El sorgo es un aliado muy saludable para nuestra dieta

Los cereales son la mejor fuente de hidratos de carbono para nuestro organismo. Para poder aprovechar toda la energía vital contenida en sus granos, es recomendable consumirlos en formato integral, teniendo en cuenta que en la cascarilla del cereal es donde se acumulan todos los pesticidas por lo que, de no ser de cultivo ecológico, sería mejor consumirlos descascarillados.
Aunque casi desconocido en España, el sorgo es uno de los cultivos alimentarios más importantes del mundo gracias a la resistencia de sus cultivos en zonas muy cálidas y áridas. Originario de las regiones tropicales
de África oriental e India, actualmente también se cultiva en Europa y América.
El sorgo es un cereal sin gluten, con escaso aporte de grasas y alto contenido en proteínas, suponiendo una importante ayuda para mejorar la calidad y desarrollo de nuestra estructura muscular. También destaca su
aporte de vitaminas del grupo B y E, y su alto contenido en minerales como hierro, zinc, fósforo, cobre, calcio y fibra insoluble, convirtiéndolo en un potente antioxidante.
Posee propiedades antidiarreicas y homeostáticas, es decir, nos ayuda a mantener nuestro metabolismo estable. Sus azúcares son liberados lentamente por lo que el organismo los puede aprovechar mejor y ayuda a
mantener los niveles de azúcares de nuestro organismo.
  • Mejora la salud digestiva
  • Ayuda a prevenir el cáncer gracias a su aporte de antioxidantes
  • Ayuda a controlar la diabetes
  • Apto para celiacos
  • Ayuda a mantener nuestros huesos sanos
  • Favorece la producción de glóbulos rojos
  • Aumenta nuestra energía
En cocina nos ofrece numerosas alternativas, ya sea en grano entero o en forma de harina. Su harina es un perfecto sustituto del trigo, apto para elaborar panes sin gluten.
Cuando los utilizamos en grano, es importante tener en cuenta algunas consideraciones para su cocción adecuada:
  • Lavar muy bien antes de cocinar, con varios enjuagues y masajeando el grano hasta que el agua quede limpia
  • Cocinar primero a fuego alto hasta que hierva y luego a fuego mínimo con la olla tapada
  • Cuando se haya consumido todo el líquido de cocción (agua o caldo) dejar en reposo unos 5 minutos con el fuego ya apagado
  • Añadimos sal al cereal para potenciar su sabor y aumentar su alcalinidad.

Salteado de sorgo con verduritas y tempeh

500 g de sorgo, 1,5 litros de caldo de verduras, 1 calabacín, 1 pimiento rojo,
1 cebolla, 2 zanahorias, 400 g tempeh, 1 diente ajo, AOVE (aceite de oliva virgen ecológico), limón, sal y pimienta

Sorgo:

Ponemos el sorgo en remojo al menos durante 2 horas. Pasado ese tiempo, lo lavamos y escurrimos bien.
Calentamos aceite en una cazuela y tostamos el sorgo unos minutos removiendo.
Añadimos sal, 1,5 litros de caldo de verduras y cocinamos a fuego bajo unos 15 minutos.

Salteado:

En una sartén calentamos AOVE y tostamos el tempeh cortado en tiras y reservamos.
En una sartén calentamos aceite y tostamos el diente de ajo cortado en láminas.
Vamos añadiendo la cebolla, el pimiento y el calabacín.
Por último, incorporamos la zanahoria cortada en láminas finas (con el pelador de verduras).
Salpimentamos y añadimos el zumo de limón.
Mezclamos el tempeh, las verduras y el sorgo y calentamos para servir.
Sonia Pinto
La veggyteca