Categorias: Estilo de Vida

La ciencia del yoga para resucitar y ascender en el Espíritu

Paramahansa Yogananda

Pocos comprendieron la resurrección de Jesús, y una gran mayoría no creyó en ella, aun cuando él apareció en forma visible ante cientos de personas y no sólo ante sus discípulos cercanos. En aquellos días, la gente sólo pudo entender que Jesús había muerto y que después estaba vivo, pero no comprendían el arte y la ciencia de la ascensión y resurrección tal como se define en las inmemoriales escrituras del Yoga. Ninguna otra ciencia ha descrito en detalle el descenso del alma —la conciencia individualizada de Dios— hasta encarnarse en el hombre, y su ascenso evolutivo y espiritual para regresar al Espíritu. Después de hallarse perdida durante las épocas oscuras, la ciencia del Kriya Yoga ha resurgido en la época moderna como un método específico para acelerar la evolución espiritual de la conciencia humana y abrir el camino cerebroespinal interior de la ascensión, que permite liberar el alma a través del ojo espiritual y conducirla al reino del Espíritu Santo, la Conciencia Crística y la Conciencia Cósmica de Dios Padre.

La vida y conciencia de una persona común y corriente se encuentra tan atada a las sensibilidades y apegos de la carne que no puede comenzar a ascender de la engañosa ilusión del cuerpo excepto al dormir o hasta que la muerte destruye la prisión corporal. Cuando el ser humano se sumerge cada noche en el estado subconsciente que subyace a la conciencia externa de vigilia, se eleva de modo parcial —mas no lo suficiente— de su identificación con el cuerpo. En el estado de sueño profundo sin ensueños, alcanza a tocar la frontera con la supraconciencia, pero al despertar regresa de nuevo a la tumba corporal.

Al morir, se asciende un poco más, pero —al igual que en el caso del sueño— la liberación del sepulcro del cuerpo es involuntaria y sólo temporal. El ser humano debe encarnarse una y otra vez, hasta acabar con la fascinación que ejercen los deseos y apegos de la existencia física. ¿Por qué no aprender a trascender la identificación con el cuerpo de manera consciente y para siempre? Mediante la ciencia del yoga (la ciencia de la unión con Dios) —más específicamente la técnica de Kriya Yoga, que es la aplicación precisa de dicha ciencia—, los maestros de la India han proporcionado la llave que conduce a la resurrección, la llave para alcanzar el reino de Dios.

Aquel que domina la técnica de Kriya Yoga vence la muerte al llevar su alma de modo consciente y a voluntad más allá de la identificación con el cuerpo físico y, luego, retornar una vez más a la conciencia de la forma mortal. Mediante este proceso, el practicante de Kriya experimenta el cuerpo sólo como el lugar de residencia material del alma, donde permanece el tiempo que desee; y una vez que el cuerpo ha cumplido su vida útil, él puede abandonarlo de forma voluntaria —sin sufrir el dolor físico o mental causado por el apego— y regresar a su hogar omnipresente en Dios.

Dijo San Pablo: «Os aseguro, por nuestro regocijo en Jesucristo […], que muero diariamente» (I Corintios 15:31). San Pablo conocía la técnica de Kriya Yoga u otra similar. Mediante esta técnica de ascensión, él retiraba la fuerza vital y la conciencia del cuerpo y entraba en el estado de bienaventuranza («regocijo») de la Conciencia Crística. En el estado de meditación trascendente, él podía experimentar a diario el estado de muerte consciente en que el alma logra desechar tanto la conciencia corporal como la inquietud y actividad física y mental del cuerpo, mientras que la respiración y los latidos del corazón disminuyen hasta llegar a un mínimo o cesar por completo. Después de dominar el estado supraconsciente en el que se suspende la respiración, el alma puede ascender por la espina dorsal y establecer contacto con la Conciencia Crística, para regresar luego al cuerpo, gracias a que, a voluntad, es capaz de conectar o desconectar la fuerza vital tanto de la actividad corporal como de los sentidos externos. El devoto que por medio de la meditación diaria trasciende de ese modo la conciencia del cuerpo puede decir con San Pablo: «Muero diariamente» («a diario resucito»), y con certeza conservará la conciencia cuando la muerte se presente y su alma ascienda desde el plano del cuerpo hasta el gozo celestial del estado que sobreviene a la muerte.

