Las especias están presentes en la mayoría de nuestros platos, casi sin darnos cuenta, forman parte de nuestra cultura.
Las especias ofrecen una gran variedad de sabores y también propiedades saludables.

¿Por qué son buenas?

Los beneficios que aportan las especias son múltiples, sus aceites son agentes antimicrobianos naturales que ayudan a conservar los alimentos y consiguen eliminar microbios.

Según el Dr. David Heber (Universidad de California), las especias poseen varias sustancias, sin embargo, sus principales beneficios se deberían a los polifenoles, un tipo de antioxidantes con diversas cualidades: evitar el daño celular, aliviar la inflamación o modificar el metabolismo.

Condimentar con especias a tus platos no sólo te aportará antioxidantes, sino que te permitirá utilizar menos sal, azúcar y grasa sin que tus platos pierdan sabor, además, dan sensación de saciedad y eso ayudará a tu dieta y te hará comer menos.

Las especias pueden utilizarse de muchas maneras: se puede usar el aceite esencial, su extracto o incluso su infusión, aunque en general bastaría con que las utilizases para condimentar tus platos con más frecuencia.

Aquí os dejamos algunas de las principales especias y sus beneficios para la salud:

Canela – Diabetes

Bastaría tomar media cucharadita de canela molida al día en los alimentos para disminuir los niveles de glucosa en la sangre: esta especia incrementaría la sensibilidad a la insulina, lo que permitiría aprovechar y controlar mejor la glucosa.
Tan sólo media cucharita puede ayudar a disminuir también los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Se usa contra resfriados, gripe y bronquitis por su fuerte efecto como estimulante calorífico.

Es utilizada como tónico estomacal ya que facilita el buen funcionamiento del sistema digestivo ayudando a la expulsión de gases y a combatir las náuseas, los vómitos y las diarreas. No conviene a las personas que sufren de úlcera gastroduodenal. En dosis altas puede provocar alteraciones nerviosas. Una forma de incorporar la canela podría ser añadiéndola en alimentos tales como el café, té, zumos, cereales o tostadas y chocolate con y sin leche.

Salvia – Dolor muscular

Aplicar compresas de salvia o tomar su extracto ayudaría a aliviar la inflamación y el dolor musculares casi tan bien como los analgésicos. La salvia es rica en ácido ursólico, una sustancia con poderosos efectos antiinflamatorios y analgésicos. Alivia los síntomas de la menopausia, posee propiedades antisépticas y también es útil en casos de gingivitis (inflamación de las encías) y aftas bucales.

Cúrcuma – Arteriosclerosis

La cúrcuma posee curcúmina, sustancia que impediría la acumulación de colesterol en las arterias, evitando que se vuelvan estrechas y rígidas, por lo que reduciría el riesgo de arteriosclerosis y otros problemas como ataque cerebral.
La cúrcuma no es de fácil absorción para el organismo humano, sin embargo, dicha absorción mejora considerablemente si se ingiere con pimienta negra, como en el curry y con aceite de oliva.

Tomillo – Antiséptico

El tomillo es rico en thymol, un antiséptico natural de amplio espectro. El aceite de tomillo puede usarse para tratar infecciones tópicas de la piel, y su infusión serviría como enjuague bucal, ayudando a prevenir caries y mal aliento.
Además, ayuda a la digestión, a combatir el exceso de sudor en manos y pies y es un relajante estupendo cuando hay  cansancio o pesadez en general.

Jengibre – Artritis y memoria

Las propiedades del jengibre son altamente utilizadas en el sistema de medicina Ayurveda para tratar inflamaciones y reumatismo, es anti-inflamatorio y un buen aliado contra la artritis.
El Jengibre es una rica fuente de magnesio, manganeso, cobre y vitamina B6, además de poseer gingerol que es un potente inhibidor de la síntesis de Oxido Nítrico, en otras palabras, tiene potentes efectos antioxidantes.
Sus antioxidantes estimularían la producción de neurotransmisores relacionadas con la memoria y el procesamiento de datos.

