La Visión Sistémica y las Constelaciones

¡¡Una METODOLOGIA de TRANSFORMACION!! – «La VISION SISTEMICA y las CONSTELACIONES»

Últimamente oímos mucho hablar de las Constelaciones como herramienta de ayuda… y no estamos hablando de las estrellas ni sus constelaciones…Las Constelaciones Sistémicas (familiares, organizacionales, educativas, sociales,…) y la Visión Sistémica como método de ayuda, son una herramienta que permite representar espacialmente un problema o asunto y a través de ello acceder al conocimiento inconsciente que tenemos para encontrar la solución a conflictos, bloqueos…que nos surgen con otras personas o con otras cosas.

Su origen se encuentra en Bert Hellinger que desde hace más de 30 años, trabaja con esta herramienta en continua evolución, y con la que descubrió empíricamente unos principios o Leyes observando que si se aplican en los sistemas y en las relaciones, estas mejoran muchísimo, lo cual no quiere decir que si no se cumplen estos principios no puedan funcionar los sistemas o las relaciones. La diferencia está en la cantidad de energía extra que se utiliza para mantenerse y por tanto el excesivo desgaste que sufre una relación y el peligro que tiene de que se rompa. Los tres principios básicos de los que hablamos son:

Principio de Pertenencia. Quienes deben pertenecer a un sistema. Quien no debe ser excluido.
Principio de Prevalencia: Cómo debe ordenarse un sistema. Qué orden fortalece y cual debilita al sistema.
Principio de Equilibrio: Lo que se intercambia debe estar equilibrado. El intercambio es cualitativo y no cuantitativo.

El desarrollo de una Constelación a nivel práctico se lleva a cabo de la siguiente manera, el cliente viene a un taller, cuenta su problema, un problema actual, y se le pide que elija entre las personas que hay en la sala a un representante para cada uno de los miembros que están dentro del conflicto. Los representantes no tienen que hacer nada, simplemente dejarse sentir lo que perciben y en función de eso accionar, digamos, moverse o expresar, sin hablar, lo que está dentro de ellos en ese momento. A través de la herramienta conseguimos obtener cierta información que cada uno de nosotros tenemos inconsciente y que por desconocimiento de la misma, no somos capaces de dar solución a nuestros problemas. Gracias a la Visión Sistémica y a las Constelaciones podemos ir al núcleo del problema en un corto espacio de tiempo y buscar cual es la mejor solución para todos los miembros del sistema

De esta manera la persona que viene se lleva una visión nueva que no tenía de su conflicto, y que por esta razón este se mantenía en el tiempo.

Por otro lado otro de los beneficios de este método es que permite que esto a la vez tenga un impacto en el resto de su familia o de los miembros del sistema, sin que estos estén presentes, por mera ley física de reacción en cadena. Cuando en un sistema uno de sus elementos modifica su posición, a los demás miembros los repercute y van a buscar otra posición para reequilibrarse, es como el aleteo de una mariposa que puede causar un huracán en la otra punta del mundo.

Si queréis experimentarlo ahora o en otro momento, poneros en grupo 3-4 o más personas en un espacio y buscar cual es la posición en la que os encontráis todos más cómodos (mientras lo hacéis no podéis hablar entre vosotros). No paréis hasta que la encontréis… ¿Encontráis una en la que todos estéis completamente quietos? ¿O el movimiento de uno, aunque sea mínimo, influye en el resto? No creo que la halléis, no la hay.

Y además esto sucede de una manera inconsciente.

Esta es una de las razones por las que cuando una persona hace una constelación y con ello modifica algo en su interior, a los demás miembros de su familia les afecta y ellos también modifican algo.

Las Constelaciones muestran el camino para una posible solución, consiguiendo tener otro punto de vista del que tenías frente a tu problema, y así obtener nuevas posibilidades para gestionar el conflicto, pero ello no significa que el problema esté resuelto. Debe ser el cliente el que dé los pasos adecuados según lo sienta y pueda, para llegar a la solución que sea mejor para él.

A veces en este camino es necesario un seguimiento o acompañamiento personal durante un tiempo, dependiendo del tema y de cómo se encuentre esa persona en esos momentos.

