Después de muchos años de práctica e investigación, DSH (Desarrollo SISTÉMICO Humano) ofrece un Nuevo Paradigma que enseña y muestra como poder tener relaciones y experiencias con las personas, que sean más nutritivas, satisfactorias y beneficiosas, para todos, en cualquier ámbito que estas se desarrollen. Este nuevo paradigma, «LA VISIÓN SISTÉMICA», está revolucionando el mundo de las inter-relaciones.

Hay que saber que un sistema es un conjunto de elementos relacionados entre sí para alcanzar un objetivo común. Todos nos movemos dentro de infinitos sistemas: el laboral, escolar, familiar, de pareja y sobre todo el que formamos con nosotros mismos, que quizá sea el más difícil de «lidiar». Muchas veces estas relaciones son tensas, insanas, perjudiciales, etc. A través de la experiencia hemos podido observar, como esta visión ofrece soluciones para mejorarlas y que además se mantienen en el tiempo.

El ser humano tiene que afrontar cada día dificultades que en ocasiones le generan a su vez una sucesión de otras dificultades, es lo que llamamos problemas. Se resuelve uno y aparece otro e incluso, a veces, se presentan varios a la vez. Algunos están marcados por factores externos que nos bloquean y nos generan cierta ansiedad y la mayoría de ellos, por no decir casi todos, llevan un «sello personal» debido a cómo procesamos esas dificultades, cómo las vivimos y como actuamos ante ellas.

Uno de los obstáculos fundamentales que nos encontramos, a la hora de entender que nos ocurre, es que no atendemos las señales de nuestro cuerpo, sus mensajes, sus símbolos, sus sensaciones, para apartar a un lado nuestras emociones e ignorarlas constantemente. Las personas de nuestro alrededor, que también intentan escapar de sus emociones, nos aconsejan que tapemos dichas señales, y para ello nos ofrecen diversión, medicinas o cualquier otra distracción con lo que nos enredamos en un consumo de inhibidores que nos llevan a una «ficticia felicidad» y a una sensación de vacío permanente.

Con la Visión Sistémica, basada en la metodología de Constelaciones Familiares de la Hellinger Sciencia, en ocasiones se investiga el pasado y el presente para poder caminar hacia el futuro. Las creencias heredadas, la propia experiencia familiar y la herencia sistémica, es la que en ocasiones no nos permite avanzar. Bert Hellinger afirma que «donde está la herida, está la sanación y esto requiere de una acción, la acción de ir y mirar está herida».

Nuestra tarea es acompañar a la persona a mirar situaciones donde tiene ciertos conflictos por resolver, la apoyamos para que descubra algo que la permita solucionarlo y así poder progresar. Nuestro trabajo se basa en escuchar con presencia y sin juicio.

Las Constelaciones Familiares permitieron descubrir, empíricamente, «principios o leyes» que cuando estos se respetan y cumplen, permiten que las relaciones se vuelvan cómodas, fluidas, beneficiosas y sanas para todos los componentes de un sistema. Se ha visto que el incumplimiento de estas leyes sistémicas, es una gran fuente de problemas y de sufrimiento.

Una de las necesidades básicas del ser humano es la de relacionarse. Las interacciones son necesarias ya que somos seres incompletos, con carencias y por ello dependientes de otros seres humanos. Cada vez que establecemos un vínculo creamos la posibilidad de generar un intercambio de energía, que puede ayudarnos a conseguir aquello que nos falta para aumentar nuestro bienestar, crecimiento y evolución.

Mientras estamos vivos estamos intercambiando continuamente y nos sentimos en paz, tranquilos y felices cuando este intercambio lo sentimos equilibrado.

En una relación conflictiva, esta herramienta nos permite mirar, observar y ver lo que está sucediendo inconscientemente. Qué está «fallando» en el intercambio entre los miembros del sistema, qué «principio o ley» se está incumpliendo, qué tensión está soportando cada elemento y además, cuál es la mejor solución para todos los implicados en ese sistema.

El problema lo racionalizamos, le damos mil vueltas, pero con ello solo miramos una parte de él, y nos perdemos otra. Cuando lo miramos desde las constelaciones, nos permite verlo desde fuera y ser espectador de nuestro propio problema. Con ello ves la totalidad y esto te permite poner foco en lo importante, tomar consciencia de todo el conjunto y abrir «una puerta» hacia la solución.

Esta «Visión Sistémica», permite un acercamiento a entender la base de esta metodología, su desarrollo, sus aplicaciones, así como su lógica y beneficios. Te invitamos a adentrarte en un «experiencia única» ver cómo funciona el inconsciente, aunque a veces sea incómodo o desconcertante. El crecimiento personal es un camino de descubrimientos y de diálogos internos que nos lleva a aprendizajes necesarios para nuestra evolución, tanto como herramienta de acompañamiento, como complemento de la que ya se tiene (maestro, psicólogo, asistente social, enfermero,… consultor, asesor, coach, abogado,…) o como posibilidad de tener una nueva profesión y si no se es profesional, permite al que quiera, analizar, observar y bucear en su inconsciente, para que encontrar los nudos gordianos que le impiden avanzar en la vida, para entender por qué y para qué nos ocurren siempre las mismas cosas, o nos encontramos con los mismos obstáculos, que nos impiden evolucionar.

Siempre te acompañaremos a que reconozcas la imagen que proyectas (personalidad) para defenderte del sufrimiento, a encontrarte con tus sombras, a bucear en tu interior, a potenciar tu asertividad, a conquistar tu centro, a descubrir los recursos que tú ya tienes, a que alcances una madurez con fuerza, confianza y energía para poder mejorar tu vida. En definitiva a ATREVERTE A SER TÚ MISMO.

Ángel de Lope Alemán
Director de «Desarrollo Sistémico Humano»
Didacta y Titular de la AEBH
Autor del libro:
«La Visión Sistémica en las Relaciones Humanas»
www.dshumano.com