Cuando llegó El Sorprendedor a mis manos no sabía que comenzaba un viaje muy singular al pais llamado Serotón, acompañando a su protagonista Lumen en la hermosa aventura de redescubrir al héroe que nos habita; ese personaje que espera la ocasión de actuar en nuestra vida.

Este mes vamos a acercarnos a esta hermosa fábula a través de sus constructores Sergio Fernández (*) y Rubén Chacon (**).

En esta historia, corazón e inteligencia se han aliado y el resultado ha sido el libro y juego «El Sorprendedor», instrumentos útiles para que descubramos y permitamos que afloren en nosotros la pasión, la confianza y sobre todo nuestros sueños. Para unos será vivir un «dejá vu», para otros el descubrimiento más importante de su vida.

De todo esto hemos hablado con Sergio y Rubén.

(*) Sergio Fernández es autor entre otros de los libros Vivir sin jefe (29 ediciones – de venta en Amazon), Vivir con abundancia y Vivir sin miedos y presentador de programa radiofónico Pensamiento Positivo, programa sobre Desarrollo Personal y Psicologia práctica, Es conferenciante profesional (en You Tube puedes ver muchas como esta), colaborador de diversos medios y coach. www.pensamientopositivo.org

(**) Rubén Chacón es escritor, periodista, editor freelance y letrista y y cantante del grupo End of Party. Como diseñador de juegos, Rubén es autor de Calentamiento global, Funcionarios y Paz interior, entre otros. www.rubenchacon.es

 

P – Apâtia es fácil de reconocer pero ¿existe Serotón?

Sergio Fernandez (SF). Sí existe. Serotón está dentro de cada uno de nosotros. Cada mañana tenemos que tomar la importante decisión de si queremos vivir en Apâthia o en Serotón. La buena noticia es que podemos escoger. Muchas personas vivimos y viven en Serotón y como Lumen, el protagonista de El Sorprendedor ( a la venta en Amazon) , estamos dispuestos a ofrecer refugio pasional a quienes decidan vivir desde la pasión y desde el significado.

Rubén Chacón (RCH). Serotón es aquel lugar o estado de ánimo (es lo mismo) en el que vives cuando estás desarrollando aquello que te apasiona. Cuando te obligas a ir a dormir porque te cuesta dejar lo que estás haciendo. Vivimos en Serotón cuando estamos convencidos de que nos encontramos en el lugar que queremos estar. Los medios de comunicación y otros agentes nos colocan en un estado de ansiedad llamado crisis, un lugar y un momento que a ninguno de nosotros nos gusta. Nosotros decimos a la gente: «no te eches a dormir; échate a soñar». Soñar es un estado activo; a través de los sueños canalizamos nuestros mayores anhelos, canalizamos nuestra misión en la tierra.

 

P – ¿Cómo ha sido vuestra colaboración?

RCH. Durante dos años hemos ido sacando de nuestra experiencias personales la construcción y el espíritu del libro y del juego y a medida que íbamos profundizando nos dimos cuenta que llevábamos refugiados en Serotón hace muchas «calendas» (*).

Sergio y yo nos conocemos hace quince años y en uno de nuestros encuentros surgió la idea de crear un juego de mesa para llevar a las personas que no están muy inclinadas a leer libros de autoayuda, la posibilidad de aprender los principios morales, pautas y valores que creemos tendrían que imperar en una nueva sociedad: en las empresas y en la vida de las personas. Este nuevo paradigma está también presente en el libro El Sorprendedor y a través del juego ampliamos el espectro de posibles Sorprendedores. Para los que les gusta leer, el juego es un instrumento para llevar a tierra los principios y valores que aparecen en el libro.

 

P – ¿Cómo construir el puente de Apâthia a Serotón?

SF. Es el viaje que hace Lumen. Primero reconocer nuestros dones, nuestros talentos e identificar la misión que cada uno tiene en la vida. Hay que formularse las preguntas adecuadas y darse todo el tiempo que sea necesario para responderse porque será la respuesta más importante de la vida. El resultado es que hay que aprender a pensar de otra manera: aprender que las crisis son algo natural y que hay que asumir la incertidumbre. Sobre todo hacer el cambio fundamental desde el victimismo a vivir asumiendo todas las parcelas de responsabilidad de nuestra vida, por pequeñas que estas sean; mirar hacia adentro y ejercer esa parcela de poder y libertad que llevamos dentro. Esto es abandonar Apâthia e instalarse en Serotón.

