El bosque en primavera nos ofrece multitud de posibilidades de renovación y depuración de nuestro organismo a través de las diversas especies de plantas medicinales que comienzan a brotar en nuestros campos y montes en esta estación. Antes de la llegada de la primavera es conveniente realizar una limpieza y depuración orgánica, de forma que nuestro organismo pueda afrontar mejor los cambios a los que se verá sometido (variación de luz, temperatura, y alimentación más densa en invierno)

LIMPIAR PARA SANAR

Podemos observar cómo la naturaleza limpia los campos de las malezas que quedan tras la estación de otoño a través del hielo, la nieve y el viento del invierno y luego las arrastra con las primeras lluvias de primavera, de modo que el cuerpo de la Tierra se renueva y limpia y puede así mostrarnos toda su belleza y su esplendor con la maravillosa floración primaveral sobre el manto limpio, verde y brillante de la Tierra.

Tiempo atrás nuestros antepasados tenían integrada la idea de la limpieza y depuración orgánica, recuerdo a mi abuelo tomar infusiones de cola de caballo, para limpiar según decía él, y recuerdo ver en su casa un irrigador de porcelana, ya que era frecuente que se realizasen enemas periódicamente, también ayunaban en la época anterior a primavera, con los ayunos y abstinencia de dieta en la cuaresma, algo instaurado entre las diferentes religiones como pauta de medicina preventiva para sanar el cuerpo, vehículo del alma, y desde luego los alimentos que ingerían no estaban tan repletos de tóxicos como en nuestros días.


En primavera conviene realizar una  depuración 


Nuestra sociedad actual dedica más tiempo a la limpieza externa, hay ducha diaria, pero no se ocupa de la limpieza profunda del interior de su cuerpo. Cuando vamos al médico no se nos suele hablar de procesos de limpieza ni de depuración, y todo el enfoque y tratamiento de la enfermedad suele ser puramente farmacológico, lo que agrava aún más la toxemia orgánica.

Según el doctor granadino Nicolás Olea, la mayoría de las enfermedades graves y degenerativas de nuestra sociedad, especialmente el cáncer, tienen su origen en la toxemia medioambiental: principalmente ha estudiado los pesticidas, muchos de ellos ahora prohibidos como el DDT, pero que por su persistencia en el ambiente aún permanecen en las placentas de las mujeres, según demostró este doctor en sus investigaciones. Pesticidas, herbicidas, nitratos químicos están presentes en las verduras cultivadas de forma convencional (no ecológica), los animales concentran aún más estos tóxicos, a los que hay que añadir además otros presentes en productos animales derivados de la visión únicamente mercantilista de la cría de animales (antibióticos, hormonas, vacunas, metales pesados como mercurio en peces), aditivos en productos elaborados de forma industrial, tóxicos en el agua y un largo etcétera, producto todo ello de un modo de crecimiento sin ética y sin respeto por las leyes naturales y a cualquier precio.

Y el precio a pagar es la salud del planeta y nuestra propia salud. Por todo ello la necesidad de depuración y limpieza orgánica se hace ahora más imperiosa que en ningún otro momento de la vida del hombre sobre la Tierra.


Muchas enfermedades se originan en la toxemia orgánica


La mayoría de las enfermedades de las sociedades occidentales tienen en su origen la toxemia orgánica, nuestro organismo se satura con estos tóxicos y nuestros órganos emuntorios no son capaces de eliminarlos.

En el reino vegetal , está y ha estado desde siempre, la verdadera farmacopea salutífera y regeneradora desde el origen del ser humano hasta nuestros días. Por todo ello podemos apoyarnos en las propiedades depurativas y detoxificantes de las Plantas Medicinales.

FITOTERAPIA DEPURATIVA

Ante el planteamiento de tratar de forma natural cualquier tipo de enfermedad, lo primero que tenemos que hacer es proponer un tratamiento de limpieza y depuración orgánica. La secuencia de limpieza en los órganos emuntorios sigue esta pauta: primero limpieza de intestino, después hígado, luego riñón y por último pulmón. Veamos pues las plantas que aparecen en primavera para ayudar a la limpieza de cada uno de estos órganos.

Plantas medicinales para la limpieza intestinal

El primer órgano a limpiar es el intestino, ya que sino la carga tóxica en el acumulada, se reabsorbe y llega a través de la vena porta al hígado, lo que contribuye a sobrecargar este órgano. La evacuación diaria ha de ser cumplida con rigor al menos una o dos veces, ya que sino reabsorbemos los tóxicos que el organismo ha desechado para ser eliminados vía intestinal.

