Por qué te duele la Espalda

Cuando se habla del dolor de espalda, la mayoría de las personas ponen mucho más énfasis en el síntoma, ignorando que es más útil saber o poder acceder a la información que nos pone en contacto de una forma práctica sobre qué factores físicos, externos, gestos o posturas dan lugar a las disfunciones de la columna vertebral. Permitirme ofreceros un resumen muy práctico que os facilitará ir más allá de vuestro síntoma y así poder determinar con más exactitud el origen de las lesiones. Algunos de los factores aquí expuestos pueden estar combinados o actuar de manera aislada.

Factores físicos

♥ Lesiones musculares: contracturas espasmódicas (repentinas) o reflejas (por una protusión o hernia discal), que dan lugar a una postura antialgica, flexión del tronco hacia adelante o incapacidad de mantenerlo recto, falta de tono abdominal.

♥ Lesiones articulares: incluyen disfunciones en cadera, hombros, tobillo, bóveda plantar, etc… todo ellos causan limitación del rango de movimiento.

♥ Lesiones de asimetría corporal: un hombro más alto que otro, una pierna corta o larga, una cabeza protuida, es decir, vencida hacia adelante, etc… Estos factores, producen alteraciones en el equilibrio de la columna, como cifosis, escoliosis, hiperlordosis.

Trastornos orgánicos

♥ Variaciones en el peso, obesidad o delgadaz, osteoporosis, pérdida de densidad de la masa ósea, que afecta a la función de soporte del cuerpo, que realiza el hueso.

♥ Reumatismos: Artrosis, que es una degeneración de las superficies articulares. Artritis, inflamación crónica articular. Ambos afectan a la función estática y dinámica del cuerpo y la columna.

Trabajo

El trabajo determina cuál es el gesto, postura corporal que utilizamos diariamente, lo cual pone en juego por exceso o defecto, unos determinados grupos musculares o articulaciones, con las repercusiones posteriores.
El agotamiento laboral, las alteraciones del ritmo de trabajo, como los cambios de turno, ejecuciones demasiado rápidos o lentas de las actividades laborales, la ausencia del descanso suficiente…
El exceso de stress laboral, los conflictos laborales, así como el caso de actividad-paro o jubilación son de tener en cuenta en la salud de la espalda.

 La actividad deportiva

La hiperactividad deportiva, que no tiene en cuenta la adaptación progresiva al deporte, es el caso de los deportistas de fin de semana, que los lunes presentan molestias desde banales- agujetas a serios- lumbalgias agudas, esguinces de tobillos, tendinitis de rodilla u hombros, etc. que alteran el equilibrio fisiológico de la columna vertebral.

Posturas

Las posturas determinan las posiciones de equilibrio de la columna influyendo en la capacidad o incapacidad que tenemos para visualizar nuestro cuerpo en el espacio.

♥ Postura sentada: provocan malestar si estan mantenidos largo tiempo, por ejemplo, apoyado o inclinada sobre una sola pierna, en torsión de espalda, piernas cruzadas, sentados en posición curvada, es decir, haciendo giba.

Postura de pie: la exageración de las curvas vertebrales, venciendo el tronco hacia adelante (hipercifosis) o llevándolo hacia atrás (hiperlordosis), comprime de manera crónica las articulaciones vertebrales.

La postura de rodillas, mantenida largo tiempo, no es sana, ya que provoca presiones en la rótula que afectan al reblandecimiento del cartílago rotuliano, esto se conoce como condromalancia. Esta disfunción puede ser más tarde el origen de algunas lesiones de cadera o lumbares.

Las posturas sobre el vientre son nefastas mantenidas mucho tiempo, ya que necesitamos tener girada la cabeza con el consiguiente estrés por torsión de la columna cervical a largo plazo, artrosis, protusiones y hernias cervicales.

Gestos o movimientos

Los gestos nos van a indicar como el uso en movimiento de nuestro cuerpo, incidirá positivamente o no, sobre el bienestar de nuestra espalda.

En el trabajo y en casa: los gestos realizados automaticamente, sin tener en cuenta como los realizamos. Un ejemplo: tirar o empujar objetos (muebles, maletas, bebes, personas mayores, impedidos, …), los gestos al realizar tareas de bricolaje. Tareas que implican el uso inadecuado de la cintura escapular (hombros, brazos, dorsales altas), provocando contracturas y molestias entre los omoplatos. Gestos frente al ordenador que tensionan el cuello y hombros, músculo, trapecio, así como la base del cuello y la nuca.

Los gestos al practicar deportes u otras actividades como yoga, pilates, danza, … necesitan de una perfecta corrección o, si no pueden dar lugar a lesiones en primer lugar, agudas y después crónicas que afectan a la columna. Es muy normal en la consulta encontrar de vez en cuando, patologias realizadas a la práctica de estas actividades. Mi recomendación es cuanto menos numerosa sean las clases mejor, sobre todo si se es principiante, o sufres de alguna dolencia en particular.

Factores externos

Son muy importantes ya que su mala adaptación produce tensión en la musculatura de la espalda. Ejemplos:

En casa: sofás demasiado usados, camas demasiado duras/blandas, almohadas demasiado finas o voluminosas, las escaleras empinadas o peligrosas en chalés o duplex, la mala iluminación que provoca accidentes o golpes fortuitos.

En el trabajo: el mobiliario es determinantes, mesas demasiado altas/bajas, sillas no reguladas en altura, asientos demasiado duros, las cargas pesadas mal manejadas. Todos estos hándicaps, pueden suponer lesiones a largo plazo para nuestra espalda.
Para practicar con el ejemplo: la camilla, así como la silla de mi consulta son hidraúlicas, lo que me evita forzar mi espalda en cada movimiento.

En el coche: pueden provocar disfunciones que afectan a largo plazo a la espalda. La mala regulación del asiento del conductor, el respaldo, el reposacabezas. También la amortiguación defectuosa del vehículo. El aire acondicionado fuerte, etc..
No estaría de más tener en cuenta algunos factores externos relativos a cuestiones muy cotidianas como, al hacer la compra; las bolsas demasiado pesadas, en personas que sufren de trastornos cervicales y hombros, crean una tensión extra que se repite diariamente. Si sufres de esta zona, te aconsejo repartir muy bien las cargas por cada brazo, y no llevar más de 1,5 kg por mano.

Factores emocionales

El stress, señalaría que es el más determinante de todos en la creación del dolor de espalda, ya sea en cualquiera de las 4 áreas principales de nuestra vida personal, profesional, de pareja y familiar.

♥ El cuidar a una persona enferma o responsabilizarse de su bienestar sin apoyo de otros, como puede ser la pareja, familia, amigos, etc. puede pasar factura, cuando esta persona enferma ya no nos necesita.

Los estados depresivos también inciden negativamente en nuestro sistema músculo- esquelético, y dan lugar a somatizaciones. Estos dos últimos factores, y sobre todo el primero, es algo muy normal en consulta.

Todos estos factores son tenidos muy en cuenta a la hora de establecer un tratamiento osteopático adecuado ya que pueden ser determinantes en la salud de nuestra espalda. Se hace necesario pues, saber cómo los factores internos, externos emocionales, gestos o posturas nos condicionan diariamente.

Eutiquiano Endje
Osteopatía, Reeducación Postural
Terapia craneosacral
www.cuerpozen.com