Viviendo los 5 principios del Reiki

Pensar que Reiki es solo una terapia alternativa es subestimarlo, pues podemos afirmar que se trata de una filosofía de vida completa. Los cinco principios de Reiki funcionan como una guía capaz de contener una poderosa perspectiva de lo que somos, lo que nos rodea y lo que vivimos.

Uno de los aspectos más hermosos de estos principios es que obligan a vivir aquí y ahora, aprovechando la experiencia y el momento presente. El hecho de que empiecen con «sólo por hoy» te da una meta concreta y alcanzable; solo poner tu energía en el día de hoy y aceptar lo que estás viviendo.

Los cinco preceptos del Reiki

 

1. Solo por hoy no te enfades:

La ira no es una energía de cambio, sino de destrucción. Cuando te molestas y te aferras al enfado, estás interrumpiendo el flujo natural de las emociones y no permites que las soluciones lleguen. Desde la rabia se llega al círculo vicioso de la violencia.

No se trata de no sentir rabia (es normal reaccionar de ese modo ante algunas situaciones), pero es imprescindible aceptar y soltar de inmediato, no quedarse rumiando la rabia y el resentimiento, sino enfocar las energías en comprender y solucionar.

 

2. Solo por hoy, no te preocupes:

La preocupación es un gran desperdicio energético. Cuando te preocupas no te acercas a la solución de un conflicto, no estás preparándote para el futuro; sólo estás enfrascado en un futuro hipotético que aún no ocurre y por ello desperdicias el presente.

Vivir aquí y ahora es una lección difícil de aprender, pero es la que más frutos rendirá. Para poner este principio en práctica, afronta los problemas desde la acción. No te pares a pensar en las posibilidades terribles. Cada vez que te sorprendas pensando en algo negativo, haz algo que te encamine a la solución; sólo asume tu poder.

 

3. Da las gracias por las bendiciones en tu vida:

Cuando vives en agradecimiento estás demostrando que eres capaz de ver las bendiciones que te rodean, que no te concentras únicamente en los problemas. Lograr percibir todas las cosas buenas que te suceden es un don que te permite entender el esfuerzo implícito en lo que te rodea; sabes que alguien puso su energía para que eso ocurriera y que es importante honrarlo con tu agradecimiento y responder con tus acciones.

No se trata sólo de dar las gracias, sino de reconocer el esfuerzo del otro. Por ejemplo, no lanzar papeles en el suelo, porque alguien se esforzó barriendo y no hay necesidad de hacerle barrer de nuevo.

 

4. Trabaja honradamente:

La honradez implica transparencia y justicia. Ser honrado es reconocerte en el otro, entender que también es una persona que merece lo mejor que puedas ofrecer.
Ejercer tu oficio como profesional honesto es ser claro con tus condiciones de servicio, entregar tu mejor esfuerzo con amor y cumplir todas las promesas que hagas a tu cliente, sin querer aprovecharte de las situaciones.

 

5. Se amable:

Ser amable implica sentir empatía por el otro, ser capaz de entender la razón de sus acciones y por qué actúa en la forma en que lo hace. En la amabilidad está implícita algo más que una actitud y buenos modales; es el reconocimiento de la humanidad del otro y de la propia. Ser amable implica sonreír, tratar a los demás desde el respeto, aunque a veces esa persona no tenga la misma actitud.

 

Reinterpretamos, reconocemos, retomamos

La naturaleza de todo, incluso la del conocimiento, es ser dinámico y flexible, adaptarse a los tiempos que vivimos, a lo que se aprende y a lo que se adquiere con el paso de los días. Si bien los preceptos de Reiki siguen estando vigentes y presentes, hay quienes consideran que sería posible reformularlos desde una perspectiva más positiva.

 

Por ejemplo, los dos primeros están escritos desde la negación «No te enfades» y «No te preocupes» y se sabe que hacer afirmaciones desde lo negativo es poco efectivo, pues el cerebro se concentra en los verbos ignorando la negación. Asimismo, los demás están escritos de forma impersonal (agradecer, trabajar) y pierden fuerza. Las palabras tienen poder, así que es posible utilizarlas en nuestro beneficio, apropiándonos de las energías de los preceptos del Reiki y convirtiéndolos en los mantras que regirán nuestro presente.

Desde esta perspectiva podríamos reinterpretarlos de este modo:

1. Solamente hoy (ahora, en este momento) espero lo mejor:
Aquí no hay espacio para la preocupación, sólo para reafirmar el nuevo hábito de esforzarse y confiar en que todo lo que ocurre es lo mejor.

2. Solamente hoy (ahora, en este momento) todo me da alegría:
Sin espacio para el enfado, seremos capaces de encontrar la dicha que subyace en los pequeños milagros cotidianos. Podemos observar las maravillas que nos rodean y alegrarnos por ello.

3. Solamente hoy (ahora, en este momento) doy gracias por todo lo recibido:
El agradecimiento es una energía activa, constante, que debe reflejarse en cada una de tus acciones. Hay que agradecer la oportunidad de estar vivo, el trabajo que se ha hecho, lo que hacen los demás, lo que te rodea.

4. Solamente hoy (ahora, en este momento) trabajo honestamente sobre mí también:
La honestidad no se limita sólo a quienes ofreces tus servicios, sino a ti mismo. La verdad es un estilo de vida.

5. Solamente hoy (ahora, en este momento) soy amable:
La amabilidad es una forma de entender y relacionarse con lo que te rodea. Es algo que ejercer en cada momento, que ofreces y que eres en todo momento.

 

Reiki te sana desde dentro, no sólo cuando recibes la energía, sino cuando haces la transformación consciente en tu cotidianidad y te conviertes en el canal por el que fluye toda la luz del Universo y eres capaz de compartirla con todo lo que te rodea a través de tus acciones.

Begoña Ramos
Directora de Centro Reiki es Luz
Experta en Crecimiento y Superación Personal
centroreikiesluz.com

G
M
T
La función de sonido está limitada a 200 caracteres