El dinero no es algo sólido, sino una energía líquida o de flujo.

En los manuales de Economía se definen las características del dinero como:

  • Medio de pago
  • Depósito de valor y
  • Medio de intercambio

En una sola frase, tener capacidad de pago, utilizarlo para intercambiar bienes y servicios y tener algo que tiene el valor económico que dice representar, porque así lo reconocen todos los bancos centrales y el público en general, es algo necesariamente bueno y deseable.

Solo se puede percibir como algo negativo cuando las personas hacen asociaciones negativas de su uso y tenencia por enseñanzas culturales, familiares o religiosas, o por el mal uso que puedan hacer algunos, de una energía que es necesariamente positiva. Sería como culpar al fuego de la destrucción de los edificios, y no a los pirómanos que lo provocan.

El dinero tiene en su utilización dos grandes funciones: o bien sirve para gastar, o bien sirve para ahorrar e invertir.

El dinero tiene un alto valor energético y manifiesta una de las grandes funciones del universo: la capacidad de creación. Das dinero y aparecen en tu vida bienes y servicios. Quizá no expresa toda la potencialidad de la capacidad de creación, pero es el instrumento que tenemos en el planeta y debemos considerarlo muy valioso.

Dentro de la capacidad de creación una de las características del dinero es su capacidad de multiplicación. Los manuales de Economía muestran como los bancos multiplican el dinero, con solo el hecho de tenerlo (no se les obliga a tener que mantenerlo líquido) e invertirlo. Si solo les obligan a mantener líquido un 10% del total de los depósitos, partiendo de 1000€, lo multiplican a 10.000 (1/coeficiente legal de reservas). La cifra suele ser inferior al 10% y la multiplicación por tanto mayor. (Si fuese del 5% de 1000€ pasaría a 20.000€).

Los bancos pueden multiplicar. ¿Y tú? Ellos saben qué tienen, ¿Y tú?

El funcionamiento del universo es a través de la energía de creación. Si creemos en la teoría más extendida acerca del universo, el Big Bang, la energía en el universo es muy grande y se encuentra en expansión. Nosotros como parte de la energía del universo, también somos energía de creación, pero se nos ha olvidado. Todo está hecho de la misma esencia.

Aprender a conectar con nuestra energía de creación, en sintonía con la propia energía del universo, del que formamos parte, no solo es posible, si no que trae como consecuencia unos resultados formidables.

Existe una parte de nuestra mente y de nuestras emociones que no está conectada con la carencia si no con los abundantes recursos de un universo en expansión. Esa parte nuestra, que forma parte de nuestra esencia, ya se encuentra conectada con la creación y con la abundancia en todos los terrenos.

Solo las personas que conectan con su energía de creación, lo sepan o no, son capaces de atraer dinero y multiplicarlo. Todos somos parte de esa energía, pero solo los que deciden tenerla en su vida, consciente o inconscientemente, son capaces de atraer y multiplicar lo que necesiten.

Recordemos la frase del evangelio, “Al que tiene se le dará, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que no tiene”. Esta frase no es ni una maldición ni una exclusión, sino una invitación a atraer a la vida de cada uno lo que realmente necesita.

Solo existe carencia cuando nos resistimos con emociones y pensamientos densos a todo lo que merecemos por esencia. Al final todo es pura atracción. ¿Quieres aprender?

 

Sergio Pi

Coach de Prosperidad y Abundancia

sergiopicoach.com