Te presentamos 6 canciones para Biodanza de entre las muchas que utilizamos.
Ellas nos darán una idea de algunos de los beneficios y modos de acción que tiene este sistema de crecimiento personal tan divertido y transformador.

 

Un leve acercamiento a la complejidad y estudiado mecanismo de esta apuesta por la vida plena creada por Rolando Toro Araneda.

¡Escucha estas 6 canciones para biodanza mientras lees este artículo!
(Pincha en el título de la canción para escucharla)

 

«HELLO, GOODBYE» (THE BEATLES)

Nuestra forma de caminar es un claro indicador de cómo nos sentimos y cómo somos. «La marcha es una expresión existencial» decía Rolando Toro.

En cada sesión solemos sacar unos minutos para rescatar nuestra forma de caminar más orgánica e integradora.

Si caminamos:
• con la mirada hacia abajo,
• la espalda encorvada,
• el pecho encogido,
• levantando poco los pies del suelo o incluso arrastrándolos,
• las manos en los bolsillos,
• portando objetos (maletín, mochila, bolso…),

muy posiblemente tenderemos hacia:
• el pesimismo,
• la tristeza,
• disminución del ímpetu,
• escasa capacidad de acción,
• escasa confianza en nosotros mismos.

Sin embargo, si caminamos:
• con la mirada hacia el horizonte,
• la espalda erguida,
• el pecho abierto,
• pasos más amplios,,
• manos y brazos libres haciendo todo su recorrido
• utilizando todo el pié (talón, planta y puntas por ese orden),
• sinérgicamente (alternando brazos y piernas, es decir cuando adelantamos el brazo derecho avanzamos la pierna izquierda y viceversa),

es bastante probable que llamemos a:
• el optimismo,
• la alegría,
• la autoestima,
• aumento del ímpetu,
• aumento de la energía para la acción,
• confianza en nosotros mismos y en la vida,
• la libertad.

Utilizamos, además de esta canción, muchas otras para caminar evocándonos: alegría, determinación, identidad, confianza…

 

«LA BILIRRUBINA» (JUAN LUIS GUERRA)

La Biodanza es un sistema de integración. Nos ayuda a armonizar nuestras diferentes dimensiones (pensar, sentir, actuar, cuerpo, contexto…).
Uno de los polos que ayuda a integrar la Biodanza es el de toma de iniciativa – adaptación. Ambas son habilidades esenciales en la vida.

La propuesta que realizamos con esta música se llama «Danza a dos en feed-back». Bailamos en parejas construyendo entre ambos una danza común en el acercamiento, alejamiento, giros…

Evita que nos mantengamos de forma extrema en la actitud de guiar al compañero/a, o por el contrario, en la de siempre dejarnos llevar.
El feed-back o retroalimentación («escuchar» la propuesta del compañero/a y responder de forma coherente con nuestro sentir) nos ayuda a equilibrar nuestra capacidad de proponer e inventar con la de ajuste, aclimatación o acomodo.

 

«HELLO DOLLY!» (LOUIS ARMSTRONG)

Permitirnos expresar coherentemente los diferentes matices de nuestra dimensión emocional es uno de los facilitadores de nuestra inteligencia afectiva.

La escasez de recursos expresivos o la parquedad que muchas veces no auto-imponemos por miedo al rechazo social juegan en contra de nuestra identidad.

El ejercicio para el que usamos esta música compuesta por Jerry Herman en su versión interpretada por Louis Armstrong, se llama «Danza rítmica expresiva». Nos ayuda a dar más coherencia y riqueza a nuestra expresión.

Nos invita a los movimientos expansivos y a transmitir, individualmente, lo que la canción nos deflagra con nuestro rostro y el resto del cuerpo.

 

«IF» (PINK FLOYD)

Igual que es importante en nuestra vida emprender con decisión y avanzar hacia nuestros objetivos vitales, también lo es adaptarnos a las diferentes situaciones.

Con la «Danza Libre de Fluidez» aprendemos con movimientos individuales, lentos, redondos y continuos a fluir con nuestro entorno.

