Los expertos en salud integrativa nos recomiendan tener un pH equilibrado. Por ello se habla mucho de la dieta alcalina y de los graves peligros que conlleva la acidosis. No se trata de tener un pH ácido durante unos días sino de tener un pH ácido sostenido durante mínimo un año. Para prevenir la mayoría de las enfermedades, es fundamental un equilibrio de minerales alcalinos como el Magnesio, Calcio y Potasio, evitando el Sodio, y oxigenar nuestro organismo manteniendo a raya los temidos Radicales Libres.

El nobel de medicina Otto Warburg, y otros especialistas como Pischinger llevan tiempo alertándonos que el cáncer y muchas enfermedades de nuestra civilización se desarrollan con estos tres factores claves:

  • Un pH ácido
  • Poco Oxígeno (Hipoxia)
  • Radicales Libres (desequilibrio del estrés oxidativo)

 

La dieta alcalina combate directamente cada uno de estos tres factores que tanto influyen en nuestra salud. Cada vez más oncólogos reconocen el hecho de que las metástasis se desarrollan en un ambiente ácido y con muchos radicales libres.

Estamos a punto de celebrar Biocultura Madrid, el segundo fin de semana de noviembre, donde muchos expertos nos hablaran de cómo cambiar nuestros hábitos alimenticios de una forma sana. El factor salud nos preocupa a cada vez más personas. Sabemos a través de la Epigenética, que lo que comemos, bebemos y pensamos influye de una manera positiva o negativa en nuestra calidad de vida. Debemos combinar de manera equilibrada la ingestión de alimentos alcalinos (fruta, verdura, agua alcalina) con los alimentos ácidos (carne, pescado, huevos, azúcar, etc).

En internet podemos encontrar tablas que nos informan de qué alimentos son alcalinos y cuales ácidos, pero lo importante es hacerlo fácil. Existen unas tiras reactivas en el mercado para medir el pH corporal de una manera sencilla. Aconsejo elegir siempre unas de alta precisión, y un par de veces al año comprobar cómo está nuestro pH corporal y prevenir la aparición de muchos problemas de salud.

Otra manera muy rápida y sencilla de equilibrar nuestro pH corporal, es bebiendo agua alcalina ionizada. Lo de ionizada es relevante pues nos aporta muchísimos electrones que bloquearán los radicales libres. Es muy importante elegir la opción más económica, saludable y cómoda. Es aconsejable beber agua de una jarra que tenga los plásticos certificados, es decir, que no solamente que no emita Bisphenol A, sino tampoco ningún tipo de disruptor endocrino.

El prestigioso catedrático Nicolás Olea ha realizado muchos trabajos al respecto de la toxicidad de los plásticos. Los que están en contacto con el agua tienen doble peligro que en otro tipo de formatos, por la alta capacidad de absorción de la misma. Alkanatur es una empresa que ha hecho los deberes en dicha materia, certificando con el equipo del Dr. Olea que está libre de disruptores endocrinos.

Otro dato importante es la emisión de Sodio y Cloruros. Pida siempre un certificado, a ser posible emitido por una institución seria de nuestro país, que confirme que los filtros no emitan Sodio al agua. Es un elemento muy problemático para personas con afecciones cardíacas, y además se ha comprobado que causa diabetes y ayuda a desarrollar cáncer. Respecto a los Cloruros, lo ideal es que se eliminen parte de ellos, pero lo más importante es que no añada más de los que están presentes en el agua.

El Magnesio también es muy mineral muy importante. Para prevenir su carencia muchas personas toman suplementos. La jarra Alkanatur es la única del mercado que garantiza una emisión de 18 mgrs/litro, lo que va hacer que se absorba mucho mejor, ya que al estar diluido en agua ionizada su biodisponibilidad es mayor. Además, Alkanatur certifica que su filtro añade 0% de Sodio y 0% de Cloruros.

 

Alkanatur

Alkanatur.com