Según la antigua sabiduría oriental del I Ching, hay dos influencias fundamentales en nuestra vida: nuestro Hexagrama Natal (I Ching) y el Feng Shui de los espacios que habitamos.

El primero es una influencia interna, el segundo una externa.

Nuestro Hexagrama Natal y el Feng Shui de nuestra casa ejercen influencia sobre nuestra vida, de manera que si nuestra casa no es favorable pero tenemos un buen hexagrama natal, nuestra suerte será diferente cada año, siempre y cuando sigamos viviendo en la misma casa.

Por el contrario, si tenemos un natal menos bueno pero vivimos en una casa con buen Feng Shui, la influencia energética de nuestra casa mejorará en gran parte nuestra vida.

El Feng Shui de la casa determina el flujo de la energía o Chi en el ambiente y afecta en gran manera a los residentes, en su salud, fortuna y bienestar. Todo es importante; el diseño y la distribución de la vivienda, la colocación de los objetos y muebles que allí se encuentran.

Hay que considerarlo todo: la puerta, la cama, el escritorio, la cómoda, la mesilla, el espejo, los cuadros, las estanterías, los ordenadores, la lámpara, el inodoro, la estufa, las plantas, el jardín, la piscina, el frigorífico, la cocina, el baño, etc.

Cuando nos dirigimos a ver una casa debemos estar atentos a todo lo que rodea a esta, desde que llegamos al barrio, las calles que nos acercan al edificio, lo que hay delante de este, el portal de la finca, la escalera, el ascensor, la entrada de la casa y su interior

Si vivimos en una casa con buen Feng Shui, la influencia energética de nuestra casa mejorará nuestra vida en gran parte

  1. Un edificio alto situado en un barrio con casas más bajas no es bueno, ya que tiende a causar a sus habitantes pérdidas financieras y accidentes en los miembros de la familia.
  2. Si la casa está construida contra el viento dominante o construida encima de la montaña los residentes tendrán dificultades para mantener su fortuna. Puede generar muchos problemas a los miembros de la familia y que tengan dificultades en su trabajo. Esta ubicación es buena sólo para un sitio espiritual.
  3. Si la casa está rodeada de edificios más altos o tiene edificios más altos en ambos lados (izquierdo y derecho), el Chi no llega a esa casa y el cabeza de familia no será respetado.
  4. La casa de enfrente no debe tener muy cerca una montaña, ni en la parte trasera una cuesta muy empinada hacia abajo, pues esto significa que está desprotegida y probablemente los residentes de la casa tengan dificultades en el futuro.
  5. En el jardín trasero es malo tener un árbol muy viejo o árboles muy altos en el lado del Tigre. Se crea una energía o Chi negativa que hará que los menores de familia sean agresivos.
  6. Una vivienda cuya planta tiene forma de ataúd simboliza peligro.
  7.  Un estanque, piscina o lago, en la parte trasera o en el lado del Tigre de una casa pueden provocar pérdida de fortuna y muchas discusiones.
  8. Una fábrica ubicada en el lado Tigre de la casa se considera mal Feng Shui y provocará perdida de fortuna.
  9. La puerta delantera de la casa no debe estar alineada con la puerta trasera, especialmente si hay otra puerta o más en alineación con ellas. Si se da el caso de que coincidan la puerta de la finca, la entrada de la casa y una puerta trasera, el Chi o energía vital, lo atraviesa y no permanece en ella, será una casa sin energía.

Feng Shui Casa - ¿Cómo elegir una casa según el Feng Shui?

 

Shu-Yuan Chen

Profesora de I Ching y Feng Shui

Autora del libroI Ching. Jing Fang I”

biotika.es