Sí, porque es así como vivimos, por eso todo pasa tan deprisa. Cuando nos paramos nos aburrimos, no sabemos que hacer, nos sentimos solos. No sabemos disfrutar del momento: desconecta el piloto automático.

Con demasiada frecuencia oímos decir con amargura a personas de nuestro entorno, (e incluso alguna vez, nosotros mismos), que la vida es dura, que “si no fuera por estos momentos…” Pero al mismo tiempo nos contradecimos permanentemente, al decir que la vida es muy corta… que todo pasa muy deprisa… ¿En qué quedamos?

Creo que todo es porque no desconectamos, el “piloto automático”, en el que la sociedad nos quiere; no somos más que puros consumidores. Y así, todo se sucede a gran velocidad. Nos mantienen permanentemente haciendo cosas, corriendo, e incluso en los momentos de ocio, nos venden como estar distraídos. Todo, lo que haga falta, menos tomar conciencia, tener criterios propios, ser uno mismo, ¡No! Eso es muy peligroso, eso es de personas raras y marginales.

conil playas vacacionesdesconecta.com  300x150 - Desconecta el piloto automático

El resultado: No nos enteramos. Tenemos la sensación (y es que es así) de que la vida se nos va. Se nos olvidó vivir.

Si habéis ido alguna vez, algún retiro de silencio, habréis comprobado, lo largo que se puede hacer un día, en particular a las personas que viven continuamente aceleradas. Y todos los días dicen que tienen 24 horas, yo no lo creo, pero esa es otra cuestión. El caso es que si tienen el mismo “tiempo físico”, sin embargo, las horas que en nuestra vida cotidiana no dan para nada, si estamos en silencio, sin hacer nada son una eternidad.

¿Que podemos hacer?

Para nosotros esta muy claro; “Desconectar”. Y es posible, ¡Creedme!

No hacen falta cambios exteriores radicales; no es necesario romper con todo. Al contrario, al ser más conscientes de todo posiblemente tengamos que seguir haciendo aparentemente las mismas cosas, sobretodo si con ella nos ganamos el sustento. Pero desconectando el “modo piloto automático” todo será lo mismo, pero completamente diferente; nos sentiremos mucho mejor. Porque por mucho que intentemos disimularlo, a nuestro sagrado inconsciente, no lo engañamos. El inconsciente lo detecta. El consciente se enfada; no le gusta que le contradigan. Se produce una reacción de negatividad. Inicialmente puede parecer duro reconocer, darse cuenta, pero al poco tiempo nos compensará y se generará la necesidad de una nueva situación de vida.

Sólo debemos evitar generar más negatividad. Si esa energía está ahí, por muy desagradable que te pueda resultar comprobar el estilo y modo de vida que llevamos, por favor, que ello no sea origen de más negatividad. Al contrario, empléala, detéctala, y de ninguna manera admitas el papel de víctima: no te quejes, y tampoco te culpes. Parece una energía muy negativa, pero no lo es: ¡Aprovéchala! Es la señal de que tienes que estar más presente.

Permítetelo, pasea, trabaja, come, descansa, corre, ama, sufre, pero mira, oye, huele, toca, intenta desconectar, del modo piloto, en una sensación de abolir el tiempo, y todo será perfecto.

Respeta, pero sigue tu camino. ¿Qué no te entienden? Recuerda el proverbio: “La sabiduría que guarda cada persona, siempre suena algo necio al oído de los demás.”

Es lo que hacemos en nuestros programas “Desconecta frente al mar”, disfrutando, y haciendo lo que nos gusta, como yoga, diversos talleres, músicas, excursiones, recibiendo masajes, compartiendo comidas sanas, con atención personalizada, en grupos pequeños y acogedores, haciendo en cada momento, sólo lo que nos apetece, sin forzar, conociendo a otras personas similares y lo más difícil; conociéndonos nosotros mismos un poco más.

Nos encantaría, poder seguir hablando de esto contigo, y de forma más personal.

Juan

Coordina los programas en:

vacacionesdesconecta.com