor consiste en ver que las decisiones del Creador se plasmen. A veces se les representa como ruedas luminosas de acuerdo a la visión de Ezequiel.

Las dominaciones reciben la iluminación directamente de los tronos. Regulan las funciones y deberes de los ángeles, los ejecutivos celestiales. Establecen las leyes de la física y supervisan que todo se cumpla para que el Universo funcione según el Plan Divino.

Se encargan de preparar los entornos cada vez más físicos, por donde descenderá el hombre para graduarse con mayúsculas, y luego ascender una vez que alcance la maestría. Sus auras son muy bellas de color dorado y el choque de su energía con el ser humano que no podríamos soportarlo. Solo podremos tener conexión directa con ellos cuando hayamos despertado el Cristo en nuestros corazones.

Las virtudes son los que se encargan de que la Gracia de Dios se manifieste en el mundo físico. Transportan la energía divina desde el Sol Central, produciendo lo que conocemos como milagros en la tierra. Se les atribuye que estuvieron presentes en la Ascensión de Jesús. Sus características principales son la Gracia y el Valor.

El aura de estos ángeles es inmensa, con destellos de bellísimos colores que indican la pureza de la esencia energética que manejan. Vibran en resplandores de Luz Celestial que transportan hacia todos los confines de este planeta construyendo situaciones que representan el amor hacia nuestro Padre. Se les simboliza con un pie de espiga que símbolo de la abundancia, el alimento material y celestial. Es el signo del crecimiento, de la madurez, de la oportunidad que se le da al alma de desarrollarse en un cuerpo material.

Los Poderes o Potestades son los responsables de que las fuerzas involutivas no se adueñen del planeta. Vigilan el cumplimiento de las leyes para que el Universo funcione de acuerdo al cumplimiento Divino. La vida física no podría existir en el planeta si se degradasen los átomos, y ellos representan la fuerza que sostiene el electrón que gira alrededor del átomo. Son quienes se encargan de conducir a las almas cuando dejan el cuerpo físico y se encuentran en el plano astral. Controlan a los espíritus malignos y guardan los caminos celestiales. Son los ángeles que patrullan los cielos y no permiten que se infiltren fuerzas oscuras.

La luz que proyectan con su aura produce paz, tranquilidad, suprema armonía. Es la luz que necesitan quienes han dejado el cuerpo material. Se les representa con una espada llameante en su mando derecha, indicando su poder sobre las fuerzas del mal.

Los principados son los príncipes celestiales que guardan las naciones. Presiden sobre los pueblos y sobre los líderes espirituales. Se encargan de la evolución espiritual de las naciones. Nos inspiran para que tengamos nuestro progreso espiritual, que comprendamos que lo único que es importante es nuestra relación con Dios,

Su aura se extiende abarcando toda la jurisdicción que rigen, mientras despliegan amor, justicia, bondad y comprensión.

Los arcángeles son los que transmiten los Decretos Divinos. Los intermediarios entre Dios y los hombres; los que vigilan que el culto a la Divinidad esté de acuerdo a la edad evolutiva del alma y que no exista ninguna interferencia de las fuerzas oscuras. Representan las ideas de Dios y dirigen las huestes angélicas

Sus alas son enormes, simbolizando la velocidad con que se trasladan cumpliendo las órdenes celestiales. También poseen el don de la obicuidad, pues los ángeles pueden tener su conciencia en todo el espacio que cubre sus auras. Se les representan como guerreros con armaduras y yelmos o túnicas y sandalias. El color de su manto indica generalmente la función que deberán desarrollar.

Los ángeles son los mensajeros celestiales. Los más cercanos al hombre. Son los encargados directos de guiar a la humanidad. Son los que conectan a los seres humanos con el mundo espiritual. Forman el ejército de Dios y su corte celestial. Transmiten sus ordenes y velan sobre todo el mundo. Son los guardianes de la Humanidad y todas las religiones del mundo reconocen su existencia y su actuación sobre la humanidad. Nada sucede en el universo sin que ellos participen. Las especies que viven en esta tierra se desarrollan gracias a su intervención.

Los ángeles se pueden manifestar de muchas formas y pueden revelarnos su nombre si así se lo pedimos para establecer una comunicación más directa. Nos guían y protegen pero respetan nuestro libre albedrío. Trabajan en mostrarnos nuestra principal misión. SER FELICES.

La luz que emana de ellos es percibida de acuerdo a la apertura espiritual de cada persona; es luminosa y brilla en muchos tonos. Muchas veces se distinguen por la luminosidad que brota de sus pecho como un gran resplandor; otras se presentan con un símbolo que es un mensaje celestial. Su túnica puede ser blanca o de cualquier color luminoso, pero su imagen siempre es muy bella, reconfortante, de paz, tranquilidad.

Emanan amor puro y ternura continuamente. Muchas veces se presentan con alas de bellas plumas o como resplandor de energía en brillante luminosidad.

Rosa Natalia Poveda

Acupuntora. Kinesióloga. Canalizadora

www.centrobeltaine.es