La reflexología podal. En tus pies está el libro de tu vida. En tus manos, la posibilidad de transformarla.

“EL TODO ESTÁ EN CADA PARTE”

Este axioma nos desvela uno de los grandes secretos del Universo, y precisamente le da sentido al hecho de que, simultáneamente somos una proyección del mismo todo y como todo nos proyectamos en cada parte.

Esta lectura nos permite contemplar la cantidad de mapas reflejos que acompañan nuestra “geografía corporal”: los pies, las manos, las orejas, la espalda, el vientre, la lengua, la cara, el cráneo…

Alguna vez te has preguntado el por qué y el para qué de tantas “fotocopias”.

Aquí llegamos a un punto que es la “pieza fundamental” para armar este puzle: la intención.

El Universo funciona gracias a unas Leyes que no siempre sabemos reconocer, y su máximo objetivo está enfocado a favor de la vida. Su propósito nos habla de amor y compasión.

Hagamos lo que hagamos, ya sea caminar, trabajar con las manos, hablar, bailar, cantar, estamos aplicándonos una terapia a nosotros mismos, recuperando el equilibrio perdido. Desde la ignorancia, estimulando todas estas pantallas reflejas, influimos en órganos, sentidos, emociones, psiquismo…

En algunas antiguas escuelas de sabiduría oriental, se afirma que, gracias a tantas proyecciones reflejas es posible la salud. Porque en el fondo… ¿qué es la salud?

La salud es el equilibrio de las energías de cielo-tierra que constantemente nos atraviesan.

Si este Chi fluye, hablamos en términos de salud. Cuando estas energías se estancan, hablamos en términos de enfermedad. Son procesos muy diferentes, pero dependen sólo de un fenómeno: de nuestro cuerpo energético.

Para restablecer este misterioso flujo, que es la causa de todos los efectos, existen multitud de mapas reflejos.

¿A que es fácil adivinar a qué propósito apuntan?

Se nos ha concedido el privilegio de la vida en la condición humana y en el “mismo paquete” un montón de posibilidades de restaurar la armonía que fomenta la salud.

El ser humano ha desarrollado unos niveles de conciencia tan complejos y refinados que, comparado con otras formas de vida, le vuelve más vulnerable. El desequilibrio en relación con su medio externo, y lo que es más poderoso todo lo que ocurre “dentro”, es fácilmente fuente de conflicto.

Si nos paramos en el medio externo, vemos que los agentes climáticos influyen en el estado general, determinan el nivel funcional de muchas estructuras, glándulas y órganos.

  • Por ejemplo, el Calor excesivo puede provocar disfunciones en todos los órganos y vísceras tendiendo a disminuir los líquidos orgánicos y dificultando la circulación de sangre, linfa, líquido cefeloraquídeo, saturando el hígado y el corazón…
  • El Frío también es una energía muy poderosa que debilita los riñones, los huesos, el bazo y baja el normal funcionamiento del sistema inmune.
  • El Viento, cuando es excesivo y muy frío o muy caliente, afecta de tal forma que en la Medicina Tradicional China se le llama “Viento Perverso”. Incide especialmente en el hígado, corazón, riñones y sistema nervioso, provocando a veces síntomas muy graves.
  • También la Humedad puede aumentar los procesos de inflamación y dolor, aportando mucha pesadez y lentitud tanto en el aparato digestivo como en el resto del cuerpo y de la mente.
  • Y nos queda la Sequedad que por su carácter concentrado y Yang también ayuda a secar los fluidos corporales creando serios desequilibrios, muchos problemas de piel y de aparato digestivo.

Pero lo más poderoso no es lo que viene del exterior, sino lo que nace dentro. Y aquí nos encontramos con los “Climas Internos”: nuestras Emociones, Sentimientos, Psiquismo. Es la parte más metafísica del Ser Humano y por lo tanto dirige el resto de esta “Gran Sinfonía”.

Recordemos que nuestro pensamiento, sistemas de creencias y emociones, inciden en todos los fluidos, cambian la química de la sangre y hasta modifican el ADN.

  • Cuando se vive con estrés o se mantiene por demasiado tiempo, provoca Fuego interno.
  • Cuando se siente miedo, aparece el Frío que penetra hasta la médula de los huesos y paraliza o ralentiza todas las funciones.
  • Con la rabia, la frustración y la ira, se levantará un Viento interno que convertido en “huracán” nublará la mirada arrasando el sistema completo e impidiendo conectar con la realidad.
  • El exceso de preocupación y ansiedad, nos volverá lentos y pesados no sólo físicamente. La Humedad que provoca embotará la mente y distorsionará la percepción.
  • La falta de comunicación y la dificultad para expresar los sentimientos y el exceso de crítica hacia los demás, produce una Sequedad que más allá del cuerpo acaba secando el alma.

La Reflexología Podal puede ser una técnica dirigida únicamente a lo físico o puede abarcar todo.

Nosotras hemos optado por una formación que engloba todos los muchos aspectos implicados en la Salud.

Así es como en los pies encontramos un verdadero libro dónde podemos leer nuestra historia y lo más importante: transformar el resultado.

De la mano de una técnica fantástica, aprendemos también a interpretar los factores que más han influido hasta llegar a ese resultado que llamamos síntoma. Tenemos en cuenta la situación de la persona, sus hábitos de vida, y le podemos ayudar a modificar las causas.

Y todo esto disfrutando ya que es una práctica que te enseña a sentir tu cuerpo de otra manera, desvelándote que puedes vivir tu vida de otra manera.

¡No me digas que no es un regalo poder aprender todo esto y tener sólo con tus manos infinidad de recursos!

 

 

Mª Rosa Casal

Directora de Escuela de Vida

Reflexóloga Podal

escueladevida.es