Expansivamente, estamos en un momento de la Nueva Era, donde aparecen nuevas herramientas de sanación apoyadas en nuevos conceptos y en nuevas energías. Con esta premisa, os presento la técnica “Sanación Cuántica Dimensional”.

Estamos acostumbrados a oír permanentemente que habitamos múltiples dimensiones, podemos hacer cambios rápidos y hasta modificar nuestra vida en instantes.

¿Se puede lograr también la sanación en instantes?. Si nos guiamos por lo dicho anteriormente sí, aunque muchos que dan talleres de esta nueva era hablan de cambios instantáneos, nadie se define en forma concreta sobre este tema. Inicialmente, porque hay muchas cosas a evaluar, somos conscientes que cada persona es un universo, esto da demasiadas variables para tener un resultado como para realizar estadísticas que confirmen a esta ciencia actual. Ya de por si evaluar terapias o descubrimientos nuevos, con medidores antiguos, es imposible hacer así una estadística.

Tenemos muchos científicos de gran envergadura hablando de dimensiones paralelas y mundos paralelos, que ocupan el mismo espacio, distinta línea de tiempo. El experimento realizado en Ginebra, con la partícula de Dios, donde al separarse y distanciarla una de otra, a km de distancia, reaccionaban incluso sin estar comunicadas; se reveló que el espacio que las separaba no estaba vacío. Biólogos que salen de la biología determinista y hablan de esta ciencia unida al entorno con una membrana nueva, que se comunica con el entorno generando una epigenetica que ayuda a cambiar nuestros genes librándonos del determinismo.

¿Cómo poder actuar en nosotros con estos conocimientos?. Cuando nosotros estamos pensando en cómo realizar mañana el viaje que tenemos programado, nuestra mente ya está ahí, en esa situación, y nuestro cuerpo físico está en el pasado, por así decirlo. Cuando estoy con mucha intensidad recordando algo, mi mente está en él pasado y mi cuerpo en el futuro de ése recuerdo, todo esto produce miles de descompensaciones, generando emociones que liberan distintas hormonas. Que van por nuestro torrente sanguíneo, anclando estás emociones a las que repetimos, no sólo por ego sí no también por adicción a hormonas, ejemplo la adrenalina: corredores o gente que salta en paracaídas, incluso depresivos que cuando no tienen problemas hasta escuchan música, leen cosas tristes o ven películas para entrar en ése estado y generar estas hormonas, con las cuales acostumbramos a nuestras células.

Para poder parar estas situaciones, se nos hace sumamente difícil, estar en el poder del ahora. Hasta respiraciones y miles de técnicas, todas excelentes, incluso nos van dando resultados. Pero hay algo que nos sigue llevando allí mismo, es hormonal y físico, además no terminamos de comprender que nuestra mente está en presente permanente. Cuando recuerdo es presente, cuando me adelanto, para la mente, es presente también y en ése estado sigue produciendo las drogas correspondientes. Es cuando digo esto de yoga, matrix, tal o cual técnica, siempre es hasta ahí mí vida, por más que practico y quiero cocrear, y entiendo que soy luz y una parte del todo mejora, pero no es la vida que quiero en mi corazón, nos deprimimos y caemos, hasta incluso, nos convertimos en detractores de estas excelentes técnicas.

Cómo expliqué antes, el experimento de Ginebra, realizándose un haz de luz donde los fotones pasaban por dos aberturas y se comportaban de diferentes maneras y como no se preveía tal comportamiento, llevo a formular, decir, que existen en distintas dimensiones a la vez. Esto me asusta, porque significa que estoy en distintos dimensiones a la vez.

Lo cual nos da un indicio de que, si mi pensamiento y mi realidad física está en distintas dimensiones, mis emociones y todo mi bagaje psicológico también, como también mi forma de ser, incluso, más permisiva porque muchas veces pienso cosas que no hago, pero sí generó respuestas en mi sistema endocrino. A través de emociones y me voy convirtiendo en un replicante, de acciones y emociones creyendo que hago cosas diferentes pero él resultado es casi siempre similar.

Para salir dé este bucle espiralado, os propongo una técnica, Sanación Cuántica Dimensional”, que trabaja desde nuestro plano físico, en estadio completamente activo y consciente en lo que estamos realizando y experimentando para reunirnos, en momentos precisos, con todos nuestros terminales, en todas las dimensiones, y comenzar la corrección sin necesidad mística, ni creencia, ni fe y de un iluminado o alguien especial, con dotes de maestro, para realizar esto. Sólo depende de tu concentración y de unos minutos para realizar esta técnica y corregir, en el subconsciente, estos patrones que actúan en esta realidad física, quitando las expresiones de esta misma realidad en otras dimensiones, que antes no teníamos en cuenta, pero de alguna forma inciden en el conjunto global de todas nuestras realidades.

Daniel Testino

Terapeuta de sanación cuántica en el Centro “La Flor de la Vida”

www.enlaflordelavida.com