Air Pilates es una técnica, basada en la utilización de una serie de ejercicios de Pilates en suspensión, la cual se realiza sobre un columpio de tela resistente bien anclada en dos puntos al techo que permite desafiar la gravedad y, así, realizar un número muy amplio de movimientos en suspensión. Una vez finalizada la clase, se tiene la sensación de que el cuerpo pesa menos gracias a haber ejercitado toda la musculatura, trabajado el sistema cardiovascular y más beneficios.

Las clases de Air Pilates se basan en el empleo de la disciplina original de Joseph Pilates, fundador de la técnica, gracias a la cual y mejorando su estilo se puede practicar desde el aire este nuevo método. Los siete principios de Pilates son; Respiración, Concentración, Control, Centro, Precisión, Fluidez en el movimiento, Integración.

El columpio nos ayuda en muchos ejercicios a recibir todas las cualidades de las posturas de Pilates suelo, de una manera mas sencilla debido a que nos facilita y coloca el cuerpo de una manera natural y correcta, con nuestro peso corporal. Y en otras incrementa la intensidad ya que trabajamos con el peso del cuerpo en ingravidez.

Los columpios de Air Pilates constan de una hamaca y los estribos, los cuales se pueden instalar a diferentes alturas y utilizar de manera independiente y en conjunto. Las alturas son desde a unos treinta centímetros del suelo para las clases de iniciación, subiendo a sesenta centímetros para nivel medio y llegando hasta los dos metros para clases avanzadas.

En las clases de iniciación existe un número importante de ejercicios que se realizan en contacto con el suelo, lo cual no quiere decir que se trabaje menos, si no que es una manera de empezar a despegar el vuelo.

Esta profesión presenta grandes desafíos, pero también enormes recompensas.

Ser profesor de Air Pilates te permite disfrutar de la interacción con otras personas y aprender de manera constante gracias a la integración con tus alumnos.

Para muchas personal el trabajo es un medio para un fin, pero si eliges una profesión que te apasiona no tendrás que trabajar ningún día de tu vida.

Ser profesor de Air Pilates te permite una formación constante, ya que en cualquier clase, profesor y alumno aprenden, siendo independiente el tiempo que lleve realizando las clases, edad y el conocimiento que tenga de ello, ya sea una manera de corregir o de colocar o incluso una expresión. Las preguntas de los alumnos te motivan a indagar cada vez más en las diferentes técnicas.

En estas clases hay buenas dosis de humor y una actitud positiva. Las clases proporcionan una atención personal a los alumnos.

Según el sistema Air Pilates, el alumno desde la primera sesión ya nota los cambios radicales en la mejora física, fortaleciendo y estirando los músculos, y mental, eliminando los bloqueos como por ejemplo la seguridad en sí mismo. Esto enorgullece al profesor al haber ayudado a la persona a mejorar su calidad de vida gracias al conocimiento y la habilidad para poder reconocer cuando una postura se realiza de manera correcta y perfecta, a aconsejar y elegir los ejercicios que pueden mejorar su estado físico y emocional y recuperar un cuerpo sin dolencias, devolviendo la energía natural.

Estos ejercicios pueden realizarlo cualquier tipo de personas siempre y cuando no lo desaconseje su médico, sin importar edad o condición física. De hecho, las personas de más edad, una vez probado los columpios y superado el miedo a caerse, son las que más demandan la práctica de Air Pilates.

 

David Alcalá

Escritor del libro “Yo hago Pilates” Centro Om Ganesha
yohagopilates.com