El Feng Shui es una técnica milenaria que nos permite ordenar y armonizar los espacios donde vivimos y trabajamos.

Esta técnica china existe hace más de cinco mil años, que es de cuando datan sus primeros registros.

El Feng Shui surge de la observación del exterior. Feng Shui quiere decir literalmente viento y agua, dos poderes fluidos de la naturaleza, que transforman constantemente el paisaje a través de la erosión.

Su principio fundamental es combinar las energías generadas por el cielo y la tierra, con las energías de la casa, y de sus habitantes, para que podamos vivir en perfecto equilibrio con la naturaleza.

Una de las observaciones fundamentales del Feng Shui es la forma en que este flujo energético condiciona los lugares, por eso hay ambientes donde nos sentimos muy cómodos y en seguridad y otros donde queremos huir.

EN CASA

Para quien va a empezar a aplicar el Feng Shui, lo ideal es iniciar por la puerta de entrada del hogar.

https://www.fengshuicrecer.com/la-puerta-de-la-entrada.html

Todos los ambientes son importantes, pero esa es la región de las primeras impresiones, donde usted, sus amigos y familiares registran inmediatamente opiniones duraderas sobre la casa en la que viven.

También es el lugar por donde entra la energía vital. Cuando la entrada principal es acogedora, ella transmite el deseo de recibir a la gente, las experiencias y las oportunidades positivas.

Cuando está en desorden expresa justamente lo contrario.

COLORES

El efecto de los colores es simbólico, terapéutico y repleto de energías y sensaciones.

Para elegir el color de una habitación, haz una lista de tus matices favoritos y observa las sensaciones que cada color despierta en ti y en las personas que conviven allí.

Como las paredes son guardián del ambiente, quedan marcadas por los acontecimientos y vivencias de sus ocupantes. Debemos usar los colores de acuerdo con las intenciones de cada lugar.

  • Azul En su más profunda esencia, el azul transmite tranquilidad, armonía y paz. Es un buen color para salas, habitaciones de matrimonio, habitaciones de niño, biblioteca, sala de estudio y espacio de meditación.
  • Amarillo El amarillo representa poder y riqueza pues recuerda el oro. También indicada para oficinas o salas de estudio, pues ayuda a obtener concentración máxima en períodos específicos, como pruebas y desarrollo de proyectos.
  • Blanco Es un color puro, anterior a la división de los rayos de luz coloreados, el prisma. Es, de la misma forma, una combinación de todos los colores. En la decoración, se evitan paredes todas blancas porque sugieren la neutralidad de sentimientos, no transmitiendo sensación de acogida.
  • Rojo El rojo domina todos los colores. Representa la felicidad, el calor del fuego, la fuerza y ​​la fama. Se debe utilizar con cuidado, ya que el exceso puede traer alteración de comportamiento: evite fachadas todo en rojo. Y combine el tono con colores suaves.
  • Verde El verde, en todos sus tonos, es el color de la familia y representa el elemento madera que se expande y lleva las semillas de sus frutos y flores de un lado a otro, haciendo florecer proyectos, realizar sueños, conquistar objetivos, nacer inspiraciones o iniciar los primeros pasos de algo grande en nuestra vida.
  • Violeta. Una variación de la púrpura. En el Feng Shui, este tono es altamente recomendado en el día a día, pero siempre con equilibrio. Está relacionado con el poder. El tono está ligado a la prosperidad y la espiritualidad. También es el color de grandes ideales y de las personas de suerte. Inspira dignidad, autoridad y respeto.

Para acabar decir, que el feng shui también se utiliza para atraer la prosperidad, en este link os dejamos un pdf gratuito con 10 consejos para atraer la prosperidad a tu vida.

https://www.fengshuicrecer.com/10-pasos-para-la-prosperidad.html