Tóxicos en casa: cuáles son y cómo evitarlos

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

¿Alguna vez ha notado dolor de cabeza o mareo al usar algún producto químico en la limpieza del baño o de la cocina?

Los productos de limpieza liberan sustancias tóxicas que pueden afectar a nuestro bienestar y al medio ambiente, pero no son los únicos. Nuestros hogares están llenos de químicos que ponen en riesgo cada día nuestra salud

En los materiales con los que ha sido construida nuestra casa, en los embalajes del televisor, en el ambientador, en el antimosquitos,… Los productos tóxicos entran cada día en nuestro hogar y lo hacen con formas bien distintas. Somos nosotros mismos los que les invitamos e introducimos los tóxicos en casa sin darnos cuenta.

En la Unión Europea existen más de cien mil sustancias químicas industriales que en gran parte de los casos tienen un efecto nocivo sobre nuestra salud: irritaciones, alergias, problemas neuronales, digestivos, renales; dolores de cabeza, alteraciones del sistema endocrino y reproductor, cáncer… Estas sustancias pueden ser absorbidas por nuestro organismo cuando tragamos, respiramos, a través del contacto con la piel o los ojos.

Los niños sufren un riesgo especial ante las sustancias tóxicas que ‘habitan’ nuestras casas

Nadie es inmune a esta intoxicación, siendo los niños los que sufren un riesgo especial.

Cojamos por ejemplo un producto de limpieza de los habituales: tenemos en nuestra mano, entre otros componentes, formaldehído, una sustancia cancerígena, compuestos orgánicos volátiles, que son irritantes y alérgenos, y colorantes y perfumes sintéticos, que también son alérgenos. El antipolillas contiene paradiclorobenceno, otro cancerígeno. Los insecticidas contienen piretrinas, que son alérgenos e irritantes, y organofosforados, irritantes.

La lista continúa y es muy larga: productos caseros como detergentes, pinturas, para limpiar el suelo y los muebles, para cristales, madera, metal, hornos, servicios y desagües pueden contener productos químicos peligrosos como amoníaco, ácido sulfúrico y fosfórico, sosa cáustica, cloro, formaldehido y fenol.

  • Los ambientadores
  • Artículos de dibujo y manualidades como rotuladores, pintura y pegamento también pueden contener materiales tóxicos, especialmente para los niños.
  • El mobiliario y accesorios del hogar, como moquetas, cortinas, pintura o papel en las paredes y algunos muebles son potencialmente peligrosos porque pueden haber sido tratados con productos químicos. Por ejemplo, unos días después de entrar en nuestra casa las moquetas nuevas emiten compuestos orgánicos volátiles, productos químicos asociados con la fabricación de moquetas que pueden ser dañinos para los seres humanos y para el medio ambiente.
  • Las cocinas de gas y leña y las estufas de queroseno también pueden emitir productos químicos peligrosos.
  • Las sartenes antiadherentes tienen compuestos perfluorados, como el teflón (con la sustancia tóxica PFOA O PFO). Puede ser causante de enfermedades como el cáncer, y provocar trastornos neurológicos, por ello desde 2017 el PFO está prohibido en la Unión Europea. Pero el reglamento europeo establece una moratoria hasta 2020 y en algunos casos, como el de los semiconductores, se ampliará hasta 2023.  Por ello si vas a comprar una sartén salvo que la sartén especifique que es PFOA Free, y la compramos antes de 2020 seguramente tendrá PFOA.  Hay sartenes sin PFOA o PFO algo más caras pero sin duda más sana y duraderas. (Como estas SKK en Amazon)
  • Los materiales de construcción no se quedan fuera de este listado. El conglomerado, los aislantes y los objetos de madera con tratamiento especial para hacerlos resistentes a la lluvia (como muebles de jardín y vallas), también pueden ser peligrosos para la salud.
  • Igualmente, algunos juguetes y columpios y otras construcciones para jugar fuera de la casa pueden haber sido tratados con químicos, fabricados con plásticos tóxicos o incluso incluir materiales peligrosos.

Las alternativas a los tóxicos en casa

Existen alternativas a los productos tóxicos en casa que son más económicas y menos tóxicas.

  • El limpiacristales puede ser reemplazado por una botella de spray con 1/8 de taza de vinagre blanco y una taza de agua, y con papel de periódico para limpiar las ventanas sin dejar residuos de pelusa.
  • El desatascador de cañerías puede ser bicarbonato y vinagre vertido por la tubería, seguido de agua hirviendo.
  • Un limpiador muy efectivo es el agua muy caliente mezclada con jabón líquido, que incluya una cucharilla de vinagre blanco o zumo de limón si hay grasa.
  • Para limpiar las superficies de la cocina y del baño podemos disolver cuatro cucharadas de bicarbonato en un cuarto de agua tibia, o bien el bicarbonato con una esponja.

Buenas costumbres

Además, para amortiguar los efectos de estas sustancias tóxicos en casa, existen algunas conductas que nos pueden ayudar:

  • En primer lugar, limpiar nuestra casa con productos biodegradables.
  • El papel higiénico debe ser sin blanquear ni colorear, ya que para blanquearlos se utiliza un producto que librea dioxinas, que puede ser cancerígeno y provocar alteraciones en el sistema endocrino y reproductor.
  • Utilizar ropa de algodón o hilo, sin colorantes sintéticos que liberan dioxinas o formaldehído.
  • Priorizar la energía eléctrica sobre la que proviene del gas.
  • Si no hemos utilizado grasas, lavar los cacharros de la cocina con agua pura, sin detergentes…

Gabriela Tabarés

www.reforesta.es

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

4,6 minutos de lecturaActualizado: 25/03/2024Publicado: 20/11/2012Categorías: ECOLOGIA, Salud NaturalEtiquetas: , , , , ,

Comenta este artículo