El pH es una medida de la acidez o alcalinidad de una disolución. Para entender la escala de ph, digamos que el agua, la cual es neutra, tiene un ph del 7. En el agua pura la concentración de hidrógeno (H+) debe ser igual a la concentración de OH- y esta situación representa la neutralidad.

Un ácido es una sustancia que dona iones Hidrógeno a la solución, como por ejemplo el ácido hidroclórico de los jugos gástricos. La solución entonces se vuelve ácida con un ph entre 3 y 6 y tiene una mayor concentración de iones de H+.

Un álcali es una sustancia que dona iones OH- a la solución y la convierte en alcalina, por ejemplo el bicarbonato de sodio. La solución alcalina puede tener un pH entre 8 y 10.

En el cuerpo humano existe un mecanismo llamado homeostasis encargado de mantener constante las condiciones de los fluidos corporales, entre ellas el pH de los fluidos. La condición y constitución de los fluidos corporales, especialmente la sangre, es el factor más importante para nuestra salud. Muchas enfermedades son el resultado del intento del organismo de depurar estos fluidos internos. El cáncer es una enfermedad en las que las células se vuelven anormales debido a las condiciones anormales de los fluidos corporales. Estos fluidos, incluida la sangre y los fluidos extracelulares, deberían tener un pH ligeramente alcalino (pH 7,4).

Una condición permanentemente ácida en los tejidos se desarrolla cuando las células no son capaces de eliminar ácidos o cuando la ingesta de alimentos o sustancias acidificantes es demasiado elevada. La acidez celular desequilibra los minerales, los cuales son el factor determinante de la salud y la enfermedad. Una persona con un intestino alcalino no absorbe bien los minerales esenciales y el resto del organismo se acidifica.

Cuando metabolizamos las proteínas, grasas y carbohidratos se producen ácidos orgánicos e inorgánicos. Estos ácidos son tóxicos y tenemos que eliminarlos del organismo rápidamente. Pero antes de ser eliminados tienen que ser neutralizados por compuestos minerales. Los compuestos minerales que neutralizan los ácidos son las sales de Ca, Mg, Na y K. Al neutralizar los ácidos se reduce la concentración de estos compuestos en la sangre y los fluidos, lo que lleva a una condición ácida, con lo que debemos reemplazar esta pérdida de minerales con los alimentos que consumimos.

Esta es una de las razones por las que debemos consumir bastantes alimentos alcalinizantes para mantener los fluidos alcalinos de manera constante. Una acumulación de ácidos en el organismo lleva a una acumulación de toxinas y radicales libres, ya que los ácidos atraen a las toxinas y también a unas condiciones de pH favorables para la proliferación de virus, hongos y bacterias.

Pero no solo es necesario comer suficientes alimentos alcalinos sino que también es importante mantener el equilibrio de sodio y potasio en el interior de las células. Cuando el organismo ya sea ingiere o fabrica ácidos, cambia la composición mineral de las células y de los huesos también. Cuando las células absorben ácidos el equilibrio mineral se disturba y se pierde potasio celular, que se reemplaza con sodio. Cuando el sodio accede al interior de la célula también lo hacen los ácidos. Por lo tanto podemos decir que el sodio atrae la acidez. Las células que acumulan sodio también acumulan acidez y junto con ella toxicidad.

Los alimentos acidificantes y alcalinizantes

tablaalcalinizante - Acidez y alcalinidad y su relación con la salud

La idea de alimentos acidificantes y alcalinizantes es diferente de la idea de alimentos ácidos o alcalinos. El limón por ejemplo es un alimento muy ácido pero es un alimento alcalinizante. Las frutas y verduras en general todas tienen esta característica y son alimentos alcalinizantes con una reacción inicial ácida. Por lo tanto una dieta alta en frutas y verduras será alcalinizante.

La carne, leche, huevos y otras proteínas animales de «alta calidad» son muy altas en aminoácidos azufrados y forman ácidos en el organismo. Una dieta alta en proteína animal contiene niveles sustanciales de fósforo que forma ácido fosfórico, otra fuente de acidez.

Los cereales están entre medias y difieren entre ellos. El trigo y el centeno parecen ser los más acidificantes. El efecto del trigo es debido, en parte, a su efecto negativo sobre la flora intestinal lo que a su vez afecta la absorción de minerales y el equilibrio mineral. La mayoría de cereales contienen una cantidad sustancial de fósforo y se consideran acidificantes como grupo. Excepto el arroz integral y el mijo que son cereales neutros comparados con los demás. Las legumbres son muy altas en fósforo, sobre todo la soja que parece ser la más acidificante de todas ellas.

El azúcar puede ser acidificante pero no por sus propiedades químicas sino porque dificulta la absorción del magnesio y el magnesio es necesario para el control de los niveles de Sodio y Potasio en la célula.

Por tanto, los siguiente cuatro factores son los que determinan el carácter alcalinizante o acidificante de los alimentos:

* Cuanto se aleja de la neutralidad de pH su reacción

* El ratio de sodio a potasio (dado que el sodio atrae ácidos y el potasio los expele)

* El ratio de calcio a fósforo (ya que el fósforo forma ácido pero el calcio es capaza de neutralizarlo)

* El contenido en azufre el alimento (dado que el azufre forma ácido sulfúrico)

EN RESUMEN:

La dieta debería idealmente contener un 80% de alimentos alcalinizantes y un 20% de alimentos acidificantes.

Síntomas de acidez de tejidos:

• Alergias

• Retención de líquidos

• Problemas digestivos

• bajadas de energía

• Inflamación de tejidos

• Presencia de hongos, virus y bacterias

• Jaquecas

• Dolores musculares y articulares

Vitaminas y equilibrio ácido/alcalino

Las vitaminas B´s ayudan a mantener el equilibrio ácido alcalino en el caso de consumo excesivo de proteínas

La Vitamina A ayuda en el caso de consumo excesivo de grasas

La vitamina C ayuda cuando comemos demasiados carbohidratos y azúcares refinados (por ejemplo el zumo de naranja ayuda a contrarrestar el exceso de acidez causado por el azúcar)H

Elena Perea

Diplomada en Nutrición Ortomolecular

www.nutricionortomolecular.com