Vacaciones Transpersonales: buscando en lugares adecuados

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

 

Un hombre encontró a su vecino buscando algo de rodillas en la entrada de su casa.
– ¿Qué andas buscando querido amigo?
– La llave para entrar en casa – respondió – La he perdido y no la encuentro.
Se arrodillaron los dos y se pusieron a buscar la llave perdida.
Al cabo de un rato dijo el hombre: – Aquí no hay rastro de la llave. Hemos mirado toda la zona. ¿Dónde la perdiste?
– ¡En casa! – respondió el vecino.
– ¡Qué me dices! Y entonces ¿Por qué la buscamos aquí?
El vecino se quedó callado, ensimismado por un momento, y poco después, susurró:
– Bueno, me puse a buscarla aquí porque… parece que aquí hay más luz….

Tony de Mello

Llega el periodo de vacaciones y con ellas se suele desencadenar todo un manantial inconsciente de expectativas diversas. El imaginario se dispara y vuelca en esos días todas las esperanzas internas de recuperar la armonía, el goce de vivir, el bienestar físico, volver a conquistar a nuestra pareja (si desde hace ya un tiempo funcionamos en «piloto automático»), visitar a familiares y amigos que viven en lugares distantes… Tal vez, como ilustra el cuentito, no nos hallamos parado lo suficiente para preguntarnos: ¿Qué necesitamos recuperar realmente durante este tiempo?

A veces, nos encaminamos compulsivamente hacia actividades externas y ni nos planteamos si lo más importante puede llegar a ser el generar un tiempo de calidad para volver a conectar con nosotros y valorar si el programa desde el que estamos viviendo nos hace felices y nos lleva donde anhelamos ir.

A veces, decidimos desde lugares equivocados. Muchos de mis clientes se van de vacaciones acelerados y vuelven todavía más dispersos. ¿Estamos buscando en el lugar adecuado? ¿Somos conscientes de qué llaves hemos perdido?

Una de las muchas frases célebres que se atribuyen a la lucidez de Einstein afirma que “Los problemas y dilemas no se pueden solucionar desde el mismo nivel de conciencia en el que fueron creados”. Puede ser útil explorar a qué nos vamos a dedicar en estos días únicos y privilegiados desde un nivel de conciencia más allá de la prisa del «hacer, hacer y hacer» cotidiano.

Te propongo buscar un lugar tranquilo para estar a solas y en silencio. Respira profundo unas cuantas veces, relaja el cuerpo, conecta contigo, sonríete y salúdate si hace mucho tiempo que no te hablas con cariño y ternura… permítete sentir cómo estas, cómo te sientes contigo y con la vida… siii, he dicho sentir, porque dicen los sabios que todo camino que merece la pena ser transitado empieza por el sentir…

vacaciones con sentido para ti.

• ¿De qué forma vas a propiciar una vivencia sentida con tu cuerpo?
• ¿Qué actividades de relajación, conciencia corporal, activación, respiración y reconexión podría hacer?
• ¿Qué actividades te generan, endorfinas, felicidad, gran gozo?
• ¿Qué espacios diarios pueden aportar un tiempo de contacto contigo, con la vida? ¿En qué espacios sientes que tu Ser se expresa libremente?

• ¿A qué tipo de sentimientos y emociones necesitas dar espacio, respirar y aceptar?
• ¿Hay alguna fricción interna que necesitas aceptar, contemplar y reelaborar?
• ¿Con que personas especiales deseas reconectar y pasar buenos momentos?
• ¿Qué vas a hacer y crear para que esos momentos sean únicos y especiales?
• ¿Cómo puedes conseguir que la comunicación sea auténtica y te nutra?
• ¿Tienes algo pendiente por decir o reconocer con alguno de tus seres queridos?
• ¿Qué actividades te pueden conectar con lo esencial, con la Unidad?
¿Qué te acerca y qué te aleja de la fuente de vida?

Define, decide… la vida esta cortejándote para ser Uno con ella…

Techu Arranz
Co-Directora del Instituto Potencial Humano
www.institutopotencialhumano.com

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

3,7 minutos de lecturaActualizado: 20/08/2017Publicado: 05/07/2016Categorías: Desarrollo PersonalEtiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Comenta este artículo