La magia siempre está. No debemos buscarla fuera, si no dentro de nosotros mismos donde la tenemos normalmente dormida. La magia realmente es la maravilla de la vida; nos conecta con la juventud, con el camino y el sendero que todos tenemos dentro nuestro y en el que realmente no confiamos.

La magia son las conexiones de las energías motrices del Universo y de los cuatro elementos fundamentales: fuego, oxígeno, tierra y agua. Excepto el aire, porque es la mentira, y la magia es el fluir de la energía, por lo tanto, es verdad.
La magia es el sendero de la alegría, de la ilusión, de la transmisión. No tiene nada que ver con la brujería. La magia es el despertar a la juventud, el placer de vivir desde lo sutil desde una armonía inalcanzable pero existente en el Universo.
Ser mágicos es estar seguros de nosotros mismos. Esto nos lleva a desempeñar grandes labores en la vida, desde la alegría, el bienestar y realmente desde la juventud. Estamos tan desconectados de nosotros mismos que no podemos darnos cuenta de que la magia realmente está dentro nuestro, y no la hemos explotado.

¿Cómo nos puede ayudar la parte esotérica y energética?
Somos un 50% masa y un 50% energía. La masa se mueve por la lógica y el cuerpo físico. Tenemos una propulsión de energía sobrante muy vinculada con el sentimiento, que a nivel externo es toda la parte de energía, nivelada por un universo energético (no físico y tangible) y en este mundo es donde se encuentran las magias.
Tenemos que ver que la vida es un binomio de acción y materialización. La acción la pone el cuerpo y la materialización nuestra parte energética. Tenemos que fusionar ambas porque si predomina una iremos cojos. Tenemos primero que trabajar una cosa, intentando también cambiar conductas en nuestro movimiento, en nuestro avance, en nuestro saber estar. Es importante que no olvidemos que tenemos un cuerpo, que tenemos un pensamiento y solo nosotros somos los dueños de nuestro destino.
Hay veces en la vida en la que una persona ve su inteligencia mermada y siente que no consigue realizar su capacidad, y pierde el rumbo. La inteligencia fracasa cuando no es capaz de ajustarse a la realidad, de comprender lo que pasa, cuando desaprovecha las oportunidades, cuando decide amargarse la vida… Con frecuencia las circunstancias, las experiencias, limitan los recursos intelectuales de una persona, su capacidad para enfrentarse con la vida.
La inteligencia bien dirigida permite resolver problemas y salir bien parados de la situación en que estemos, ser felices.

¿Qué tipo de magia trabajamos nosotros?
Venimos de una escuela que parte del Método TRCD (Técnica de Reequilibrio Corporal DAMUN) y trabaja la globalización del cuerpo. Y ahora estamos metiendo la magia, pero para nosotros el mayor santuario de adoración es el cuerpo.
Con los trabajos de magia a diferencia del reequilibrio corporal TRCD, la persona no pasa por un proceso emocional, sino que hace un proceso energético; no estamos trabajando la emoción, sino el universo energético. Son independientes Yo me movilizo, pero son diferentes frecuencias, diferentes horizontes.
Con la magia trabajamos sobre todo limpiezas energéticas para sacar lo que nos bloquea del pasado, el saco de patatas que llevamos al hombro y que no nos deja vivir el momento con libertad ni abrirnos a las oportunidades de la vida. Talismanes para mejorar la salud, y hechizos para lo que queramos atraer en el momento. La alta magia, bien hecha, nos pone jóvenes.

¿Siempre funciona la magia?
La magia siempre funciona, pero se necesita estar abierto para que la petición llegue al individuo. Si estamos cerrados totalmente no habrá nada que pueda entrar. Estar abierto a la magia no es creer en ella si no estar preparado y tener el halo receptor limpio.
La magia es la energía que está en el espacio, limpia y pura, alcanzable para nosotros. Si el campo magnético está más limpio tendremos más fuerza para atraer la magia de la vida a través de los Síes, la oportunidad y el avance.
Si estamos rodeados de Noes, el halo no sube, está en los tobillos, hay que desenrollarlo.

