“Ha” y “Tha”.

Unión del sol y la luna, unión de Prana y Apana (energías vitales).

Hatha yoga
El Hatha Yoga se relaciona, entre otras técnicas, con el control de la respiración (pranayama), los asanas (posturas), las kriyas (limpiezas) y los mudras (colocación de las manos).

El Hatha Yoga es inseparable del Raja Yoga (yoga del control mental). El Raja Yoga comienza donde el Hatha Yoga termina. Ambos son interdependientes.
Es adecuado tener un conocimiento y una práctica de ambos Yogas.
El Hatha prepara al estudiante para comenzar el Raja Yoga.
Un Hatha Yogui comienza su práctica con el cuerpo y el prana (energía vital) y de esta forma comienza a unir prana y apana.
Un Raja Yogui comienza su práctica con su mente, por medio de la práctica combinada de Dharana, concentración, Dhyana, meditación y Samadhi, estado de supraconciencia. Todos al mismo tiempo.

Los kriyas
El yogui considera su cuerpo como un vehículo en el cual se encuentra el camino hacia una conciencia superior. Para que pueda funcionar sin problemas, el vehículo debe estar limpio, tanto por dentro como por fuera.
De la misma manera que nos lavamos las manos, también debemos mantener limpios nuestro interior. Los kriyas son prácticas de purificación que limpian o tonifican partes del cuerpo que con frecuencia descuidamos.
Entre ellos destacan:
Kapalabhati, ejercicio que purifica los pulmones y bronquios,
Tratak, fortalece los ojos y fomenta la concentración,
Neti, que despeja los conductos nasales,
Dhauti, que limpia el tubo digestivo,
Nauli, que tonifica las vísceras abdominales y
Basti, que lava el colon.
Los kriyas limpian las toxinas del organismo. Cuando se practican con regularidad agudizan la mente y los sentidos e incrementan la resistencia del cuerpo a la enfermedad.

Asanas
La salud es riqueza. Es la mejor de tus posesiones. La buena salud es un activo valioso para todos y se puede lograr mediante la práctica regular de los asanas del yoga.
La práctica de los asanas controla las emociones, produce paz mental, distribuye uniformemente el prana por todo el cuerpo, ayuda a mantener sano el funcionamiento de los órganos internos y da un masaje a los órganos abdominales.
Los ejercicios físicos llevan el prana hacia fuera, pero los asanas envían el prana hacia adentro. Estas son las principales ventajas en el sistema yóguico de ejercicios que no tienen otros sistemas.
Practica algunos asanas diariamente por lo menos durante quince minutos y poseerás una salud maravillosa.
Sé regular en tu práctica.
La regularidad es de suprema importancia.
Las posturas harán tu columna vertebral elástica y aliviarán muchas enfermedades.
Al final todos los músculos descansan en la postura de relajación.
Los asanas se deben practicar con el estómago vacío por la mañana o por lo menos tres horas después de comer.
La mañana es el mejor momento para hacer asanas.
Sé moderado en tu dieta.
Comienza con un tiempo mínimo para cada asana y luego aumenta gradualmente el período.
Responde a la llamada de la naturaleza antes de comenzar la práctica.
Los niños y niñas también pueden practicar asanas. El mundo necesita niños y niñas positivos, sanos y fuertes.

Pranayama
Pranayama es una ciencia exacta. Es el cuarto anga o paso del Raja Yoga. Es la regulación de la respiración o el control de prana. Pranayama estabiliza la mente, aumenta el fuego gástrico, facilita la digestión, tonifica los nervios, destruye el rajas, elimina muchas enfermedades y la pereza, hace al cuerpo ligero y sano.
Pranayama debe ser practicado cuando el estómago está vacío. Sé regular en tu práctica. No tomes un baño inmediatamente después de la práctica. No practiques retenciones de la respiración al principio ten solamente inhalaciones y exhalaciones lentas y suaves. No fuerces el aliento más allá de tu capacidad.

Práctica.
Siéntate y mantén la cabeza, el cuello y el tronco en una línea recta. Inhala lentamente por la fosa nasal izquierda y retén la respiración, luego exhala lentamente por la fosa nasal derecha. Esta es la mitad del proceso de pranayama. A continuación, inhala por la fosa nasal derecha, retén y exhala por la fosa nasal izquierda. No retengas la respiración por más de uno o dos minutos. Aumenta el número de vueltas progresivamente.
Prana y mente están íntimamente relacionados el uno con el otro. Si controlas prana, la mente también será controlada. Si controlas la mente, prana será automáticamente controlado. Prana se relaciona con la mente. A través de ella con la voluntad, a través de la voluntad con el alma individual y por medio del alma individual con el Alma Suprema.
Inicia la práctica en este mismo momento. Controla la respiración y calma la mente. Se constante en la respiración. Restringe la respiración y alarga la vida. Practica pranayama y conviértete en un yogui, una dínamo de energía, paz, dicha y felicidad.

Swami Sivananda
Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid
www.sivananda.org/madrid
Fotos: Centros de Yoga Sivananda