El rescate del Vínculo Primal. Nuestro primer amor.

Parte 1.

En la interacción Madre – Hijo, se produce un dialogo por una vía secreta, la voz y los latidos del corazón de su madre, arrullan al niño con sus infinitos ecos, las blandas y firmes paredes del útero lo contienen, el cordón umbilical lo acaricia y lo roza, la cadencia del movimiento lo mece en una gozosa y atemporal dulzura indescriptible. Su olor, el perfume de su piel…

Esas primeras sensaciones de placer y cobijo marcan de manera indeleble nuestra percepción y nos encadenan a la eterna búsqueda del placer y el contacto frente a cuya carencia nos rebelamos desde lo más profundo del ser.

El mamífero humano continuará buscándolo, no se resignará jamás y pasará gran parte de su vida en la inconfesable esperanza de reencontrar de mil formas el añorado paraíso perdido de la vida prenatal y su prolongación posterior en los senos y el regazo materno.

Esta profunda experiencia desbordante en expresiones universales de nuestro mundo más desconocido, y simbólico no solo recreara y actualizara nuestra vivencia de infancia, sino que nos dispondrá a una apertura interna y madura de contacto con las fuerzas de la Tierra de la fecundación, la gestación y el parto, despertando nuestro más visceral instinto de conexión con la Vida.

En el Sistema Biodanza son propuestos ejercicios que eliminan las tensiones motoras, integran la identidad y amplían y sensibilizan la expresión humana. A través de las señales del cuerpo podemos percibir la presencia de stress, depresión, carencia afectiva, sexual, de contacto, etc. Estos factores provocan corazas sociales que jamás existirían en un animal dotados de mecanismos instintivos para eliminar la tensión.

Son muchísimas las personas que pasan gran parte de su vida invirtiendo grandes cantidades de energía para reprimir sentimientos y sensaciones de su vida infantil que no fueron resueltas, afectando su salud, y su felicidad. y resintiendo las relaciones con el entorno.

Es indispensable considerar el tema del contacto y los comportamientos emocionales a nivel social; importantísimo cuidar el Paraíso de nuestro mundo primero, recrearlo y disfrutarlo, y aprender el silencioso lenguaje de la caricia con el que podamos crear una comunicación en la transmisión del mensaje abriendo camino hacia un adulto feliz en nuestros niños con los que tenemos la responsabilidad y la gloria de acompañar en su crecimiento.

Biodanza en Masaje es una dulce y revolucionaria posibilidad para nuestros propios niños internos poco acariciados. Aprendemos el lenguaje de la caricia. Nos nutrimos en el efecto terapéutico de la ternura y el contacto amoroso. La propuesta es la de integrar, con un objetivo de libertad y revalorización, antiguas y modernas técnicas de masaje descubriendo las líneas de vivencia que conllevan (Afectividad, Vitalidad, Creatividad, Sexualidad y Trascendencia), aprendiendo vivencialmente a aplicarlas de una manera orgánica para activar con estos gestos de masaje las líneas que están inhibidas, de forma en que puedan despertar, fortalecer y optimizar cada una de las líneas de vivencia.

Otra de las extensiones más importantes de Biodanza es Biodanza Acuática porque actúa directamente sobre el psiquismo celular (lo que Rolando Toro llamó Inconsciente Vital)

Del agua provenimos y nuestras células recuerdan el templado rumor que nos mecía cuando similares a peces gozábamos inocentemente de la vida. El agua representa el abandono, el placer, el instante vivo, la regresión, la vivencia oceánica, sensación conmovedora de perder los límites del cuerpo físico para flotar en un fluido reconfortante y tranquilizador, sin espacio y sin tiempo.

Biodanza acuática es una de las más grandes propuestas de Rolando Toro para un mundo «carente de placer, afecto y enfermo de civilización» Esta extensión es una verdadera experiencia de renacimiento, que disuelve las corazas y reduce el nivel de estrés. No es sólo una experiencia de sensibilidad y emoción, también abarca un sentimiento afectivo y de ternura profunda.

Los sentimientos de revitalización y armonía, que derivan de la vivencia de Biodanza acuática, predisponen a las personas a nuevas formas de acción y de relación consigo mismas, con los demás y con la naturaleza»

Las sesiones de se realizan en una piscina, con agua a una temperatura constante entre 33º a 35º. Esta propuesta, con música, movimiento, grupo y con las condiciones especiales que nos ofrece el agua caliente, facilita que los participantes alcancen una vivencia oceánica, un estado de fusión con la totalidad.

«Carl Gustav Jung describió la vivencia oceánica como un estado de fusión con la totalidad. Las aguas han sido vinculadas en muchos pueblos al mito de la eterna juventud. El rejuvenecimiento hay que buscarlo en las fuentes de agua vivas. Jung establece relaciones profundas entre la experiencia con el elemento primordial agua, y la experiencia de lo originario.

La fusión con la totalidad cósmica y la fusión de los sexos opuestos a través de la inmersión en el agua, es una experiencia de lo originario, una condición mística.

Existe una gran poética del agua. El autor Gatón Bachelard en su libro «El Psicoanálisis del Agua. Purificación, muerte y resurrección.» Expresa la relación humana entre el mar y la madre nutritiva.» Rolando Toro

Los efectos de la Biodanza Acuática:

A nivel existencial:

• Fuente de vida

• Medio de purificación

• Renacimiento con amor

A nivel orgánico:

• Integración global de todo el cuerpo

• Renovación orgánica

A nivel psicológico:

• Disolución de tensiones

• Superación de los estados de angustia

• Elevación del humor endógeno (antidepresivo)

• Sentimiento de libertad – apertura a ser espontáneo

• Desaceleración psicomotora, disminuyendo el nivel de vigilancia (anti-estrés)

• Aumento de la capacidad de auto-curación, conexión con el Inconsciente Vital

• Capacidad para reencontrarse y tomar contacto consigo mismo

• Restauración del erotismo

Desde la más genuina y transformadora propuesta de Biodanza, la posibilidad de disolver la tensión creada en la infancia que inhibe la natural amplitud de nuestra percepción, posee la magnitud de un decisivo acto existencial.

Maite Bernardelle

Directora de la Escuela Hispánica de Biodanza. Sistema Rolando Toro de Madrid

www.escuelahispanicabiodanza.org