Ejercicio para subir el campo magnético: Para dormir nos pintaremos un topo blanco en cada tobillo. Cada mañana durante 20 días de lunes a viernes encenderemos una vela blanca, verbalizando: “Yo subo mi halo de Energía hacia el sí, la vida y la positividad”.
En este tiempo algo tiene que cambiar en nuestras vidas. Si no es que no hemos podido subir el campo magnético y conviene que alguien nos haga una limpieza para poder trabajar con hechizos para atraer la magia a nuestra vida.

La magia: una ayuda
Muchas veces nos sentimos paralizados, bloqueados y con dudas; esto nos lleva a una gran desolación interna de la que queremos salir. Sin embargo, nuestra mente sigue ahí, dando vueltas y más vueltas a lo mismo, pero podemos optar por buscar ayuda.
Una de las ayudas es saber más de nuestro futuro, siempre asumiendo que los únicos que podemos modificar nuestro futuro somos nosotros mismos, con nuestras actitudes mentales y nuestra acción en la vida.
Es ahí cuando nos dicen la POSIBLIDAD de lo que podemos hacer y obtener si NOS MOVEMOS, ya que si estamos esperando, nada va a pasar.
Por eso es bueno coger la información, elaborarla, y avanzar desde la acción.

Tenemos que tener en cuenta que siempre el trabajo con la magia hará un 33% del proceso; otro 33% lo debe hacer la persona en la vida para lograrlo, y el 33% restante es lo que el Universo tiene para cada uno.
Quiero puntualizar que cuanto más metamos la cabeza, y más nos obsesionemos con un tema que anhelamos conseguir, más lo alejamos. Las cosas llegarán a nuestro camino cuando estemos realmente preparados para asumirlas, y no preparados a nivel mental, sino cuando estamos realmente preparados a nivel corporal, para asumir ese cambio en nuestra vida. No aparecerá ni antes ni después. Pero a veces esa oportunidad viene como una ráfaga de luz que pasa por delante un instante, ¡Zas! Y se va, tan rápido como vino. Está en nuestra mano cogerla cuando aparece. La magia es esa cosa efímera.
Eso es la real magia; la magia a veces es eso que parece que nunca acontece y en un momento sucede. ¡Eso es mágico! Pero para que llegue necesitamos despertar a la vida, a la conciencia. Tenemos que ver que perdemos mucho por el camino, y una de las mayores pérdidas es la desolación con nosotros mismos, que yo creo que no hay remedio externo que me de esa fuerza.

Limpieza para conectar con nuestro foco de poder: Llenamos la bañera con agua tibia, agregamos un poco de sal y de pimienta. Nos sumergimos de cabeza a pies, pelo incluido, 3 veces. Nos secamos con una toalla negra. Esto nos va a sacar todo lo denso del alma y conectaremos con nuestra propia ilusión.
Este trabajo se hace 1 día, se deja descansar 2 y luego otra vez, durante 10 días, de lunes a viernes.

Al trabajar la magia nos sentiremos más libres, sin prejuicios ni juicios externos, más centrados en nuestro camino, en lo que hemos venido a vivir. La vida es un avance constante que nos lleva a estar en nuestro eje y a ser felices.

Azucena Astral
Belén Aragón Pellicer
Lcda. Ciencias Biológicas
Reequilibradora Corporal TRCD
Estilismo y Peluquería Emocional
www.newstyle.com.es
www.tarotazucena.com

Bibliografía:
Vértebras quánticas o mentales. Maria Gemma Sáenz. Ed. Mandala
La juventud Corporal I. Maria Gemma Sáenz. Ed. Mandala
Revista Training for Life. Maria Gemma Sáenz