Batidos verdes: energía y vitalidad

Con la llegada de la primavera empezamos a cambiar nuestros hábitos de vida. Dejamos la ropa de abrigo a un lado, pasamos más tiempo fuera de casa aprovechando las horas de luz y, en cuanto a la alimentación, empiezan a apetecernos platos más ligeros. Además, empezamos a preocuparnos por nuestra silueta.
A todo esto se unen las molestias típicas de la estación como son las alergias o la astenia primaveral. Por ello, es un buen momento para modificar nuestros hábitos alimenticios en favor de una dieta más rica en frutas y verduras que nos ayude a eliminar los excesos del invierno y nos aporte vitalidad para afrontar el cambio de estación.
Proponemos una forma rápida, económica y sencilla de vegetarianizar la dieta: Los Batidos Verdes.

Ahora están de moda porque son muchos los famosos que hacen gala de su consumo.
Fueron inventados a finales del siglo pasado por Victoria Boutenko, creadora de lo que ella llamó «La Revolución Verde».
Victoria era una mujer obesa y tanto ella como su familia padecían diabetes y otras enfermedades derivadas de su alimentación. Por casualidad conoció a una mujer de aspecto muy saludable y le preguntó qué hacía para encontrarse así. Ella le respondió que era crudivegana, es decir, se alimentaba de verduras y frutas crudas. Victoria fue al supermercado y llenó su cesta de frutas y verduras. Cuando llegó a casa no sabía bien qué hacer con ellas, así que decidió echar un puñado en la batidora y de esta forma inventó los batidos verdes. A partir de entonces su vida y la de los suyos cambio radicalmente sanando de todas sus enfermedades.

INGREDIENTES BASICOS

Los ingredientes básicos para realizar los batidos son hojas verdes, fruta y agua.

Sin embargo, a esta base se le puede enriquecer añadiendo unas semillas como lino o chía, y un superalimento como verde de cebada, hierba de trigo espirulina, chlorella, maca… Las hojas verdes son las que proporcionan el color verde intenso al batido, sin embargo, la fruta es la que le presta su sabor dulce y delicado por lo que es apto para aquellas personas y niños que se resisten al consumo de verduras.

Preparación

Se introducen en la batidora todos los ingredientes:

• Las hojas verdes a elección: espinaca, acelga, berros, canónigos, lechuga, apio, hojas verdes de zanahoria… podemos aprovechar cualquier parte verde de las hortalizas.
• La fruta elegida: combina muy bien frutas como la piña o la papaya que son muy digestivas. Quedan especialmente suaves y refrescantes los batidos con mango o melón. Se pueden combinar varias frutas al gusto.
• Las semillas: de lino o chía, puestas en agua durante dos horas antes para que suelten sus principios activos, los mucílagos, y poder asimilarlas y digerirlas. Su inclusión en el batido es importante porque suponen un magnífico aporte de ácidos omega 3, vitaminas y minerales convirtiéndolo en un alimento muy completo.
• Un superalimento: los verdes de cereales como la hierba de trigo o el verde de cebada o las algas espirulina o chlorella refuerzan el poder alcalinizante, desintoxicante, remineralizante y antioxidante del batido, añadiendo un aporte extra de oxígeno y nutrición a las células. ¡Nos garantiza una profunda sensación de bienestar!.
• El agua: Se puede utilizar agua pero también otros líquidos como agua de coco, que es muy rica en potasio y le da un sabor excelente; o rejuvelac, un agua enzimática y fermentada llamada así por su potencia rejuvenecedora. Se prepara añadiendo a tres partes de agua una parte de germinados en un recipiente, dejándolo reposar 48 horas a temperatura ambiente.
Si la batidora es potente se le añaden cubitos de hielo para que esté fresquito y conserve todas las propiedades.
Endulzante opcional: Se puede utilizar un endulzante natural como el sirope de arce; las frutas desecadas como los dátiles o pasas, muy indicadas por su aporte de energía, sobre todo para deportistas y especias como canela, vainilla, nuez moscada…

Como iniciarse

Para comenzar el consumo de batidos verdes es muy útil el uso de hierbas aromáticas como la hierbabuena o el perejil, que dan un sabor excelente; y dejar para cuando se esté más habituado verduras como el apio, cuyo sabor es más intenso.
Se puede utilizar al principio un mayor porcentaje de fruta que de verdura, en torno al 60%-40%, para más tarde pasar al 50%-50% ideal. No olvidemos que las frutas son ricas en azúcares y que necesitan el equilibrio que les aporta la fibra de las hojas verdes.

Truco:

Para llevar el batido verde fuera de casa se puede utilizar un termo de acero inoxidable o bien un frasco de cristal introduciéndolo antes en el congelador unos minutos para que esté fresquito y conserve las propiedades más tiempo.

Beneficios

      • • Los batidos verdes nos aportan al organismo multitud de nutrientes aminoácidos, vitaminas A, C y grupo B, minerales como potasio y hierro, ácidos Omega 3 o clorofila.

      • • Ayudan a perder peso por la cantidad de fibra que poseen lo que permite por un lado, mantenerse más tiempo lleno y por otro eliminar las toxinas ya que favorece el peristaltismo y la evacuación intestinal.

      • • Aumentan la vitalidad, la energía y la concentración. Por la gran cantidad de enzimas que posee al ser un alimento vivo, y por estar triturado, el organismo tiene un menor gasto metabólico al digerirlo. La energía no utilizada en la digestión está disponible para otras funciones, aliviando el cansancio y siendo un gran aliado contra la astenia primaveral.

      • • Son un potente alcalinizante, depurador de la sangre y de órganos como el riñón o el hígado, por su aporte de clorofila, por lo tanto ayudan a disminuir los síntomas de alergias primaverales.

      • • Son rápidos y fáciles de preparar y nos garantizan el aporte diario recomendado de frutas y verduras crudas, y con un agradable sabor, muy indicado para aquellos que no tienen tiempo o que les cuesta el consumo de verduras frescas.

Asunción Martí
Dietista-Nutricionista
Colaboradora de EL VERGEL
www.el-vergel.com