El hisopo es una planta muy poco conocida ya que no es frecuente encontrarla silvestre, como otras de sus parientes botánicas como el romero, tomillo o la lavanda, sin embargo es una planta muy interesante por sus acciones sobre el sistema respiratorio.

Una joya medicinal en estos tiempos, en los que simplemente pasear por una gran ciudad va a llenar nuestros pulmones de humo y partículas polucionantes, que se irán acumulando en nuestros bronquios y mucosas pulmonares, y no digamos si además de esto se tiene el hábito de fumar.

A esta planta se la relacionó en el pasado con la purificación de espacios y ambientes y su uso como remedio herbal data desde los tiempos bíblicos. Se dice que Salomón, uno de los grandes naturalistas de la Biblia, estudió y utilizó el hisopo. Se menciona esta planta tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento como un agente de limpieza y purificación. Parece que se utilizó para dispersar, con ramos de esta planta, el agua bendita al pueblo antes de la celebración, y de ahí el nombre que recibe actualmente en la liturgia católica el instrumento de plata para dispersar o “asperjar” el agua bendita. Además la iglesia aún conserva el nombre de esta planta para este fin: “hisopear”.

En la Biblia se menciona varias veces el hisopo y siempre en relación a la purificación:

Quizá una de las referencias bíblicas al hisopo más bella es la que usa David en el Salmo 51 para rogar al Señor que lo limpie de pecado: “Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve”. (Salmos 51: 7)

Dioscórides se refiere al hisopo como una buena planta para tratar los problemas respiratorios, la inflamación del pulmón, el asma, la tos, para tratar las lombrices intestinales, y recomienda tomarla bebida con higos.

El hisopo se parece a la salvia y a la menta ya que es de la familia de las labiadas, pero no es tan frecuente encontrarlo silvestre como estas. Se da en zonas de montaña soleadas y calizas.

Una característica especial de esta planta son sus flores de color añil ó azul purpúreo, dispuestas todas hacia un lado del tallo. De ella se utilizan las hojas y las flores. Posee un intenso y agradable olor aromático y alcanforado, y se utiliza con usos medicinales, aromáticos, cosméticos, culinarios y en perfumería y licorería.

 

HISOPO EN LA ACTUALIDAD

Los principales componentes del hisopo son un principio amargo llamado marrubilina que actúa estimulando las secreciones digestivas (lo que le hace ser un buen aperitivo y digestivo), y sobre todo su aceite esencial de actividad antiséptica y desinfectante y con una gran actividad expectorante, debido a que este aceite esencial se elimina principalmente a través de las vías respiratorias favoreciendo la fluidificación y eliminación de las secreciones respiratorias.

Es interesante la utilización de esta planta para limpiar y detoxificar las vías respiratorias, especialmente para personas fumadoras o que vivan en ambientes muy polucionados. El aceite esencial de hisopo tiene un gran efecto antiséptico y expectorante, pero hay que elegir las variedades con menor contenido en pinocanfona, una cetona con actividad epileptógena; por ejemplo las variedades españolas de hisopo contienen menor cantidad de pinocanfona que las francesas. Por tanto se debe tener precaución con el uso del aceite esencial de esta planta en uso interno.

El hisopo se utiliza actualmente en perfumería y licorería y entra a formar parte de la composición del Vermut y del Chartreuse.

 

Recetas con hisopo:

Podemos utilizar esta planta en infusión.

Pondremos 10 gramos en 250 ml de agua, a hervir durante un minuto a fuego suave tapado. Lo dejamos reposar y podemos tomarlo dos o tres veces al día.
Está indicado en afecciones respiratorias (asma, bronquitis) y como un drenador y limpiador de la mucosa bronquial. También es un buen digestivo y carminativo.

 

Inhalaciones de hisopo

Ponemos 15 gramos de planta en cuarto de litro de agua a hervir de forma suave. Realizaremos las inhalaciones tapando la cabeza con un lienzo o toalla durante 5 o 10 minutos.

  

También podemos añadir 5 gotas de aceite esencial de hisopo sobre agua caliente y realizar inhalaciones. Además de este método tradicional de inhalaciones existen dispositivos más cómodos o inhaladores que podemos encontrar en farmacias y herboristerías.

 

 

Palmira Pozuelo
Farmacéutica Naturista

www.palmirapozuelo.com