Da igual que sea tu mujer, tu hijo, tu padre, o tu amiga… la realidad es que hay alguien a quien quieres mucho y que tiene cáncer; quieres ayudarle y te sientes perdida.

Aprender a ayudar es una gran asignatura de la vida a la que sólo nos enfrentamos en momentos de crisis.

Como repiten nuestros clientes: “nadie te prepara para un diagnóstico de cáncer.” Por eso en este artículo voy a compartir contigo dos herramientas de ayuda que me parecen fundamentales: los estilos de afrontamiento y los lenguajes del amor.

Los estilos de afrontamiento son los esfuerzos mentales, emocionales y las cosas que realizas con la intención de hacer frente a las situaciones que te desbordan… como en la que estáis ahora. Reflexionar sobre la forma en que la persona a la que quieres hace frente a sus problemas te va a permitir conocerla mejor y apoyarla en su camino sin querer cambiarla. También podrás saber si lo que está haciendo “es adecuado” o no. Para ello, te propongo que te pongas en sus zapatos y contestes a las siguientes preguntas:

  • ¿Se centra en el diagnóstico y no para de darle vueltas… o se enfoca en las posibles soluciones y en cómo llevarlas a la práctica?
  • ¿Se vuelca en conocer todas y cada una de las vertientes del cáncer… o prefiere darle la espalda y dejar que el tiempo, o los médicos lo resuelvan?
  • ¿Es positiva y está segura de que hay una solución… o solo ve lo negativo y está segura de que no hay esperanza?
  • ¿Es de las personas que minimiza la importancia del cáncer y sus tratamientos, o está tan ansiosa que no puede ni dormir?
  • En general, ¿está dispuesta a salir adelante pase lo que pase… o se rindió antes de empezar?

Hecho este pequeño test, te diré también que no existe la fórmula perfecta, aunque sí hay unas formas más eficientes para abordar el cáncer y sus tratamientos que otras. Fíjate que, en general, los mejores pronósticos se dan en las personas con espíritu de lucha y en aquellas que niegan la importancia de la enfermedad pero que aún así siguen todas las prescripciones médicas. Lo 67 peores pronósticos son los de las personas que sienten que su sentencia está escrita y será fatal hagan lo que hagan. Entre medias, podemos encontrar todo tipo de estilos y lo más probable es que vayan evolucionando conforme lo hacen la enfermedad y sus tratamientos.

¿Crees que su estilo de afrontamiento le sirve y está cumpliendo con los tratamientos y prescripciones médicas? ¿Está haciendo todo lo que puede y sabe para seguir avanzando? ¿Busca ayuda cuando la necesita? Si es así, apóyala y estate con ella para acompañarla a su manera, aunque no sea la tuya. Pero si no es así, necesitarás conocer los lenguajes del amor.

La teoría de los lenguajes del amor se basa en la idea de que cada uno entendemos y comunicamos el amor de una forma distinta. Podemos utilizar un poquito de cada lenguaje, o estilo, pero siempre habrá uno o dos que prevalezcan. Son autoexplicativos, así que solo los enumeraré:

  1. Expresarlo verbalmente: decir “te quiero” y otro tipo de expresiones cariñosas.
  2. Mostrarlo con gestos y caricias.
  3. Hacer cosas por la persona querida.
  4. Hacer regalos.
  5. Pasar juntos tiempo de calidad.

Una vez más, el estilo que importa es el de la persona a la que quieres ayudar. Y es que, aunque el tuyo te resulte más fácil, no es el que ella entiende mejor. Así que párate, piensa, observa e identifica su lenguaje. Y con su propio lenguaje anímala a cambiar su estilo de afrontamiento.

Si tienes éxito, enhorabuena, ambas habéis avanzando en vuestra relación. Si no, será el momento de usar lo que ahora sabes para proponer la ayuda de un profesional especializado, el psicooncólogo.

 

Olga Albadalejo Juárez

Socia Fundadora en Salmah, centro oncológico integrativo y participativo

centrooncologicosalmah.com