La salud de nuestra boca, no está ajena a todos los conceptos sobre salud general que vamos acumulado y parten de una correcta alimentación. Si no tenemos buenos hábitos alimenticios y de higiene, nuestros dientes y encías reflejaran que algo estamos haciendo mal.

La Gingivitis, es la inflamación de las encías por causas diversas: hormonal, efecto secundario de medicamentos, trauma de prótesis defectuosas, restauraciones dentales retentivas, caries dental, intoxicación por métales pesados o simplemente por una mala higiene bucal.

Cuando un paciente acude por Gingivitis, clínicamente sus encías están hinchadas, presentan un color mas pronunciado formando un collar de inflamación alrededor de los dientes y sangran con facilidad. La acumulación y la proliferación de gérmenes favorecen la formación de la placa bacteriana y el sarro. Un tratamiento sencillo inicial consiste, en realizar una simple limpieza integral de la boca por parte del dentista y dar unas pautas de correcto de cepillado y ayudas antisépticas.

Por parte del paciente la labor continua con un correcto cepillado con un cepillo de consistencia media, el cepillado lo haremos siguiendo la forma de nuestros dientes, de forma ordenada para no saltarnos ninguna cara del diente, dando un masaje a las encías con el mismo cepillo sin olvidar eliminar la placa dental de la lengua.

Se aconseja cepillarnos tres veces al día, pero como siempre les digo a mis pacientes, es mejor la calidad que la cantidad y nos podemos organizar la frecuencia del cepillado según nuestro ritmo de vida, realizando por lo menos un cepillado al día a conciencia.

Utilizaremos crema dental sin flúor y ni colorantes artificiales, personalmente no recomiendo enjuagues bucales comerciales por su contenido alto de alcohol que eliminan por igual los microorganismos buenos y malos. Para eliminar la placa bacteriana que se acumula entre los dientes y debajo de las prótesis debemos utilizar el hilo dental, cepillos ínter dentales e irrigadores.

Podemos conseguir o fabricar de forma muy sencilla nuestra crema dental y enjuague, utilizaremos ingredientes naturales en cantidades mínimas para evitar reacciones alérgicas.

Los ingredientes suelen variar, estas son algunas esencias e ingredientes que tiene actividad positiva para la salud bucal, menciono las que más conozco:

Tomillo
Propóleos
Salvia
Mirra
Esencia de semilla de pomelo
Aceite de coco
Aceite de sésamo
Cola de caballo
Menta
Aloe vera.
Esencia de aceite de árbol de té.
Orégano
Clavo
Lavanda

ENJUAGUE BUCAL CASERO

Para fabricar nuestro propio enjuague bucal podemos simplemente hacer una infusión con tomillo (60 gramos), por litro de agua mineral.
Si queremos le podemos agregar 5 gotas de de cada una de las siguientes tinturas: propóleos, menta, mirra y salvia.

También podemos hacer enjuagues agregando a un vaso de agua 8 gotas de de extracto de semilla de pomelo, el extracto de semilla de pomelo no debe aplicarse nunca sin diluir primero.

Después de una extracción dental, les recomiendo a mis pacientes hacer mucho enjuagues el día siguiente de la extracción, lo podemos hacer agregando esencia de clavo, o con una infusión de manzanilla.

El tomillo con el propóleos forman una buena pareja para prevenir y combatir infecciones.

CREMA DENTAL

Utilizaremos como base arcilla blanca o verde que sea de uso interno. Hacemos una infusión con cola de caballo, tomillo, hecha nuestra infusión la dejamos enfriar y colocamos un poco en un bol de cristal y agregamos, 5 gotas de propóleos, una pizca de sal marina, una pizca de bicarbonato, 8 gotas de esencia de menta de uso alimenticio, 2 gotas de árbol de té.

Vamos añadiendo poco a poco la arcilla blanca que debemos coger con una cuchara de madera hasta que conseguimos una pasta homogénea. Podemos cambiar nuestra receta haciéndola a partir de una infusión de salvia, añadiendo glicerina vegetal, aceite de coco o sésamo que le dan un aspecto mas cremoso y suave, aportan mucho a nuestra crema dental.

A mi personalmente me gusta con poca menta y un poco de lavanda, a los niños les gusta el sabor de la menta y un poco dulce, en tal caso le podemos agregar stevia.

He leído que también se hace crema dental con fécula de maíz en lugar de la arcilla blanca, pero personalmente no la he hecho.

También le podemos añadir a nuestra crema dental aloe vera, caléndula, en fin la podemos adaptar a nuestras necesidades, siempre usando aceites y esencias de buena calidad.

Podemos hacernos masajes en nuestras encías con aceites esencial de orégano, aceite de coco, caléndula, pulpa de papaya, pulpa de fresa.

De todo esto quiero resaltar que lo mas importante para la salud de nuestra boca es una adecuada alimentación y un correcto cepillado diario, podemos cepillarnos los dientes sin crema dental y obtener una remoción de la placa bacteriana adecuada, lo que limpia no es la crema dental sino la acción mecánica del cepillo que desprende la película de placa bacteriana que se forma todos los días, la crema dental es una ayuda adicional, pero lo determinante es el cepillado.

Katia Ruiz Alvear
Clinica princesadent
www.princesadent.com