¿Qué es un grupo de crecimiento personal?

 

Aunque se conoce desde siempre la importancia curativa de los grupos (los rituales chamánicos, el teatro en la Grecia clásica o los monasterios en la Edad Media), las primeras experiencias conocidas son a inicios del siglo XX con Joseph Pratt, un médico de Boston que juntó a grupos de tuberculosos para instruirles sobre hábitos de higiene, alimentación, descanso, etc. Con el paso del tiempo se dio cuenta de que más importante que sus instrucciones, era el vínculo que se iba creando en el grupo y el apoyo que los mismos miembros se daban entre sí al tener en común una enfermedad y el propósito de superarla.

Desde entonces se han ido utilizando y perfeccionando las metodologías para trabajar en grupo de forma terapéutica: grupos T, grupos de encuentro, grupos de apoyo, etc.
Pero ¿es necesario tener algún problema para poder aprovecharse de los beneficios del grupo? NO. Desde hace más de 30 años los grupos se han abierto y se dirigen a personas “sanas” (aunque podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que todos tenemos un “porcentaje” de “salud” y de “enfermedad”). Por eso aunque los grupos de Crecimiento Personal no son “terapia”, utilizan técnicas, conocimientos y experiencias adquiridos durante décadas a través de los grupos de terapia.

Hay 3 elementos principales a tener en cuenta en un Grupo de Crecimiento Personal:

1. Las personas: un grupo de Crecimiento Personal se compone de personas que buscan superar alguna dificultad, sentirse mejor consigo mismas y con los que les rodean, conocer sus zonas poco conocidas, mejorar su capacidad de adaptarse a las situaciones o simplemente ser más felices, y, sobre todo, tienen una motivación para el cambio. Es preciso tener un motivo fuerte que te impulse para poder progresar.

2. Las relaciones: una de las funciones del grupo es facilitar las relaciones con los demás y con uno mismo. El encontrarse a las mismas personas de forma periódica facilita el autoconocimiento, el apoyo mutuo y el desarrollo de la autogestión.

3. Resultados: Todo el trabajo se dirige a que cada persona se haga más consciente de sí misma y de su entorno, obteniendo beneficios inmediatos desde la primera sesión. Ello hace que los encuentros vayan definiendo un camino progresivo hacia el bienestar emocional.

¿A quién le puede venir bien apuntarse a un grupo de Crecimiento Personal?
• Personas que están atravesando una situación concreta de dificultad en su vida: un problema de salud, problemas de relación con la pareja/hijos/familia, problemas con el trabajo, etc.
• Personas que están atravesando un proceso de cambio personal, profesional o vital: una “crisis” personal que lleva a plantearse un cambio o una nueva orientación en la vida.
• Personas que han vivido alguna circunstancia que les ha llevado a una situación emocional de la que se quiere salir: soledad, stress, depresión, conflicto, falta de estímulo o sentido, etc.

Los grupos tienen como objetivo común el crecimiento personal, pero este objetivo puede adquirir muchos matices: se pueden hacer grupos para facilitar convivir con enfermedades crónicas, grupos para mejorar las relaciones de pareja, grupos de meditación, etc. Lo cierto es que aunque los facilitadores del grupo propongan una guía de trabajo que haga de brújula para orientar el rumbo del crecimiento personal, serán las necesidades reales del propio grupo las que definan por donde va a avanzar. Es como definir un viaje en el cual compras el billete, y una vez que llegas al destino, decides, entre todas las opciones, qué lugares visitas, el orden en que lo haces y cuanto te quedas en cada punto.

¿Cómo es el funcionamiento de un Grupo de Crecimiento Personal?

Una de las preguntas más habituales de alguien que no ha experimentado un grupo de crecimiento personal es ¿qué se hace allí?
1. El grupo se reúne de forma periódica y continuada para compartir experiencias y puntos de vista con otras personas. Los temas a tratar son aquellos que preocupan a cada uno de los participantes: sus dificultades, sus vivencias, sus anhelos. Compartir estas experiencias es una de las formas más eficaces para sentirse mejor y lograr un bienestar personal.

2. Un aspecto importante en el grupo es crear el espacio de seguridad, que implica cumplir unas normas mínimas para asegurar su buen funcionamiento. Las reglas se definen entre todos los asistentes desde el principio y se mantienen mientras dure. Suelen incluir temas como la confidencialidad “lo que se habla en la sala se queda en la sala”, respeto “puedes hablar de tu experiencia, pero no de la de los demás”, apoyo “el problema del otro es tan importante como el tuyo”, etc.

3. Aunque los grupos son conducidos por uno o más profesionales (psicólogos, terapeutas, etc.), los miembros del grupo tienen un papel muy activo, ayudando al resto en la superación de sus dificultades, compartiendo, animando, dando apoyo. Al irse estableciendo lazos firmes de compañerismo, van desapareciendo “máscaras” en la medida en que se expresan los sentimientos y la autenticidad da paso a la creación de una verdadera red de apoyo social.

4. El/los dinamizadores del grupo “guían” el proceso del grupo y suelen proponer actividades para que la experiencia sea dinámica y vivencial, que lleve a cada persona a mover el cuerpo, sentir sus emociones y utilizar su mente de forma positiva. El grupo aprende técnicas diversas que facilitan la toma de conciencia y la transformación de sentimientos, creencias y actitudes. De esta forma cada uno puede reforzar su vitalidad, su serenidad y el amor por sí mismo.

¿Cuáles son los beneficios de asistir a un grupo de crecimiento personal?

Desarrollo de habilidades sociales: el grupo proporciona un espacio de seguridad y apoyo para que los participantes puedan desarrollar sus habilidades de comunicación.
Responsabilidad: se aprende a asumir que cada uno tiene la responsabilidad de lo que le pasa y de las consecuencias de sus decisiones.
Empoderamiento: se genera fuerza para afrontar con mejor talante la vida por aquello que dice “no podemos cambiar lo que sucede, pero si la forma como reaccionamos a lo que sucede”, soltando cualquier victimismo y pasando a la acción responsable.
Apoyo: la escucha, la compresión y la ayuda del grupo van surgiendo paulatinamente y eso hace surgir lazos afectivos con otras personas y un sentimiento de pertenencia y camaradería.
Fijar y seguir objetivos: aprender a fijarnos metas, a perseguir nuestros sueños y a superar las dificultades que surgen en el camino, con determinación.
Expresar emociones: poder hablar sin ser juzgado ni valorado sino con aceptación, puede ser muy beneficioso para liberarse de sentimientos de culpa y/o vergüenza.
Auto-descubrimiento: en contacto con la realidad que emerge en el grupo, cada uno tiene más oportunidades de descubrir cosas de sí mismo. En el fondo el grupo actúa como un espejo.
Aprendizaje grupal: cada uno aprende mucho del grupo por el feedback que recibe y por lo que observa de los demás.
Desarrollo del potencial: poder descubrir capacidades ocultas de uno mismo que ayuden a afrontar las situaciones difíciles.
Esperanza: la experiencia de quienes van superando dificultades, proporciona esperanza a los que tienen problemas parecidos.
Información: los miembros del grupo comparten todo tipo de información que les resulta muy útil para avanzar en su proceso de crecimiento y superación de las dificultades.

Jesus Gil de Rozas y Adelma Stolbun
Psicólogos Sanitarios
Colaboradores de HERMESAN
www.hermesan.es