He tratado en mi “Autobiografía Espiritual” de narrar, con la máxima sinceridad y más allá de la auto-imagen, lo que ha sido mi vida exterior y, sobre todo, mi senda hacia lo más íntimo y esencial de mi mismo; una senda que está plagada de obstáculos en todo buscador espiritual, pero que uno no puede dejar de seguir porque se convierte en el propósito y significado de la vida.

Afortunadamente a eso de los 15 años de edad encontré el yoga, que se convirtió para mí en un refugio y una esperanza. Ese precioso regalo que recibí, en una época muy difícil de mi vida, lo he tratado de trasladar a los otros a lo largo de más de cincuenta años.

Esta obra incluye un conmovedor testimonio de Jesús Fonseca sobre mi hermano y gran buscador espiritual Miguel Ángel Calle, en el que asevera dirigiéndose al que fue su estrecho amigo: “Nos reuniremos otra vez , Miguel Ángel mío del alma. No me cabe la menor duda. Y, en esa plenitud insospechada, nos miraremos a los ojos y descenderá sobre nosotros el sonoro silencio de la felicidad“. Comparto con vosotros un enlace sobre mi Autobiografía Espiritual y los sentimientos de un “sabueso” en busca de la Realidad.

https://youtu.be/T_zZ4JAFpho

 

Ramiro Calle
Director del centro Shadak

www.ramirocalle.com