Romero – Anticancerígeno

Desde hace mucho tiempo se utiliza para el alivio de los dolores musculares, para curar heridas y hasta para elevar el ánimo. Y ahora, la Universidad Estatal de Kansas encontró que el romero posee antioxidantes que reducirían el riesgo de cáncer colorrectal. De acuerdo con el profesor Scott Smith, «Añadir romero a la comida reduciría el riesgo de desarrollar de tumores, pues neutralizarían los cancerígenos provenientes de la carne y otros alimentos».

Azafrán – Antidepresivo

Conocido desde la Antigüedad como remedio a todos los males, el azafrán, era empleado comúnmente para luchar contra la depresión ligera o moderada, tenía la reputación de traer alegría y sabiduría.
Contiene sustancias que estimularían la producción de neurotransmisores, como la serotonina, que mejorarían el estado anímico de los pacientes.

Albahaca – Asma

La albahaca contiene sustancias antiespasmódicas y antiinflamatorias que relajarían las vías respiratorias y los bronquios, permitiendo una mejor respiración en pacientes con asma. También indicada en los casos de estrés provocado por un exceso de trabajo intelectual y para calmar la tos espasmódica (tipo tosferina) y, debido a esta propiedad calmante, desde la antigüedad ya se utilizaba en crisis epilépticas.

Chile o Cayena– Cardioprotector

Los mayas usaban el chile como un producto de belleza para cuidar la piel. Durante cientos de años, el chile se ha usado para calentar los pies en los climas fríos y estimular la circulación. Ha sido muy popular para combatir los catarros y gripes. Algunos estudios han reconocido que la capsaicina se podría usar para el tratamiento del asma, la artritis y las quemaduras severas. También se ha asociado a la prevención de la hipertensión y de otras enfermedades cardiovasculares: la capsaicina, sustancia que da el picor a los chiles, ayudaría a prevenir infartos. Evitaría que el colesterol se acumulara en las arterias, estrechándolas y volviéndolas rígidas, lo que evitaría diversos problemas cardiovasculares como hipertensión e infartos.

Anís – Antiviral

El anís contiene diversas sustancias, identificadas como ligninas, las cuales serían efectivas para combatir infecciones por virus, pues ayudaría a controlar la propagación del virus dentro del cuerpo al mismo tiempo que fortalecerían el sistema inmune.
Es somnífero, despierta el apetito, calma inflaciones estomacales, tonifica el corazón, es expectorante, antiséptico, cura el hipo, elimina el mal aliento.

Cardamomo – Hipertensión

A nivel digestivo el cardamomo presenta grandes beneficios para el organismo, pues posee propiedades carminativas, ayuda estimulando la digestión, controla los problemas de flatulencia, meteorismo y dispepsia crónica.
Algunos estudios afirman que el consumo habitual de esta planta ayuda a fortalecer el corazón, por lo cual es útil en la prevención de arteriosclerosis o ataques cardíacos. Bastaría consumir tres gramos de cardamomo molido al día para controlar la presión arterial y combatir la hipertensión, pues sus antioxidantes mantendría la salud de los vasos sanguíneos, evitando cambios en la presión arterial.

Clavo – Dolor de muelas

El aceite esencial de clavo ayudaría a aliviar el dolor de muelas, pues contiene eugenol, un analgésico natural; además, posee propiedades antibióticas, por lo que ayudaría a combatir las caries y otras infecciones orales.

Cilantro – Prevención de infecciones

Muchos alimentos portan bacterias que pueden provocar infecciones, pero podrían prevenirse al cocinarlos con hojas o aceite de cilantro: Esta planta posee sustancias efectivas contra bacterias comunes en los alimentos como la E.coli o la salmonella.

Pimienta – Úlceras gástricas

Esta especia es rica en piperina, que disminuye la producción de ácidos gástricos, reduciendo la acidez estomacal, el riesgo de úlceras y facilitando su tratamiento.

EH