Una cosa es el yoga; y otra, diferente, el yoguismo. Igual que nada tiene que ver el juego de ajedrez con el de la damas, lo mismo sucede entre el yoga y el yoguismo.

El yoga es una senda hacia la libración de la mente; el yoguismo es una gimnasia exótica sin sentido espiritual.

El yoga es un método de mejoramiento humano y autodesarrollo; el yoguismo es postureo, exhibicionismo y vacío contorsionismo. El yoga es el eje espiritual de la India y de muchos sistemas de autorrealización de Oriente; el yoguismo es un culto a la flexibilidad y la afirmación del ego. El yoga es desapego, ecuanimidad, lucidez y sosiego; el yoguismo es apego al cuerpo, aferramiento a la imágen, ofuscación y tensión.

El yoga es un camino hacia adentro y humildad; el yoguismo es la obsesión por las apariencias y el envanecimiento.

El yogui jamás alardea; el yoguista no deja de hacerlo. El yogui trata de desapegarse de la corporeidad y solo la utiliza como herramienta de evolución consciente; el yoguista se envanece de su elasticidad y utiliza la corporeidad para alardear.

El yoga forma parte de la misma esencia espiritual y milenaria de la India; el yoguismo es una invención de los mentores hindúes que llegaron hace unas décadas a Occidente con la intención de mercantilizar y rentabilizar el yoga físico y lo falsearon y distorsionaron. El yoga es una joya de valor incalculable; el yoguismo es pura bisutería.

 

El yoga es el primer método de mejoramiento humano del Orbe. Es una técnica espiritual y un método de autoconocimiento, desarrollo interior y evolución consciente.

No es postureo, ni acrobacia, ni contorsionismo, ni culto obsesivo al cuerpo ni envanecimiento de flexibilidad. Es el eje espiritual de Oriente y su alcance es excepcional.

 

Ramiro Calle
Director del centro Shadak

Autor  de «El Gran libro del Yoga», «Yoga, el método Ramiro Calle» y «Aprende Yoga» (Libro+DVD) entre otros

 

www.ramirocalle.com