Quien más, quien menos estamos cansados de comprar zapatos de una calidad normalmente baja cuya procedencia desconocemos, asi como desconocemos tambien el efecto sobre el pie, la piel e incluso el propio cuerpo. Todos podemos comprobar lo inundado que está el mercado de este tipo de calzado.

Resulta por ello gratificante saber que la industria española del calzado, que tiene una larga tradición en la zona de Levante, no ha tirado del todo la toalla. Este mes nos pusimos en contacto con Martín Natur, una empresa que lleva desde el 2002 fabricando un calzado 100% made in spain, es decir que controla todas las fases de producion desde el principio al final, hasta el punto de convertirse en un referente mundial.

Nos dice Pedro Martín el fundador de la empresa: «Empecé a trabajar con zapatos naturales en 1995, cuando tuve la oportunidad de venderlos en Alemania bajo la marca Greenpace. En 1996 tuve la suerte de conocer Schomishc Ecopell durante la feria Biofach, en Frankfurt y tras conocer las ventajas que tenían estas pieles, en especial en los problemas de alergias, decidí hacer una colección propia para clientes con dichos problemas»
«Al principio no fue fácil pues las pieles estaban fabricadas para otros usos y tuvimos que adaptarlas para la fabricación de zapatos, pero al final conseguimos un gran producto».

Uno puede preguntarte ¿que diferencia los zapatos Martín Natur, de otros zapatos?
En primer lugar yo diría que el olor. Como consumidora puedo asegurar que al olerlos sabes que son unos zapatos diferentes. Esto puede tener que ver con que son totalmente de piel vacuna, sin tratamientos químicos, que traen de Alemania para ser fabricados después en Elche (Alicante). «Todos los zapatos están fabricados en Elche en donde podemos controlar todas las fases desde el desarrollo de los modelos a la producción final, dice Pedro Martín. Para la curtación de las pieles Ecopell usa solo extractos vegetales, sin sales de cromo, ni metales pesados, es decir, el proceso se lleva a cabo sin tratamientos químicos y las pieles tienes un alto nivel de transpiración. Todos están forrados de piel curtida que tienen extracto de Valonea, certificada en el 2011, por el instituto ECARF, como «ideal contra las alergias»».
Resulta muy tranquilizador saber tenemos en el mercado un producto natural e higiénico que permite una optima transpiración sin causar olores desagradables y que además reduce al maximo los problemas alérgicos, idóneos para pieles sensibles.
«Los consumidores de hoy necesitan información e inspiración, dice Pedro Martín. No quieren comprar cualquier cosa».
Pedro Martín tuvo que enfrentarse, como muchas otras personas, al problema que suponen las alergias en la piel, en su caso en la persona de un hijo y esto fue el detonante para lanzarle a la fabricación de una línea de calzado natural para paliar todas las molestias que este colectivo sufre y buscando que pudieran sentirse bien al ponerse un zapato natural.
Si consideramos que el zapato es el vehiculo sobre el que nos movemos y ponemos en acción la vida, veremos lo importante que es para todos, el poderse mover con tranquilidad, seguridad y garantía de que no estamos minando de alguna manera nuestra salud, de forma constante y continua. Son muchas las horas de convivencia con el calzado.
Y por otro lado estamos también sometidos a la tiranía de la moda: alzas/no alzas, tacones finos/gruesos, puntas redondas/puntiagudas. Sobre este tema nos decía Pedro Martín que no depender rigurosamente de la tiranía de las tendencias en moda, fue una decisión desde el principio porque perseguía «hacer zapatos libres de tendencias, basados solo en procesos de producción íntegros que dieran un resultado positivo, diferente y natural». Pedro lo, llama la «moda feliz», que es una manera de diferenciar sus productos, su filosofía, marcando la diferencia de lo que hasta ahora se ha llamado «lijo»: «El concepto de lujo está cambiando al son de los cambios socioeconómicos que estamos viviendo. Y está cambiando muy rápido. Para muchas personas el lujo ya no tiene un carácter representativo, es decir, ya no persiguen una marca para exhibirla, sino que empiezan a valorar mas la calidad, el origen de los productos y su utilidad, los beneficios que le pueda aportar. Estas nuevas actitudes están relacionadas también con la emergente actitud de consumo más responsable, una corriente que se está dando cada vez más en España: a día de hoy nos paramos unos segundos antes de comprar, valoramos, vemos si realmente merece la pena, si la marca va o no va con nosotros».
Martín Natur no solo cumple con unos estándares de calidad natural y ecología sino que también podría encuadrarse en la filosofía emergente en estaña de «negocio justo». Un «fair trade», está relacionado con modelos de empresas fiables, no solo por el producto, sino también desde el medioambiente hasta los trabajadores, proveedores y por supuesto clientes. Un negocio justo hace honor a esta designación en cada punto de la cadena de producción y en todo su ámbito de relación.
«Poder ver con mis propios ojos la cara de felicidad de muchos de mis clientes a la hora de adquirir nuestros productos, la forma en que esperan la llegada de la nueva colección, no tiene precio» , dice el fundador de la marca Pedro Martín, «al fin y al cabo, me empeñe en hacer un zapato de la mayor calidad posible para personas con problemas en los pies, y hemos terminado sirviendo a un colectivo que no esperábamos: aquellas personas que prefieren pagar un poco mas por tener calzado de mayor calidad, cómodo y duradero».

Espacio Humano

www.martin-natur.com