La Salud, literalmente en tus Manos

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

La humanidad siempre ha utilizado las manos para restablecer la salud. Con las manos creamos, acariciamos, cuidamos… La mamá acaricia la tripita de su hijo cuando le duele, y solo con eso ya se alivia. También podemos observar que cuando nos duele algo, la mano va instintivamente hacia el lugar afectado.

Manos nos muestra cómo usar las manos para fomentar un estado saludable, prevenir enfermedades y ayudar a curarlas si ya se han producido. Manos surge de la Sintergética, una propuesta terapéutica concebida por el doctor Jorge Carvajal que condensa los principales enfoques en salud de la humanidad, con el fin de contribuir a una nueva cultura de salud donde la persona pueda ser vista y tratada de forma integral. La Sintergética está orientada especialmente a profesionales de la salud.

Manos se basa en los mismos principios y está dirigida a todas las personas en general, con independencia de su formación previa. El objetivo de la formación es despertar el potencial sanador que todos llevamos dentro.

“Cualquiera que se lo proponga puede aprender a percibir la energía que fluye por nuestro cuerpo y poder así trabajar con ella”, asegura Pedro Pascual, presidente de la Asociación VíaManos y coordinador de la formación internacional en Manos. “Es una excelente herramienta para mejorar nuestra salud o la de las personas de nuestro entorno”.

“La formación en Manos enseña a percibir la energía, reconocerla, moverla y reorganizarla dentro de un orden establecido. Un orden que todos tenemos y que se puede perder al enfermar, o por estrés, explica. Con Manos se trabaja de manera específica para restaurar ese orden, reconociendo dónde puede haberse producido desórdenes en el campo energético y equilibrarlos en base a un sistema de trabajo que se aprende en la formación.

Siempre, más allá del síntoma
El síntoma no es la enfermedad, es una alarma, un aviso de que algo no va bien. Cuando atacamos el síntoma, de alguna manera estamos atacando al mensajero. Tomando a la persona como un todo, hemos de contemplar no solamente lo objetivo y medible, sino también aspectos psicoemocionales, vivencias de la persona, y cómo eso se imprime en el cuerpo. Y pone un ejemplo: “Una persona puede tener un problema físico en el riñón, pero además sabemos por la medicina china que el riñón tiene que ver con una emoción, que es el miedo, de manera que el miedo puede haber afectado al riñón o que el riñón haya afectado al miedo. Pero además, sabemos que el riñón forma parte del sistema de regulación de la energía, así que también hay que considerar que pueda haber un problema en este nivel”.

En ese sentido asegura que muchas veces problemas físicos y/o psiquicos están inicialmente causados por un desequilibrio energético. Es el caso de muchas depresiones postparto, que se pueden relacionar con que durante el parto se haya roto la estructura energética y la mujer puede tener una pérdida de energía. Una depleción de la energía que puede afectar no solamente a la parte física, sino también a aspectos psicoemocionales.

Manos propone que la persona dé un paso adelante y participe activamente en la gestión de su salud. “En nuestra cultura, generalmente los pacientes se ponen en manos de sus médicos o terapeutas y esperan que estos les resuelvan el problema adoptando una actitud pasiva. A través de la formación Manos, se propone potenciar la participación activa del paciente en el proceso de mantener o restaurar la salud, asegura Pedro Pascual.

Hay tres buenas razones para CONOCER Manos: mejorar uno mismo en todos lo niveles y mejorar la relación con los demás; en el caso de los terapeutas, mejorar los resultados de su práctica clínica y, por último, poder ayudar a los demás. “Muchas personas que querían ayudar y no sabían cómo, han encontrado la vía”, cuenta el presidente de VíaManos.

Al servicio de los demás
Un ejemplo de servicio surgido de la Formación Manos, es la Asociación VíaManos, que hoy día aglutina a cerca de 130 voluntarios. “Queríamos hacer algo para los demás sin tener que irnos a un país lejano, así que decidimos trabajar en residencias de ancianos, asociaciones de enfermos, centros de día, con drogodependientes, colectivos que generalmente tienen mucho sufrimiento”.

“Lo que cualifica Manos son los resultados de tanta gente en su vida cotidiana, que nos han dado testimonios increíbles. Si no, esto no dejaría de ser un hobby, un pasatiempo”, relata Pedro Pascual.

“El único requisito para hacer Manos es querer; todo el mundo está capacitado para aprenderlo, no es necesario tener una cualidad especial. La gente que ha hecho la formación asegura que les ha cambiado la vida al tener un enfoque mucho más amplio de la salud y de la enfermedad; al concebir otra manera de ver la vida, concluye Pedro Pascual.

Clara Román
Fundación Vivo Sano
www.formacionmanos.org
www.vivosano.org

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

4,4 minutos de lecturaActualizado: 04/04/2024Publicado: 03/09/2015Categorías: Salud Natural, SOY MUJEREtiquetas: , , ,

Comenta este artículo