Somos, en esencia, la conciencia desarrollada durante la gestación, como resultado de todas las influencias presentes en la concepciónGastón St. Pierre

El desarrollo de la técnica instrumental de exploración médica en los últimos decenios, especialmente las ecografías en tres y cuatro dimensiones, está dando sustrato científico a lo que diversas corrientes terapéuticas, filosóficas y espirituales, desde la observación empírica, manifestaban mucho tiempo atrás: la conciencia está presente en el ser humano mucho antes de su llegada al mundo exterior, tras el nacimiento.

Numerosos estudios muestran cómo, durante los nueve meses de gestación y en el nacimiento, impactarán sucesos sobre el ser en evolución que van a conformar sus estructuras básicas a nivel físico, mental, emocional y de comportamiento que se verán consolidadas o atenuadas después, en relación a lo que ocurra fuera del útero, especialmente durante la primera infancia.


El feto es un ser sintiente, abierto a la influencia de todo lo que le rodea y en el que se pueden llegar a activar o desactivar múltiples conexiones neuronales o, incluso, información genética implícita en el ADN.


Vamos a centrarnos aquí en las características de nueve personalidades básicas de los seres humanos, asociándolas con determinadas influencias de la vida prenatal o nacimiento y con algunas de las esencias florales encontradas por el doctor Edward Bach.

 

1. Perfeccionista: necesita hacer todo perfecto, repararlo todo, ve imperfección en todos lados. Miran al mundo como injusto y necesitado de mejora.
El origen de esta personalidad está en un nacimiento con grandes expectativas. El bebé es muy deseado y amado y los padres lo necesitan para sentir su vida perfecta y así ser felices. Otras veces surge por nacer con
problemas físicos.

Esencias florales que lo representan: ROCK WATER, VERVAIN


2. Ayudador: proviene de una madre que necesita ayuda personal o compensación por el padre ausente física o emocionalmente. Se puede tomar al bebé como solución a la necesidad de la madre.
No tienen infancia propia porque se encargan de cuidar a la madre y después a todas las personas que estén alrededor. Así recibirán el amor que necesitan. Si nadie las necesita se sienten mal.

Esencias florales que lo representan: CENTAURY, ELM


3. Actor-Performance-Hacedor: sufren mucho en el nacimiento y, como compensación, se enfocan en conseguir resultados y atención. Tienen un sentimiento de “no puedo lograrlo”. También surge de un nacimiento muy fácil donde se es el centro de atención y se quiere que todo el mundo te vea cuando logras resultados.

Esencias florales que lo representan: HEATHER, CHICORY


4. Romántico: el poeta, el que siente las cosas más intensamente. Sentimientos de no pertenecer a esta vida.
Su nacimiento tiene mucha “pena asociada”. Puede ser alguna muerte su otra forma de pérdida o abandono. También sentir que se nace en el momento o lugar equivocado. O como compensación por la represión del sentir por los padres.

Esencias florales que lo representan: MIMULUS, MUSTARD, CLEMATIS


5. Antisocial o ermitaño: necesita estar mucho tiempo solo. Siente que la gente succiona su energía. Observadores, monjes, meditadores. No se atan, tienen dificultades en la intimidad.
Puede venir de un nacimiento prematuro, incubadora o algún tipo de forma de separación de la madre, desarrollando un sentimiento de estar solo en el mundo. También surge en la compensación por un nacimiento con mucho dolor.

Esencias florales que lo representan: WATER VIOLET


6. Optimista o hedonista: siempre está feliz y sintiendo el placer de la vida. Ve el vaso más lleno que vacío. Si hay un problema lo niega. No quiere mirar al ayer por su felicidad por el futuro.
Nacen de una madre muy feliz, con un nacimiento muy placentero y aceptado. Algunas veces vienen del nacimiento “extático”, con un orgasmo. El otro lado es que su felicidad puede ser una compensación para la depresión familiar y que quieran hacer feliz a la madre, ser graciosos, intentar animarla.

Esencias florales que lo representan: AGRIMONY, CLEMATIS


7. Jefe: se hace cargo de las situaciones. Toda la atención va hacia él. Tiene cierta confianza en tomar el mando y sentirse seguro de sí mismo. Son bebés que llegan al mundo y ven que todo el mundo está dispuesto a
apoyarles. Tienen la sensación de que son lo más importante.
A veces es la compensación por sentirse fuera de control en el nacimiento y, por tanto, tienen la necesidad de controlarlo todo para que nadie les controle a ellos.

Esencias florales que lo representan: OAK, VINE, CHERRY PLUM


8. El buen soldado: sabe quién es el jefe y él es el segundo de a bordo. Es leal y sigue las órdenes.
Puede ser el primogénito; el padre es el capitán y le dice que tiene que encargarse del hermano pequeño. Se convierte en buen soldado, dice al os otros lo que tienen que hacer pero las órdenes no proceden de él.

Suelen tener la mentira personal “soy un error”. Miedo a tomar decisiones por sí mismo, por lo que prefiere seguir las órdenes de la autoridad. Así, si hay un error, no es su culpa.

Esencias florales que lo representan: CENTAURY, LARCH, CERATO


9. Pacifista: muy buenos mediadores, negociadores, diplomáticos. Odian el conflicto y ayudan al mundo, haciendo que la gente se una más.
Sienten que han nacido para solucionar los problemas de la familia, para resolver los conflictos de los padres. Suele corresponder ordinalmente al hijo del medio. Tiene que hacer feliz antes que él lo sea.

Esencias florales que lo representan: OAK, ELM, SCLERANTHUS

 

Juan José Hervás Martín
Terapeuta Transpersonal
ailim.es