Tarde o temprano, todos los seres humanos deberán ascender para liberar el alma y conducirla, después de la muerte, al reino divino de la conciencia superior, y desde allí hasta su origen en la Infinitud del Espíritu. Existe únicamente un camino a la salvación y ese camino es la comunión con Dios. Para ello no sólo se requiere dedicación y constancia en la práctica de los métodos esotéricos de meditación para trascender el cuerpo, sino también la aplicación de los principios crísticos relativos al comportamiento moral y espiritual —tan esenciales como la meditación— los cuales proveen los cimientos para perfeccionar, sostener y consolidar los logros del devoto en la meditación. Los pasos fundamentales de la ciencia del yoga denominados yama y niyama por Patanjali en sus Yoga Sutras y las cualidades del alma del devoto que avanza en su sendero hacia Dios tal como las estableció Sri Krishna en el Bhagavad Guita se fusionan e iluminan armoniosamente el sendero de perfección crística que enseñó Jesús en el Sermón del Monte y en otros de sus discursos.

Estos emisarios de Dios proclaman al unísono que el camino a la ascensión consiste en amar a todos, olvidándose de uno mismo al prestar servicio desinteresado y ayudar a la elevación espiritual de los demás; desprenderse del apego a los sentidos, a las posesiones y a las emociones que mantienen al hombre cautivo del cuerpo y del ego (la ira, el temor, la lujuria, la codicia); amar a Dios en forma suprema y meditar tan profundamente que uno pueda entrar a voluntad en el éxtasis de la supraconciencia —el portal a través del cual se alcanzan los estados finales de ascensión en la Conciencia Crística (Kutastha Chaitanya) y en la Conciencia Cósmica (Sat-Chit-Ananda).

Practica los preceptos de los grandes maestros; no te limites a recitar lo que ellos han dicho, pues de ese modo insultarías su ofrecimiento de prodigarte el don de la liberación. El devoto aspirante debe comportarse de modo crístico y ser constante en la práctica de la meditación profunda para lograr trascender el ser físico, el ser astral y el caparazón de conciencia que lastran su alma, y encontrar así la gozosa resurrección en el Espíritu.

Extracto del Discurso 75 del volumen III de La Segunda Venida de Cristo, la trilogía de Paramahansa Yogananda sobre las enseñanzas originales de Jesús (Copyright © 2012 Self-Realization Fellowship, Los Ángeles, California).

***

Paramahansa Yogananda es mundialmente reconocido como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo y está considerado el padre del Yoga en Occidente. Nació en el norte de la India y en 1920 se radicó en Estados Unidos, donde enseñó, durante más de treinta años, la antigua ciencia y filosofía de la meditación denominada Kriya Yoga y divulgó el arte de vivir en forma equilibrada. A través del célebre relato de su vida, Autobiografía de un yogui, y del resto de sus numerosos libros, Yogananda ha inspirado a millones de personas. En la actualidad, Self-Realization Fellowship —la sociedad internacional que él fundó en 1920 con la finalidad de diseminar sus enseñanzas en todo el mundo— continúa llevando a cabo su obra espiritual y humanitaria.

www.yogananda-srf.org

Compartir
Publicado por
espaciohumano

Recent Posts

La gran conquista es ser uno mismo, a pesar de las dificultades

Entrevista a Ramiro Calle Por Yasmina Collado, periodista y escritora “La gran conquista es ser…

30/12/2019

Energía ¿Magia o Realidad?

A través del manejo de nuestra energía conectamos más con nuestra esencia, y así con…

27/12/2019

7 Consejos para una Navidad Saludable

En Navidad se ponen de manifiesto muchas de las emociones que guardamos a lo largo…

23/12/2019

Aprender a Desaprender

Mucho de lo que he aprendido a lo largo de medio siglo dando clases de…

22/12/2019

8 consejos naturales para aumentar las defensas

En esta época son frecuentes los resfriados, afecciones virales, y molestias articulares. Por ello podemos…

20/12/2019

Urge cambiar la Mente

La mente que origina el problema no puede solucionar el problema. Esta aseveración es de…

12/12/2019