¿A qué llamamos estrés?

Actualmente la definición más aceptada para el estrés es la siguiente: «La respuesta no específica del organismo ante cualquier solicitud que se le realice, desencadenado una reacción normal de adaptación que puede llegar a ser patológica en situaciones extremas».

Así, el organismo responde ante una situación de estrés mediante:

  • Una adaptación del comportamiento.
  • Una activación integrada del sistema psiconeuroendocrino.

Esta respuesta es, básicamente, un mecanismo de defensa para proteger nuestra biología, estimulando al organismo para “luchar o huir” ante la situación de estrés. Así, se adoptaría una actitud dispuesta a resolverla definitiva o momentáneamente; o bien, ante la dificultad de solución trataría de evitar al máximo las posibles consecuencias negativas; o incluso, si existe una imposibilidad clara de resolverla, desarrollaría unas adaptaciones que permitieran la supervivencia ante esas limitaciones impuestas. Por tanto, las tres características implícitas al estrés son la existencia de un conjunto estímulo-respuesta, un esfuerzo de adaptación y un gasto energético alto.

No existen unos factores específicos que provoquen el estrés. Cualquier situación, cualquier hecho, cualquier agente por su inestabilidad, cambio continuo, su intensidad o que por su presencia más o menos prolongada en el tiempo puede desembocar en una situación extrema que podrá ser considerada por nuestra unidad psicosomática como un agente agresor estresante y desencadenar un conjunto de adaptaciones para proteger nuestra integridad biológica.Flores de bach para el estres 2 150x150 - Flores de Bach para el estrés

No todos nos acomodamos con la misma velocidad de adaptación ni en el preciso momento.

Por ello cuando exista un desfase entre las variaciones ambientales y nuestra capacidad de adaptación, el organismo sufrirá las consecuencias ya sea a nivel de las funciones orgánicas o a nivel de nuestro comportamiento. Si la tensión estresante se mantiene en el tiempo, se sobrepasará nuestra capacidad para enfrentarnos a ella, entraremos en fase de agotamiento de nuestro sistema nervioso autónomo y endocrino, y comenzarán a aparecer los problemas de salud.

¿Qué son las flores de Bach?

Se trata de un sistema de esencias elaboradas por el Dr. Bach, un médico galés, en los años 30 siguiendo una metodología alquímica y homeopática, con el fin de proporcionar al ser humano una posibilidad de autoexplorarse con la ayuda del espejo de la naturaleza, para poder descubrir las causas profundas de sus desequilibrios que, según Bach, se encuentran en el conflicto entre la mente y el alma o, lo que es lo mismo, en la incoherencia entre lo que hacemos y lo que sentimos internamente que tendría que ser nuestro verdadero camino en la vida.

¿Cómo pueden ayudarme las flores de Bach en las situaciones de estrés?

Toda situación de estrés va a ir acompañada de algún grado de tensión psicoemocional que, finalmente, mantenida en el tiempo, podría traducirse en un proceso de desequilibrio endocrino que impactaría sobre tejidos y órganos, afectando nuestra salud. Además, está la propia tensión muscular espontánea asociada al enfrentarnos a una situación estresante y que puede afectar al rendimiento de nuestro aparato locomotor y causarnos dolor.

Somos conocedores de cómo, habitualmente, dolor psíquico y dolor físico están asociados.

Es muy habitual, también, que suceda que uno no sabe exactamente la razón por la que está en tensión, aun conociéndola le resulta complicado comprenderla o hacer consciente el verdadero punto de origen del conflicto, para realmente aprender a dejar de actuar de manera reactiva ante él y avanzar en su crecimiento en la vida, al poder atravesarlo.

Es en este punto, donde son sumamente interesantes las flores de Bach, ya que funcionan a modo de “psicoterapia medicamentosa”, profundizando en las sucesivas capas acumuladas sobre la situación basal del problema, que nos han hecho perder de vista la verdadera causa de fondo que motiva el estrés.

Dado que cada esencia floral fue descubierta por el Dr. Bach como consecuencia de tener que enfrentarse a una situación tensional en sí mismo o en personas de su entorno, es fácil observar cómo su repertorio identifica, prácticamente, la mayor parte del mapaemocional humano y, por tanto, las fuentes de estrés.

¿Qué esencias florales puedo elegir para el alivio del estrés?

Las flores de Bach pueden elaborarse como remedios unitarios o como formulaciones de varios remedios.

  • Agrimony: tensión por el deseo de agradar, no expresando lo que se siente para evitar el conflicto.
  • Aspen: estrés ante presagio de que algo malo, desconocido, puede ocurrir.
  • Beech: comportamiento crítico e intolerante como causa de estrés.
  • Centaury: tensiones por falta de asertividad, incapacidad de poner límites.
  • Cherry Plum: exceso de autocontrol como “olla a presión” o bien estallidos agresivos frecuentes.
  • Chicory: excesiva demanda de los demás que no se ve satisfecha.
  • Crab Apple: obsesión por la limpieza y/o el orden, percibiendo hostil el mundo.
  • Elm: sentirse abrumado por la constante demanda de los demás.
  • Heather: necesidad constante de escucha que no se ve satisfecha, rechazo.
  • Impatiens: no poder soportar el ritmo de los demás.
  • Mimulus: temores permanentes, miedo ante el futuro.
  • Olive: para el agotamiento por el estrés.
  • Red Chesnut: excesivo miedo por lo que puede ocurrir a los seres queridos.
  • Rock Water: autoexigencia permanente.
  • Scleranthus: dudas constantes a la hora de elegir.
  • Star of Bethlehem: traumas del pasado que siguen atormentando.
  • Vervain: excesiva exasperación porque los demás hagan las cosas de una forma determinada.
  • White Chestnut: excesiva actividad mental, pensar lo que habría que haber hecho

 

Juan José Hervás Martín

Terapeuta floral

ailim.es

QB1RBJsbpQAAAABJRU5ErkJggg== - Flores de Bach para el estrésvygAAAABJRU5ErkJggg== - Flores de Bach para el estrésvygAAAABJRU5ErkJggg== - Flores de Bach para el estrésvygAAAABJRU5ErkJggg== - Flores de Bach para el estrésvygAAAABJRU5ErkJggg== - Flores de Bach para el estrés