Los nuevos mecanismos de aprendizaje

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

El ser humano se podría definir como un canal de transformación de la información en el que va dejando una huella en sí mismo, en el medio ambiente y en los demás, a un nivel más o menos permanente.

Dependiendo de cómo estén interconectados todos sus recursos dará o no una respuesta adecuada en el tiempo, si algún recurso no está disponible lo intentará compensar de alguna otra manera usando otros (internos o externos).

Tenemos un gran baluarte para obtener y procesar la información que es nuestro cerebro y sus sentidos asociados, pero no es el único elemento. Nuestras células funcionan de manera autónoma para reaccionar ante estímulos que nuestro sistema nervioso no puede detectar, al menos en una primera etapa, hasta que no se genera una inflamación o excitación suficiente que active sus receptores.

Las otras vías físicas de transferencia de información serían nuestro sistema circulatorio, linfático, sacrocraneal, fascias, etc., y a un nivel más energético los meridianos, chakras, o el aura. Si por ejemplo la sangre no riega bien un tejido no llegará toda la información hormonal, de alimento, etc., esta zona estará en cierto grado desconectada o disfuncional.

El modelo de la medicina tradicional china nos sirve para comprender todas estas múltiples interrelaciones y las distintas fuerzas que las mueven. Lo hace a través del movimiento del Chi, la sangre, los líquidos corporales, la esencia y Shen.

Nos indica cómo es nuestra conectividad interna, cómo respetamos nuestros ciclos de actividad y descanso, y cómo de sensibles somos a las influencias de los demás y del ambiente.

Influencias mentales

Según la MTC los problemas de falta de concentración y de bajo procesamiento de las ideas tendrían que ver con el elemento Tierra, las dificultades en la toma de decisiones con la Madera, los problemas de memoria con el Agua, el perfeccionismo con el Metal y claridad mental con el fuego.

Todos estos elementos se reflejarían en el Shen que sería la expresión completa del Chi a través de la personalidad, así como la expresión de nuestro ser.

Shiatsu

El masaje shiatsu (que significa literalmente presión con el dedo) es una de las posibles aplicaciones del modelo de la MTC. Es simple y directa, trabaja y estimula todo el cuerpo a nivel físico y energético, muy eficaz si aplicas los meridianos asociados a los órganos físicos. Sus técnicas diagnósticas y su teoría asociada te darán muchas pistas de cómo evoluciona o se estanca tu energía y qué elementos de tu vida debes atender.

Al recibir una sesión es muy normal sentirse muy relajado y llegar a una mayor claridad mental. Al recorrer el cuerpo, le hacemos ver al sistema nervioso si está generando tensiones innecesarias. Si las desactiva reduce el ruido interno y por eso aumenta la percepción.

El terapeuta durante el proceso de shiatsu acelera el proceso de aprendizaje al marcar prioridades concretas reflejadas en el cuerpo sin inundar con excesivos estímulos al receptor. Esto permite consolidar más fácilmente los cambios y evitar volver a patrones antiguos.

Los meridianos se pueden considerar una de las vías más importantes de intercambio de información interno.

Cuando estas vías están disponibles se aprende instantáneamente de la realidad que te rodea, en vez de compensarlo a través de otros medios con un cierto retraso, a veces esto último ni siquiera se logra.

Con tu sistema energético equilibrado y disponible te sentirás más capaz de enfrentar cualquier reto, pero no es suficiente, es ahora cuando comienza el viaje del aprendizaje. Tienes las redes preparadas y puedes empezar a pescar por ti mismo.

 

José Antonio Espeso

Ingeniero de telecomunicación.

Dir. escuela de shiatsu “Masunaga”

shiatsu-masunaga.es

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

3,3 minutos de lecturaActualizado: 30/11/2018Publicado: 14/11/2018Categorías: Salud NaturalEtiquetas: ,