Se puede trabajar, cualquier tipo de conflicto, porque las constelaciones lo que hacen es ver lo que pasa en la relación entre los elementos implicados.

Hellinger dice «Detrás de cualquier acción por extraña que parezca siempre actúa el amor». Con las constelaciones y La Visión Sistémica vemos cual es el intercambio beneficioso para todos los miembros porque, a veces, el amor mal dado, mal expresado,… puede hacer mucho daño.

Y entendemos por relaciones no sólo con personas sino también con objetos o cosas, por ejemplo tu relación con una casa, con una enfermedad, con un puesto de trabajo, con alguna de tus emociones, etc… Cualquier intercambio de energía es una relación.

Vamos a puntualizar un poco más en algunos temas concretos que la mayoría tenemos en nuestro día a día.

El enfoque sistémico en las relaciones entre padres e hijos, desde este ámbito lo que enseña es que los padres siempre deben ocupar su lugar de padres y los hijos siempre el de hijos. Explicado un poquito más, los padres siempre son los «grandes» y los hijos siempre los «pequeños«. Los problemas aquí pueden surgir cuando los padres hacen de hijos frente a sus hijos o los hijos se ponen en el lugar de padres. Por ejemplo cuando los hijos toman decisiones por los padres o los padres hacen que los hijos tomen decisiones por ellos pidiéndoles ayuda. Esto puede desordenar mucho el sistema y provocar grandes tensiones y recelos entre sus miembros. Suele ser una de las cusas de la mayoría de los conflictos que hay en la actualidad entre los padres y los hijos en las familias.

Esta herramienta es muy recomendable en problemas de pareja porque ayuda a ver las fricciones que emergen inconscientemente. En una pareja no sólo están los conflictos entre los miembros sino también los que tienen cada uno de los miembros con sus respectivos padres. Muchas veces se dice que uno discute con su pareja, no porque tenga problemas con ella, sino porque está reviviendo los conflictos que tiene con su padre y/o su madre.

Con este método la persona ve dónde está el desequilibrio en la relación y así puede tomar una decisión al respecto para que el equilibrio se restablezca.

También podemos ver los síntomas de la enfermedad, las causas de la enfermedad, como nos estamos posicionando ante ella y viendo si esta posición es beneficiosa o no para nosotros. Con esto podemos ver sobre todo cuales pueden ser los pasos que nos ayuden a mejorar nuestra relación con ella, incluso en algunos casos haciendo que la enfermedad mejore. Necesitamos de la medicina convencional para sanar el efecto y además no podemos olvidarnos también del componente emocional que tienen nuestras enfermedades y/o síntomas y esas hay que sanarlas con otras herramientas como las Constelaciones Sistémicas.

Se ha comprobado también que esta metodología es muy buena para tratar casos de trauma y shock porque permite que la persona pueda visualizar el trauma / shocks que le produjo una situación y puede verlo desde un entorno más seguro, donde la persona sabe que «aquí y ahora» no hay peligro, y a la vez está reviviéndolo. Si se hace gradualmente de una forma adecuada es una buena manera para traspasar los traumas.

Hay una especialización de las Constelaciones Sistémicas enfocada al ámbito educativo. Es de gran ayuda ver cómo debe ser la relación entre los padres-profesores-alumnos.

En ocasiones los profesores además de hacer su trabajo como profesores hacen de padres y hay que entender que el triángulo alumno, profesor y padre funciona si cada uno está en su sitio.

También se puede aplicar dentro de las empresas y las organizaciones. En este espacio en el que pasamos tantas horas al día…está teniendo una gran acogida La Visión Sistémica, aquí la denominamos Gestión Sistémica de los Equipos.

Las empresas que lo han implantado en su forma de trabajo han logrado crecer… tanto a niveles económicos como de organización de sus equipos y como personas a nivel individual.

La herramienta aporta un gasto menor de esfuerzo a la hora de conseguir los objetivos marcados y se consigue alinear a los equipos para que funcionen de manera más ecológica.

Ángel de Lope Alemán
Director de «Desarrollo SISTÉMICO Humano»
Didacta y Titular de la AEBH
Autor del libro: «La Visión Sistémica en las Relaciones Humanas»
www.dshumano.com