 

P- ¿Cómo afrontar el mundo de las contradicciones?. Hay veces que parece que tenemos un pié en Apâthia y el otro en Serotón

RCH. De alguna manera estamos condenados a vivir estas contradicciones. El hecho de descubrir lo que nos apasiona no nos garantiza que nos apasione para toda la vida. Cuando damos un paso hacia lo desconocido salimos de nuestra zona de confort hasta que se vuelve conocido y llegamos a una nueva zona de confort y hay que seguir dando pasos. Es como hacer una mudanza por cambio de domicilio. La mudanza mas difícil que podemos hacer es salir de nuestras casillas mentales; hacer la mudanza mental. Cuando comprendemos que hemos estado viviendo bajo premisas impuestas por familia, gobierno, amigos, sociedad…, quien sea, no nos podemos esconder en el victimismo; cuando te das cuenta que hay un pero, no lo podemos disfrazar. Podemos escondernos detrás de los antiguos razonamientos, o bien coger el toro por los cuernos y decir: mira «que mejor momento que un periodo en el que no hay seguridad para hacer aquello que he soñado».

Ese caldo de la incertidumbre que se repite en la Historia, es en donde el hombre ha mostrado su faceta más creativa y su capacidad de evolución. Es una mala noticia para unos, pero una gran noticia para las personas que no quieren seguir viviendo en un mundo que ya no da más de si.

 

P – Pero las crisis llevan unos estados asociados a sentimientos no gratos y hay personas que pueden tratar de evitarlo ¿qué sucede si nos negamos a vivir lo que es un proceso natural?

SF. Se vivirá una vida de puntillas; una vida con sabor a comida de Hospital. En Occidente nos habíamos creido que la incertidumbre, la inseguridad y el riesgo habían desaparecido… pero la buena noticia es que esto no es así. La Vida es algo en constante cambio. Vas a un bosque hoy y dentro de un año es totalmente distinto: ha podido suceder una sequía o un incendio… la Vida sigue siendo un lugar con riesgo. Desear que las cosas sigan igual no es una postura real.

 

P – ¿El primer paso para llegar a ser Sorprendedor?

RCH. El primer paso es creer en tus sueños. Creer que tienes la posibilidad de soñar y descubrir la persona que quieres ser. Esto es super-importante. Cuando uno es joven sabe la esencia que late en su interior; algunos la materializan y otros se dejan embaucar por otras premisas. Hay que redescubrir esta esencia que será nuestra brújula interna. Todos tenemos un talento. El paradigma que proponemos es: pon tu talento al servicio de los demás. Si tu descubres tu don y la pones al servicio de los demás, tu vida no solo estará resuelta a nivel económico; tu vida va a estar resuelta a nivel de plenitud y felicidad. La felicidad no como una meta; la felicidad como un camino. Como dice García Márquez, la felicidad no es alcanzar un cumbre, sino el camino hacia la cumbre: cada piedra que encontramos, las personas que nos acompañan en el camino… y cuando llegamos a la esa cumbre veremos otra que alcanzar y seguir caminando.

Todo cambia, nada permanece y es necesario que sea así. El estancamiento es falta de vida; el cambio es fundamental.

 

P – Hablemos del juego Sorprendedores…

SF. La primera pregunta que formula el juego es: ¿Cuál es tu deseo personal? ¿cuál es tu sueño? Y en base a esto se configura tu partida: vas guardando dinero, guardando karma y a partir de ahí vas montando empresas de economía productiva.. El juego de Sorprendedores será al siglo XXI, lo que el Monopoli fue al siglo XX.

A lo largo del juego se vas montando empresas con modelos de negocios que son productivos para la comunidad, a medida que vas acumulando dinero y karma y al tiempo que realizas pruebas de desarrollo personal, (no puedes ser buen empresario si no te desarrollas a nivel personal). Con todo esto se consigue ir acercándose a los sueños personales. El juego busca enseñar a las personas que pueden lograr sus sueños.

RCH. La Pedagogía lúdica es algo que se utiliza en muchos países: utilizar el juego para el aprendizaje; aprender jugando. Esta es la filosofía que persigo. Asimilar conceptos arduos y nuevos a través del juego. El desarrollo de juegos pedagógicos absorbe gran parte de mi jornada, me siento muy orgulloso del juego del Calentamiento Global que recoge una serie de premisas y argumentos sobre el medio ambiente. A ciertas personas pueden parecerles estos temas muy interesantes pero muy pesadas de leer, y a través del juego van comprendiéndolas y aprendiendo: Politicas enérgeticas, medio-ambientales, sociales, etc. El juego es una herramienta con la que se puede llegar a personas menos aficionadas a lecturas. Lo maravilloso del juego es que se puede asumir el rol de un personaje y comprender y empatizar con su circunstancia. Los juegos son el 8ª Arte, el Arte no reconocido, aunque haya estado presente desde la antigüedad, en todas las culturas.

 

P – En El Sorprendedor decís que hay palabras que tienen superpoderes. ¿qué palabras son esas?

SF. Creo que las palabras con más poder son «Sí», «Yo puedo»… y todas las palabras que sacan el poder que llevamos dentro.