Llantén menor (Plantago lanceolata)

Planta muy común y fácil de reconocer y de observar por sus hojas en forma de lanza. Esta planta poseé principios activos mucilaginosos, los cuales embeben agua y se hinchan provocando una evacuación de tipo mecánico, provocando que las heces se hinchen y aumenten de volumen, lo que nos ayuda en el proceso de defecación.

Malva (Malva silvestris)

Planta también muy común en los campos y caminos, contiene también los principios activos mucilaginosos que contribuyen a la limpieza del intestino de modo suave y fisológico.

Ambas plantas no poseen contraindicaciones y se pueden utilizar en mujeres embarazadas y en niños sin problemas, en forma de infusión u otro tipo de preparaciones habituales en herboristerías y farmacias a partir de ellas.

Plantas medicinales para la limpieza hepática

El hígado es el principal órgano dedicado a la limpieza orgánica, a través de su sistema de metabolización enzimática. Organo con multiples funciones además de la de limpieza de toxinas, y de ahí el dicho de quien «Cuida su hígado tiene un verdadero seguro de vida»

Si hay una planta que represente las fuerzas de renovación y resurrección de la Primavera es el romero.

Romero (Rosmarinus officinalis)

entre sus componentes activos se encuentran los principios amargos que estimulan la función hepática y biliar, además contiene flavonoides de acción antioxidantes, lo que apoya al hígado en su función detoxificadora.

Fumaria (Fumaria officinalis)

Una frágil planta que florece en primavera con sus flores que recuerdan a cigarros encendidos con su brasa, de ahí su particular nombre. Esta planta contiene sales minerales ricas en potasio de acción diurética y depurativa, además contiene otros principios activos (flavonoides) que apoyan la función hepática y sustancias como la fumarina de acción antialérgica y antihistamínica.

primavera2 300x175 - El bosque medicinal en primavera

Plantas medicinales para la limpieza renal

La reina quizá de las plantas depurativas de primavera, el diente de león, tan común en praderas y jardines

Diente de león (Taraxacum officinalis)

Planta conocida por todos, con sus bellas flores amarillas y hojas con hendiduras que nos recuerdan a dientes felinos. Planta que podemos comer como verdura silvestre en ensalada y también realizar infusiones a base de hojas y flores, planta rica en principios amargos de actividad hepática y sales minerales de actividad renal. Es una planta pues, que actúa sobre hígado y riñón, por lo que posee una potente actividad depurativa.

Abedul (Betula péndula)

La savia de abedul era recogida por los druidas para realizar rituales de limpieza y bebidas depurativas al final de la estación de invierno para prepararse para la renovación y resurrección orgánica propia de la estación primaveral. Su savia es rica en flavonoides de marcada acción diurética y antirreumática.

Plantas Medicinales para la limpieza pulmonar

Para ayudar a limpiar y eliminar toxinas a través de las mucosas respiratorias tenemos también plantas que florecen en primavera

Yemas de pino (Pinus sylvestris)

Ricas en aceite esencial y resina, de acción expectorante y antiséptica de las vías respiratorias

Se puede utilizar en infusión o en forma de vahos e inhalaciones. Sola o mezclándola con otras plantas útiles en vías respiratorias.

Tomillo (Thymus vulgaris)

El tomillo florece en primavera a comienzos de abril, recogeremos con cuidado sus brotes de pequeñas y aromáticas flores blancas, de gran acción antiséptica por su contenido en aceite esencial rico en timol, expectorante y antitusígena. Igualmente podemos tomarlo en infusión o realizar inhalaciones.

Podemos combinar plantas ricas en mucílagos como la malva o el llantén del que hablamos más arriba con estas dos plantas para potenciar el efecto drenante y limpiador sobre vías respiratorias.

Ejemplo de infusión drenante de primavera: Podemos realizar una mezcla de varias plantas medicinales que actúen sobre los diferentes órganos emuntorios para apoyar el proceso de limpieza orgánico primaveral: Por ejemplo: llantén, romero, diente de león y tomillo, mezclando a partes iguales, ponderemos una cucharada sopera rasa de la mezcla por medio litro de agua. Tomar dos infusiones a lo largo del día.

Palmira Pozuelo

Farmacéutica Naturista

www.alkemila.com