¿Más evolutiva que lo que previamente se reconoció como posible? ¿Y si es la clave para la transformación de seres conscientes locales a no-locales? ¿Y si es la clave para tu progreso de vida?

Bien, pues ahora hay una nueva y más expansiva forma de sanación que nos brinda todos los regalos de las técnicas de sanación conocidas, tanto antiguas como nuevas, y mucho, mucho más… Todo sin complicadas técnicas, elaborados rituales, o protecciones basadas en el miedo. Se llama Reconnective Healing.

Esta integradora forma de sanación es más que la simple recuperación del uso de tu brazo o mano, tu visión o audición, tu hígado o riñón. Reconnective Healing es el más completo enfoque existente hoy en día para el progreso global de la vida. Nos da acceso a sanar problemas, no solo mentales, físicos, emocionales o espirituales, sino que aporta también equilibrio, claridad, conciencia, vigor, estabilidad y juventud a nuestra vida – en como sentimos, como nos movemos, incluso nuestro aspecto así como un cambio evolutivo en la dirección profesional, las relaciones personales y la libido. En esencia, este progreso de vida incluye dar el paso a un mayor potencial humano.

En los tiempos actuales, damos saltos cuánticos cada día – saltos que son tan naturales que ni siquiera los consideramos cuánticos. Y, aun así, lo son. Simples cambios en nuestra conciencia, en lo que aceptamos que es posible, en lo que aceptamos que es verdad; son saltos cuánticos comparados con donde estábamos hace solo cincuenta o, incluso, veinticinco años.

Incluso, nuestro idioma está cambiando. La palabra cuántico hoy en día está siendo reemplazada por qualia, un término que, de acuerdo con Deepak Chopra, significa calidad de vida. Ahora se refieren a la física y la mecánica cuántica como qualia – cualidad – física y mecánica, porque nos estamos moviendo de lo que veíamos como existente solamente en el campo de partículas subatómicas a algo que juega un rol mayor en la calidad y percepción de nuestras vidas.


Hoy estamos siendo desafiados a cuestionar nuestras creencias y acceder a una comprensión mayor de quiénes somos y cómo funcionamos.


Por ejemplo, se nos pide que continuemos haciendo lo que hemos estado haciendo; no que sigamos haciendo la misma cosa una y otra vez, sino que continuemos en ella, que continuemos más allá, que la transportemos hacia su evolución. Igual que continúas un punto en una línea, una línea en una onda, una onda en un continuo, etc., ya no necesitamos vivir en las limitaciones de nuestras técnicas de sanación energética. Podemos expandirnos más allá de la energía, hacia nuevos aspectos de la luz e información, y descubrir que los confines de la vida, el tiempo y espacio no son tan restrictivos como habíamos pensado.

Nuestra comprensión de quienes somos y de cómo trabajamos continúa cambiando. Por ejemplo, no hace mucho, asumíamos que la sanación de nuestros cuerpos ocurría a través de los productos químicos biológicos – el modelo bioquímico, como se le suele llamar. Hoy comprendemos que esta química no es el único factor: nuestros cuerpos sanan también a través de la luz.

El ADN de cada una de nuestras células emite luz. De acuerdo con el Dr. Fritz-Albert Popp, renombrado investigador biofísico, y su estudio sobre los biofotones, cuando nuestros niveles de luz disminuyen, habitualmente se relaciona con una disminución del nivel de salud.

Por otro lado, cuando nuestra salud está en un nivel óptimo, nuestras emisiones de luz parecen estar también al nivel óptimo. El modelo de luz explica muchas cosas que el modelo bioquímico no puede explicar, en gran parte porque los productos químicos necesitan tiempo para generarse y viajar a través de las diferentes áreas del cuerpo, mientras que las ondas de luz existen en todas partes simultáneamente.

Múltiples investigaciones han mostrado que Reconnective Healing reestructura – reconecta – el ADN. No solo incrementa el nivel de emisión de luz de nuestro ADN, sino que aumenta la calidad de esas emisiones, permitiendo que sean más coherentes y armónicas, llevando así mayor coherencia y armonía a nuestra salud.

Otro salto cuántico que hemos dado es en la comprensión de que nuestros cerebros no trabajan como habíamos pensado. Solíamos creer que nuestros cerebros estaban organizados en departamentos: una parte del cerebro solo para el idioma, otro para el discernimiento, otro para el habla, otro para la memoria, etc. Hoy sabemos que este modelo también está obsoleto y que estas funciones no están situadas sobre áreas localizadas del cerebro. Existe como un campo de información al que la ciencia se refiere actualmente como el Campo de Punto Cero, y nuestros cerebros son transductores que nos permiten acceder y comprender este campo.

Compara, por un momento, tu cerebro con un ordenador. ¿Qué es un ordenador? Poco más que una caja metálica. Por sí mismo, un ordenador no hace prácticamente nada hasta que instalas un programa de software. Entonces, consigues información de ese ordenador y accedes a la información del campo de Internet… allí fuera, en alguna parte. Actualiza el software y podrás acceder a más información dentro del ordenador y más información del campo de Internet… allí fuera, en alguna parte.

¿Y si nuestro cerebro es nuestro hardware y nuestro ADN es nuestro software? En ese caso, interactuar con las frecuencias de Reconnective Healing es equivalente a la actualización del software humano.

 

Dr. Eric Pearl
thereconnection.com/esp