UNA MEDICINA QUE AYUDA A TU SISTEMA INMUNE A RECONOCER Y ELIMINAR LOS PATÓGENOS

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo para reconocer los peligros, factores nocivos, contra las infecciones. Gracias a él tu cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que te causen daño. Hoy podemos ayudar a nuestro organismo proporcionándole información sobre enfermedades que no conoce para que pueda defenderse.

Nuestro sistema inmune tiene información con la que es capaz de reconocer agentes nocivos. Esta información es, por un lado, una memoria heredada de nuestra especie, adquirida a lo largo del tiempo y que nuestra madre nos transmite en la primera leche.

También cuando un bebé va a nacer, en la vagina de su madre se concentran millones de bacterias que quedan en la piel del bebé al pasar por la vagina y que entran en su cuerpo al respirar por primera vez.Estas bacterias son las que ayudan al recién nacido a formar su flora bacteriana y serán protagonistas indispensables en el desarrollo de su sistema inmune.

Nuestra salud y supervivencia depende por tanto de la habilidad que tiene nuestro sistema inmunológico de irse actualizando ante nuevos peligros, igual que un antivirus de un ordenador tiene que debe ir renovando su información.

El naturópata alemán Ekkehard Scheller, descubrió que algunos sistemas parasitarios, como las cándidas, tienen la capacidad de camuflarse en nuestra sangre cuando son atacados por antibióticos, encapsulándose en forma de glóbulos que el sistema inmunológico no es capaz de reconocer como enemigo. De este modo son capaces de formar nidos de hongos camuflados. Mientras están camuflados nuestras defensas no los identifican y pueden multiplicarse llegando a cualquier parte de nuestro cuerpo, incluso al cerebro.

Muchos otros sistemas parasitarios han logrado enmascarase sin que el sistema inmunológico sea consciente de este fenómeno: borrelias, tricomonas, morgellons… Este descubrimiento y sus implicaciones médicas han sido explicados en el libro “Candidalismo: sistemas camuflados encontrados; peligros superados”.

Gracias a la medicina de la información, con la Infopatía (una solución de agua pura+sal +información radiónica) desarrollada por Ekkehard Scheller, podemos informar a nuestro organismo sobre la existencia de estos sistemas camuflados parasitarios.

La investigación y el desarrollo de la medicina con la radiónica cuántica ha permitido elaborar un lenguaje para comunicar con nuestro organismo, de tal modo que se pueden transmitir códigos para actualizar la información de nuestro sistema inmune. Por ejemplo, con infopatía nuestro cuerpo consigue reconocer el fenómeno de nidos de cándidas camuflados y manda las defensas para que los disuelvan y de esta forma los podamos expulsar.

De esta manera podemos ir actualizando la información de nuestro sistema inmune para estar más sanos y protegidos ante nuevas enfermedades.

En palabras de Ekkehard Scheller: “cuando un número determinado de seres humanos tengan esta información en su organismo, el campo morfogenético de la especie humana actualizará esta información y la portaremos en nuestro sistema inmune” y en ese momento cada individuo tendrá esta información para defenderse de los sistemas parasitarios camuflados, y las madres transmitirán esta información a sus bebes cuando nazcan. Pero hasta que se alcance este numero cualitativo necesario, debemos ir dando esta información a los pacientes con estos problemas para que sus cuerpos reaccionen y puedan volver al equilibrio y curarse.

La medicina de la información es una medicina muy respetuosa con la vida. No ataca a los microorganismos con antibióticos. Los antibióticos son un tipo de medicina que no solo mata los agentes nocivos sino que también destruye nuestra flora bacteriana. Aunque los antibióticos salvan muchas vidas, estos no deben usarse a la ligera.

La Organización Mundial de la Salud ha alertado de que el uso indiscriminado de antibióticos ha provocado que la mayoría de las bacterias se hayan vuelto resistentes a todo tipo de antibióticos. Si consideremos enemigos a todos los microorganismos y los tratamos como tales, ¿Cómo pretendemos ganar en una lucha donde nuestro adversario es experto con millones de años de evolución y adaptación?

29 microorganismos - Reconocer y eliminar los patógenos

Los microorganismos, los gérmenes, las bacterias, los virus e incluso los parásitos no son buenos ni malos. Cada uno desempeña una función importante en los procesos de la vida. Entender estos procesos y respetarlos es necesario para restablecer el equilibrio de la Salud.

Los simbiontes, gérmenes de vida y los microorganismos son el origen de la vida y de la salud. Si no respetamos este equilibrio y simbiosis con la naturaleza, con el cosmos, entre nosotros los humanos y con otras especies, se desarrollarán cada vez más formas paritarias porque es un reflejo de la realidad que hemos creado. Hasta que creemos una realidad más respetuosa con la vida, mientras tanto, los parásitos son grandes maestros que nos muestran las consecuencias de generar relaciones parasitarias.

Ekkehard Scheller entendió de una forma profunda y global este fenómeno y desarrolló una medicina respetuosa con la vida y el ser humano que le da la oportunidad mediante la información correcta, la infopatía, de volver de nuevo al origen de la salud: a la simbiosis y al equilibrio de la vida.

 

Equipo Scheller España

sanacioncelular.com