Pilares básicos en donde se sustenta la Medicina China

La teoría de las 5 fases, junto con la teoría yin-yang son los pilares básicos en donde se sustenta la Medicina China. En ella se puede comprobar que las leyes que rigen el universo son las mismas que rigen en nuestro cuerpo, llegando a la conclusión que todo lo que sucede en el macrocosmos (universo) afecta al microcosmos (ser humano) dado que tienen la misma naturaleza y la misma composición, Qi o energía.

Precisamente es la teoría de las 5 fases la que vincula cada alma con un órgano o movimiento cósmico por lo que:

  • En el Hígado reside el alma llamada HUN. Es el alma celestial y corresponde con nuestro concepto occidental de alma, abandona el cuerpo en el momento de la muerte y tiene forma de cuerpo físico. Tiene vinculada una emoción que es la ira.
  • En el Pulmón reside el alma llamada PO. Es el alma corpórea que aparece con el primer aliento de aire que recibimos al nacer y nunca abandona nuestro cuerpo, incluyendo la muerte. Desaparece con el cuerpo y pasa a formar parte de la tierra de nuevo. Su emoción vinculada es la tristeza.
  • En el Riñón reside el alma llamada ZHI. Este alma nos proporciona la fuerza de voluntad y el empuje para conseguir los objetivos que nos fijamos en la vida. Su emoción vinculada es el miedo.
  • En el Bazo reside el alma llamada YI. Este alma es analítica, del cual obtenemos nuestra capacidad de razonar, pensar, concentrarnos, memorizar, sería el alma intelectual. Su emoción vinculada es la obsesión.
  • En el Corazón reside el alma llamada SHEN. Este alma es la conexión de nuestra presencia “yo soy” en este mundo y va vinculada a la intuición, es todo lo contrario a la racionalidad. Su emoción vinculada es la alegría.

Todas estas almas conviven a la vez con nosotros y son fruto de la gestión de nuestros pensamientos, de nuestras emociones y del estado de nuestro cuerpo físico, dado que alma-mente-emoción-físico son de la misma naturaleza pero con distinta vibración energética.

Cuando se produce la separación del yin y del yang: la muerte en el plano físico.

Pongamos un ejemplo, imaginemos que una persona pierde a la que fue su pareja durante más de 50 años. Como no podría ser de otra manera surge una emoción de tristeza, desánimo y decaimiento, las cuales son perfectamente normales hasta la aceptación y comprensión de la situación.

Pero si dicha situación se mantiene durante mucho tiempo por no ser comprendida o aceptada, se produce una desarmonía en esas almas, y empezarían a aparecer pensamientos del tipo “ya no tengo nada por lo que vivir” o “desearía poder estar de nuevo con mi pareja”. Aquí se produce una ruptura del equilibrio entre las almas HUN y PO, dado que HUN quiere irse hacia la parte celestial, no quiere vivir más y PO también quiere irse pero en este caso hacia la parte terrenal, por lo que se produce la separación del yin y del yang, y por consiguiente de la muerte en el plano físico.

Es de capital importancia cuidar todos nuestros cuerpos energéticos

Es de capital importancia cuidar todos nuestros cuerpos energéticos, para poder tener en armonía nuestro cuerpo físico, iónico, emocional y mental. Si uno de ellos sufre algún daño, los demás también sufrirán, porque como dije anteriormente tienen la misma naturaleza pero a distinta vibración y densidad.

Si tenemos una alimentación rica en harinas refinadas, azúcar, exceso de dulces, almidones, … el Bazo tendrá un mal funcionamiento. En este nivel estaría dañado directamente el cuerpo físico, pero como todos los cuerpos están relacionados, indirectamente surgiría un desequilibrio emocional de carácter obsesivo o paranoico, dado que es la emoción vinculada al Bazo, generándose patologías del tipo TOC, siendo esto una clara evidencia de afectación del alma yi.

Para disfrutar de una vida en plena armonía es necesario que nuestras 5 almas se encuentren en un perfecto estado de equilibrio

Por ello, para disfrutar de una vida en plena armonía es necesario que nuestras 5 almas se encuentren en un perfecto estado de equilibrio, que todas cumplan su función y que el shen (alma conectiva) realice su función gobernando todas las almas (HUN, PO, YI, ZHI) y a su vez conectando con la presencia “yo soy” o “ser superior”. Asimismo, debemos tener en cuenta que para que nuestras almas se encuentren armónicas también deben estarlo nuestras emociones, por ello es importante una buena gestión emocional donde podamos identificar la emoción que tenemos en ese momento, sentirla, vivirla y dejarla marchar, para que no se vean afectadas ninguna de nuestras almas y evitar el inicio de una desarmonía o desequilibrio.

Los buenos hábitos ayudan a mantener nuestro equilibrio emocional

Una alimentación saludable con productos ecológicos, equilibrada, eliminando productos procesados y bebidas azucaradas, junto con buenos hábitos tales como hacer deporte o no fumar, ni beber, ayudan a mantener nuestro equilibrio emocional y el equilibrio a través de nuestras almas.

Ya lo decían los romanos hace mas de 1800 años, “mens sana in corpore sano”. No hay duda de que en un cuerpo sano habita una mente sana.

Cuando el cuerpo físico se encuentra enfermo es porque el papel que tiene que desarrollar en la vida esa persona no está en consonancia con la vida que lleva, existiendo conflicto en su mente, el cual en última instancia se ve reflejado en el cuerpo físico.

Hay otra vía para armonizar nuestras almas, la meditación.

Hay otra vía para armonizar nuestras almas y es a través de la conexión con un cuerpo superior; esto se consigue a través de la meditación. En ella se puede encontrar la armonía del universo, así como la sabiduría para poder resolver aquellos conflictos que se nos planteen en la vida.

 

Juan José Dueñas

Terapeuta de Medicina China y Acupuntura

janjonosas@gmail.com