En palabras de Rolando Toro: «La fluidez eleva la calidad de las relaciones humanas en los aspectos intelectual, afectivo y sexual. Como resultado aumenta la flexibilidad en la comunicación y la disposición a encontrar una solución a los conflictos cuando se presentan».

Lo que experimentamos, se gesta en el sistema límbico de nuestro cerebro (los orgánulos más relacionados con lo emocional) y el hipotálamo (la zona que coordina nuestras conductas esenciales para mantenernos con vida). Crea también un espacio de tiempo sin tiempo que contribuye a relajarnos y a la armonización orgánica.

 

PHOTOGRAPHS (NANA MOSKOURI)

Esta música nos susurra con dulzura y afectividad mientras nos reunimos en grupo, tomados de la cintura formando una «Ronda de Mecimiento».

¿Alguna vez te ha pasado estar completamente animado/a cuando tenías que descansar y poco energético/a cuando tenías que estar activo/a? Practicar regularmente la Biodanza ayuda a armonizar estas situaciones.

La Biodanza aporta equilibrio a nuestro sistema nervioso autónomo, aquel que controla las acciones involuntarias y que es de difícil acceso de forma consciente. Este se divide principalmente en:

  • Sistema simpático: el destinado a las actividades que requieren un gasto de energía, el que nos hace estar activos, alerta y preparados/as para cualquier eventualidad. Cuando lo tenemos activado nos da una percepción más realista y fortalece nuestra identidad. Utiliza la adrenalina y noradrenalina. En Biodanza lo cultivamos con actividades que implican movimiento físico en mayor o menor medida enérgico tales como las tres primeras que hemos descrito.
  • Sistema parasimpático: es el antagónico al simpático y es el encargado de almacenar y conservar la energía. Tiene que ver con la tranquilidad, el reposo, la renovación… Utiliza la acetilcolina. Nos puede estimular vivencias de entrega y de sentirnos en fusión con el todo.
  • Sistema nervioso entérico: controla el sistema gastrointestinal con neuronas que lo revisten.

Al incitar la Biodanza tanto al sistema simpático como al parasimpático en una secuencia muy estudiada, testada y precisa nos promueve nuestra capacidad para integrar la actividad y el reposo.

Con esta ronda de mecimiento entramos en esa parte parasimpática y nos induce una vivencia de pertenecer al grupo y a la humanidad e incluso un semi-trance liviano. Muchos otros ejercicios y canciones nos acunan por el territorio «colinérgico».

 

THE SCENT OF LOVE (MICHEL NYMAN)

Continuando con la fase de tranquilidad y entrega podemos acercamos poco a poco a la afectividad. Esta música la utilizamos para ejercicios de caricias de manos, generalmente en pequeños grupos.

El contacto es muy importante para nuestra felicidad e incluso para el mantenimiento de nuestra vida. Cuando acariciamos la mano de un compañero/a estamos estimulando vivencias de ternura, respeto y valoración.

Cuando éramos tan sólo un cigoto, se produjo una invaginación en la parte externa. De esa capa exterior se originó nuestra piel y de la invaginación nuestro sistema nervioso. Esto habla de la gran conexión que existe entre nuestra piel y nuestro sistema nervioso.

Cuando acariciamos establecemos una comunicación sin palabras muy profunda que nos recuerda la importancia de la ternura, del cuidado y nos fortalece la confianza en nosotros mismos, en las demás personas y en la vida.

[amazon_link asins=’8874475136,6202117249,8416765634′ template=’ProductCarousel’ store=’espaciohumano-21′ marketplace=’ES’ link_id=’6d446376-f5ca-4900-ba00-63a9acb3320f’]

Esperamos que hayas disfrutado de estas 6 canciones para biodanza.

Esto es sólo un acercamiento a lo que la Biodanza nos puede reportar.

Recuerda que si quieres practicar Biodanza sea realmente «Biodanza Sistema Rolando Toro» puesto que existen otras actividades llamadas Biodanza de más que dudosa calidad y honestidad. En la web de la Red de Profesionales de Biodanza: BiodanzaYa y en la Sala Neuronilla tienes garantías de ello.

David Díez Sánchez
Facilitador didacta de Biodanza Sistema Rolando Toro.
Sala Neuronilla
www.neuronilla.com
www.biodanzaya.com
www.biodanza.org