Entrevista a Paloma Navarrete

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

Paloma Navarrete: LA GRAN DAMA DE LA PARAPSICOLOGÍA ESPAÑOLA

Investigadora y Médium, farmacéutica y psicóloga, colaboradora de Cuarto Milenio, Paloma Navarrete forma parte de la historia de la parapsicología en España. Charlar con ella es realizar un fascinante periplo por los casos más inquietantes e inexplicables que han tenido lugar en este país. Su labor como sensitiva dentro del Grupo Hepta abarca más de tres décadas, recogiendo muchas de sus vivencias en libros como , …

¿Cómo era Paloma de niña?

Tenía ya capacidades, pero me parecía algo normal, pensaba que todos los niños las tenían. Por ejemplo, yo sabía lo que le iba a pasar a una niña en el colegio… Sabía que fulanita se iba a caer en el patio, y se iba a dejar las rodillas en la arena… Acababa la clase, ella salía corriendo detrás de una pelota y ¡paf!, se cae.

¿Cómo reaccionaban tus familiares cuando les contabas estas cosas?

Por las noches, antes de dormirme venía una señora muy amorosa que llevaba unos pendientes de zafiro y que yo no conocía, en vida, digamos… Era mi bisabuela Blanca, que había muerto. Me arropaba, me daba un beso muy cariñoso y se iba. Al contárselo a mi abuela me decía “es que tú eres Antoñita la Fantástica”. Luego esas capacidades, cuando fui creciendo se fueron adormeciendo.

¿Por qué tomas la decisión de irte a Guatemala?

Mi marido fue destinado a la embajada de Guatemala como consejero comercial para Centroamérica, y ahí me fui yo con una niña de año y medio, y embarazada de siete meses.

Un día conocí a Don Diego en una reunión de amigos. Cuando le di la mano, la retuvo un poco más de la cuenta y me miró muy fijamente… y yo que tenía 29 años, pensé que había ligado.

Y luego en la reunión, me dijo: “Te esperaba, pero no tan pronto, ¿quieres aprender conmigo?”. Y yo, en un rasgo de insensatez que me caracteriza, le di mi teléfono. Y ahí empecé, todos los días que podía, porque tenía obligaciones, cosas de la embajada…

¿Fue entonces en Guatemala donde tomaste conciencia de que eras Médium?

Sí. En mi primera experiencia me llevé un susto… Don Diego era un cruce de médico alemán y chamán y toda su brujería le venía por línea materna, por la chamana. Él atendía mucho a nativos de Guatemala como guía espiritual, para hacer rituales, cuando enfermaban…

Un día fui con él a atender a un paciente a una cabaña. Estaba en una hamaca, y se estaba muriendo. Don Diego se acercó a su hamaca y entonó una serie de cánticos, de mantras, para tranquilizarle. En un momento dado, yo dejé de mirar al paciente, y miré hacia la puerta, y me encontré a ese mismo señor, que estaba en la hamaca tumbado, de pie en la puerta del ranchito junto a una ancianita indígena, con trenzas blancas que le tiraba de la mano porque se lo quería llevar; el hombre se resistía porque quería ir hacia su mujer, que estaba llorando encima del cuerpo. Ahí me sobrecogí porque fue realmente la primera vez que vi, ya adulta, a alguien del otro lado. Fue un gran shock.

Tras pasar tres años en Guatemala regresas a Madrid e inicias tus estudios de Psicología…

Cuando volví de Guatemala yo quería montar mi chiringuito de bruja, y pensé que tenía una gran responsabilidad con la información que daba. Siempre digo que estudié psicología para poder montar mi consulta de tarot.

Y después apareció el grupo Hepta, con el Padre Pilón a la cabeza. ¿Cómo os conocisteis?

En un programa de radio. Nos invitaron al Padre Pilón, al doctor Argumosa y a mí para hablar de las caras de Bélmez. Al salir del programa, en el que Argumosa y Pilón no me habían hecho nada de caso, le dije al profesor Argumosa: “Quería preguntarle algo, ¿tiene usted un bronce antiguo de una figura femenina, y que parece que lo han desenterrado o lo han encontrado en una excavación?” Y Argumosa me respondió: “¿Pero es que has estado en mi despacho?” Y yo le dije: “Perdóneme, pero es que ayer hice un viaje astral y me colé allí”. El profesor ojiplático me contestó: “es imposible que tú sepas eso porque esa estatua me la trajeron ayer del fondo del mar de Cartagena”. Entonces ahí intervino Pilón y me dijo: “Bueno, nosotros nos vamos a Bélmez este fin de semana ¿quieres venir con nosotros?” Y luego me comentó que estaba formando un grupo y que le venía muy bien.

¿Cuál es el caso más desagradable al que te has enfrentado?

Quizá los casos en que había personas muertas implicadas, … Por ejemplo, cuando estuve en Belchite con Cuarto Milenio; ver cómo quedó el pueblo después del bombardeo en la Guerra Civil y saber cómo habían muerto, cómo había sido de terrible, ver los cuerpos amontonados… Podía oler a sangre y pólvora. Es tremendamente desagradable.

¿Y el más divertido?

El fantasma Hugo, el Alquimista. Fue un caso de una pareja que vivía en un chalé, en las afueras de Madrid. Me llamaron porque pasaban cosas extrañas en la casa. Querían vender unos muebles antiguos y al hacer las fotos para vender los muebles, en el espejo aparecen dos figuras, una de un anciano con barba, capa negra y capucha, y al lado un señor con un pelucón como del XVII. Resulta que este chalé estaba edificado donde hubo una antigua casa importante que pertenecía a un juez de la corte y estaba en el Camino Real a El Escorial. El rey, cuando iba a El Escorial, paraba en casa del juez porque ahí tenía trabajando a un alquimista. Me siento en el comedor, pongo mi bola de cristal y se me aparece el anciano de la capa y la barba. Habla conmigo y me dice que se llama Hugo y… me contó muchas cosas. Se había formado en Oriente, con maestros muy sabios y estaba ahí haciendo su trabajo alquímico para el rey. Me contó que no había terminado su trabajo pero que estaba a punto de encontrar la piedra filosofal. Total, que yo charlando con Hugo, ¡era encantador!…

¿Qué caso te habría gustado investigar como sensitiva?

Un buen castillo con fantasma, probablemente en Escocia.


www.almacuerpoymente.com

https://www.facebook.com/Forocienciasespiritualesyterapiasnaturales/


 

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

5,8 minutos de lecturaActualizado: 04/04/2024Publicado: 04/10/2018Categorías: Desarrollo Personal, SOY MUJEREtiquetas: ,