RCH. Una de estas palabras es «No». Nos dejamos embaucar con aspiraciones y deseos que no son nuestros, ni benévolos. Esto a todos los niveles. Hay que decir «no» a lo que no nos convence; «no» a lo que no nos explican bien, «no» a lo que no lleva a un estado de plenitud, «no» a propuestas que restan, a los modelos insostenibles. Mientras definimos lo que queremos podemos definirnos por lo que «no queremos» y huir de todos los sumideros de energía que se nos presentan, que son muchos.

 

P – Comentemos algunas frases que que los lectores encontrarán en El Sorprendedor«Toda verdad ignorada prepara su venganza»

SF. En ocasiones hacemos como que no nos enteramos de las cosas pero sabemos que están ahí. Escuchamos ese ruidito que hacen las verdades y si no le atendemos se convierte en un gran estruendo. Tenemos una conversación pendiente con alguien y en lugar de enfrentarnos lo dejamos pasar un día tras otro. Esa verdad ignorada está preparando su venganza. O enfrentamos las situaciones cuando hay que afrontarlas o ellas nos afrontaran a nosotros cuando, tal vez, no haya salvación.

RCH. Da igual que uno sea consciente y disimule o que no lo sea porque al final la realidad se va a imponer y entonces aparece esa palabra que tanto juego nos quita: la crisis. Si no hemos querido asumir la verdad que tenemos en las narices, poco a poco vamos perdiendo el tiempo de reacción. La vida no es un sitio infernal, te da tu tiempo de adaptación a los cambios que aparecen. Si no hay una reacción entonces aparece la crisis. Pero somos perezosos y no queremos abandonar esa zona de seguridad (ficticia) ¿A qué hay que esperar?. Se consciente de las señales que están ahí. No hace falta que ningún gurú te indique lo que hacer. Utilicemos la intuición que llevamos dentro para ver la realidad como es y reaccionar.

 

P – Esto hila bien con la siguiente frase: «Todo lo que necesito está dentro de mi»

SF. Siempre lo ha estado y siempre estará. Lamentablemente en nuestra sociedad estamos desempoderados. Este es uno de los grandes problemas que tenemos en nuestra sociedad: no somos conscientes del poder que tenemos para cambiar las cosas. El servicio a los demás y el amor es el motor de los sueños. Al final es el amor a los demás lo que da significado a la vida. Esto lo dicen todas las tradiciones espirituales, no lo hemos descubierto nosotros, pero es algo que se nos ha olvidado.

RCH. Es algo tan sencillo como preguntarse ¿qué es lo que sueñas?. No importa que se tarde un día o un año en responder. El día que te contestas a esa pregunta, ese día la vida cambia, vas a descubrir una fuente de energía tan potente que no podrás apagarla. Puedes empezar poco a poco pero si apuestas por tu sueño vas a poder vivir de ello y no habrá quien te pare. No somos conscientes del enorme potencial que tienen nuestros sueños. Una sociedad sin sueños es carne de cañón.

 

P – Lumen, el protagonista de El Sorprendedor apunta en su libreta: «Al cambiar mi manera de pensar, reescribo mi futuro»

SF. Buena noticia para los lectores de El Sorprendedor y de Espacio Humano: EL FUTURO NO ESTA ESCRITO.

Se puede re-escribir el futuro. Si cambias tu manera de pensar, si cambias la manera de afrontar la realidad, puedes cambiar ese futuro que pensabas estaba determinado por unos estudios o por nacer en tal familia o en tal lugar. Para eso tienes que pararte, cambiar la manera de pensar y después tu manera de actuar te seguirá. Este es un derecho que tenemos por el mero hecho de ser seres humanos.

RCH. Si decides no cerrar los ojos, salir de tu zona de confort y adaptarte a las nuevas circunstancias, la posibilidad negativa que te estaba esperando a la vuelta de la esquina, se esfuma porque tu estás optando por otro camino; cuando cambiaste tu forma de pensar, le diste esquinazo a ese futuro negativo que te estaba esperando.

También puede pasar que seas una persona que estés haciendo muy bien las cosas y dormirte en los laureles; hay que estar en constante alerta, y hacer los deberes para no encontrarte con un futuro no esperado. Cada día estamos escribiendo el futuro, el nuestro y el de los demás. Cualquier cambio que hacemos repercute en los demás. Somos parte de un lago y todo lo que cae genera una onda que llega a todos los puntos del lago. Mejor es generar buenas ondas.

Sergio, Rubén los lectores de Espacio Humano os agradecen el esfuerzo y trabajo realizado con El Sorprendedor

[amazon_link asins=’8416256462,8415115083,8496981525,8417622675,8416029938,B006M7KW8U’ template=’ProductCarousel’ store=’espaciohumano-21′ marketplace=’ES’ link_id=’716dbfd7-d65c-4d3d-aa24-2913ae54bf68′]

 

M.F.G.G.

Espacio Humano