Qué esperar depués de la terapia.

La conexión sanergética facilita el contacto con las frecuencias energéticas del universo. En cierta forma, es recuperar el contacto de tu propia red de energía con la fuente original, donde se encuentra inscrito tu plan original.

Cuando recuperas esta conexión, eres capaz de despertar en otros planos vibracionales de conciencia; lo que se traduce en el redescubrimiento de tus propios poderes autocurativos, ampliarás tus percepciones sensoriales, incluyendo las espirituales y entenderás al fin lo que significa estar en perfecta armonía y equilibrio contigo mismo.

Sin embargo, muchos de estos cambios son graduales y requiere pasar por determinados procesos que podrían manifestarse en el plano físico. Asimismo, existe algo de desconocimiento acerca de las sesiones de Conexión Sanergética, probablemente por el poder que se despierta en ellas.

Solo se requieren dos sesiones para lograr la conexión, sin necesidad de repetirlas. Nada puede deshacer la conexión. A pesar de ser una experiencia tan importante y trascendental, estas sesiones no esconden nada terrible ni traumático. Te explicaremos cómo son las sesiones y qué puedes esperar durante estas.

Las sesiones de conexión sanergética

En la primera sesión es común tener una pequeña charla, en la que se explica qué es la sanergía, y cómo funciona la conexión. Se rellena un cuestionario con información personal y luego viene la sesión de sanergía propiamente dicha, que se hace en camilla.

La persona debe tumbarse sin necesidad de que se despoje de ropa o accesorios, pero si se le requiere que se quite los zapatos y cualquier otra prenda que le reste comodidad. No hay contacto físico entre el sanergista y la persona, lo que se mueven son energías.

Esta sesión dura unos veinte minutos y en ella el sanergista comenzará a trabajar en los puntos principales de energía, precisamente en las líneas axiatonales del cuerpo. El objetivo es liberar todos estos puntos energéticos, eliminar todos los bloqueos que puedan existir y que estén interrumpiendo el libre tránsito energético. Este trabajo es impresionante y muy poderoso, pues es a través de él se transforman antiguos patrones que nos están bloqueando, arreglando además cualquier desequilibrio electromagnético que se pueda tener.

En la segunda sesión de conexión sanergética se vuelve a la camilla para que el sanergista se enfoque nuevamente en cada punto energético, pero esta vez para unir cada punto (ya limpio y equilibrado) en cada meridiano. El objetivo de este trabajo es devolver la armonía y el balance a cada una de las funciones orgánicas y corporales. Al mismo tiempo, se alinean los chakras, se repone el equilibrio electromagnético y liberación de la energía vital.

¿Qué puedo sentir durante las sesiones de sanergía o de conexión sanergética?

Durante las sesiones muchas personas pueden experimentar sensaciones físicas y emocionales, lo que es completamente normal, si se tiene en cuenta la cantidad de energía que se está movilizando, los bloqueos que se eliminan y la forma transformadora y revolucionaria en la que se manejan las conexiones energéticas. Este proceso es trascendental y es normal que existan ciertas respuestas en el cuerpo.

Cada individuo es único y particular, así que es probable que sientas todo o que sencillamente no sientas nada.

Casi todas las personas suelen describir las sesiones como una experiencia placentera y agradable, pero hay quienes han experimentado sensaciones físicas como boca reseca, cambios de temperatura en las extremidades, del calor al frío y viceversa. Hay quienes experimentan hormigueos o espasmos en las manos o los pies, pueden sentir cosquillas, calambres, sobresaltos, sensación de vibración, parpadeos con los ojos cerrados o movimientos rápidos del globo ocular bajo el párpado, suspiros y hasta sentir que el vientre se hincha y deshincha. En estos casos siempre se recomienda relajarse, vivir el momento; si los brazos o dedos se quieren mover, déjalos fluir con el movimiento.

Otras personas han reportado sentir deseos súbitos de llorar, tristeza, recuerdos del pasado muy vívidos, incluso pueden ver personas que fallecieron o que ya no están en su vida. Otros individuos sienten lo opuesto: una sensación de felicidad indescriptible o deseos de reír. Es común sentirse somnoliento y cansado. Son normales los bostezos, tragar, ver chispazos (como el flash de una fotografía), escuchar ruidos o música, oler cosas como flores. Hay quienes afirman sentir la brisa o viento, e incluso percibir como si el aire fuese más denso, como si hubiese cierto magnetismo en el ambiente.

¿Por qué se tienen estas sensaciones?

Todas estas sensaciones e impresiones son completamente normales y responden directamente al trabajo específico que se hace en cada chakra. Según los bloqueos, la información y carga que tenga cada centro energético habrá una respuesta a medida que se establece la conexión con frecuencias vibratorias superiores. Por ejemplo, si tienes problemas para expresar tus sentimientos, si eres de
las personas que se tragan todo y nunca dicen nada, entonces es común que sientas espasmos en el área del plexo solar, donde se ubica el chakra encargado de las emociones.

Es probable que experimentes momentáneamente sentimientos que no sean agradables, como miedo, rabia o tristeza, pero esto ocurre porque se está limpiando esa área específica. La energía autosanadora está haciendo su trabajo, sacando todo eso que estaba dentro de ti, librándote de la necesidad de manifestar tus experiencias a través de esas emociones. Ahora estarás conectado a la frecuencia vibratoria superior, estarás en un estado de conciencia más elevado en el que puedes aprender trascendiendo estas sensaciones. Es normal; significa que la conexión está creándose, que el cambio está ocurriendo y que poco a poco serás una mejor versión de ti mismo.

 

Begoña Ramos

Experta en crecimiento y superación personal

centroreikiesluz.com