UNA REVOLUCIÓN PARA LA SALUD DE LA PIEL

La piel es el órgano más extenso del cuerpo, nuestra primera y mejor defensa frente a las agresiones externas

Cuando la piel está sana, sus capas externas trabajan con fuerza para protegernos, pero cuando su estado se ve comprometido, su capacidad para trabajar como barrera efectiva se reduce.

Los millones de microorganismos que habitan y forman parte de la barrera de la piel son nuestra flora bacteriana. Estos tienen un papel protagonista en nuestra salud. Si la flora bacteriana de nuestra piel, boca y mucosas mas externas está sana, estaremos protegidos.

Hoy ya es posible una nueva cosmética con microorganismos vivos que fortalecen nuestra flora y cuidan, protegen y rejuvenecen nuestra piel.

Somos el hogar de trillones de células que nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos hacen ser quienes somos. Dentro y fuera de nosotros viven bacterias, virus, hongos y otros microorganismos que conforman la ‘flora y fauna’ que nos mantiene sanos.

Esta primera defensa ante agentes patógenos externos la adquirimos en el nacimiento. En el útero materno somos casi estériles, pero al nacer, al pasar por la vagina en el parto, el cuerpo de nuestra madre se encarga de que en nuestro primer contacto exterior estemos cubiertos de una fina película rica en bacterias que nos van a defender durante el resto de nuestra vida.

En la lactancia buena parte de esas bacterias nos llegan vía la leche materna. A partir de los dos años y medio, ya tenemos nuestra propia colección de microorganismos: el microbioma.

Una cosmética completa en el cuidado de la piel debe tener en cuenta este aspecto. Fruto de estos conocimientos ha surgido una revolucionaria cosmética viva, compuesta por nutrientes y microorganismos regeneradores y benéficos EMO que revitalizan la flora, cuidan y protegen la piel de los contaminantes externos, de la radiación ultravioleta, y de las altas y bajas temperaturas.

Los microorganismos regeneradores aplicados a los elementos naturales que forman esta cosmética inteligente proporcionan nutrientes resultado de la fermentación con los microorganismos EMO de los componentes de la mascarilla o crema. Estos aportan enzimas, aminoácidos, vitaminas y minerales que rejuvenecen y cuidan de la piel.

Esta nueva cosmética está compuesta de:

  • Microorganismos benéficos.

Los microorganismos EMO entran en los poros de tu piel y limpian las toxinas acumuladas renovando y rejuveneciendo tu piel. Por otra parte, gracias a su capacidad de intercambio iónico garantiza una penetración profunda de los elementos activos del producto, a la vez que elimina los iones de metales pesados y toxinas de la piel.

  • Arcilla de bentonita

Hidrata, nutre y rejuvene la piel. Ayuda a que la circulación de la piel mejore. Elimina residuos. Es de gran ayuda para tratar infecciones como el acné.

  • Extracto de semilla de uva (OPC)

Los antioxidantes del extracto de uva protegen las células de la piel de las moléculas inestables que pueden causar daños a las células sanas, sobre la piel y dentro del cuerpo. Este extracto contiene varios compuestos de plantas, incluyendo las proantocianidinas oligoméricas u OPC. Las OPC del extracto de la semilla de la uva contienen 20 veces el poder antioxidante de la vitamina E y 50 veces el de la vitamina C, protegiendo del daño solar.

Todos estos componentes, unidos a la acción de aceites esenciales, hacen que esta cosmética se convierta en una de las mejores opciones de proteger y regenerar la flora bacteriana mientras se hidrata y nutre la piel.

Si cuidamos de nuestra microbiota, esta cuidará de nosotros y de nuestra salud.

 

 

EMO BEAUTY de EMORGANIK

emorganik.com