La evolución de la cirugía mínimamente invasiva, aplicada en otras áreas de la medicina, llega a la implantología dental. La odontología digital permite desde ahora realizar tratamientos de implantología mínimamente invasiva, con la posibilidad de reponer las piezas dentales en el mismo día.

Tal y como veníamos diciendo en anteriores artículos, el campo de la odontología está evolucionando a pasos agigantados gracias a lo que hoy denominamos odontología digital: un novedoso y revolucionario sistema de trabajo que gracias a un escáner intraoral permite al dentista hacer un mapa tridimensional de la boca del paciente, y trabajar desde el ordenador de una manera más limpia, cómoda y sin dolor para el paciente.

Es lo que se conoce como odontología mínimamente invasiva y se utiliza, principalmente, en tratamientos de implantología y reconstrucción de piezas dentales. Se denomina así debido a que con este sistema, el trabajo del especialista con el paciente se limita, en una primera fase, a tomar medidas con el ya citado escáner intraoral, sin la necesidad de utilizar moldes o prótesis provisionales, que hasta ahora le servían para hacerse una idea de las dimensiones reales de la pieza que debía implantar o reconstruir.

¿Qué es la implantología?

La implantología es un área quirúrgica de la Odontología que se dedica a la colocación de unas pequeñas estructuras hechas de titanio que se insertan en la mandíbula y que sustituyen a las raíces de las piezas dentales que se han perdido. Funcionan como pilares de coronas o puentes y son la solución más segura y permanente para la sustitución de uno o más dientes, ya que el comportamiento biológico es el más parecido que tenemos hoy en día a un diente natural.

Hasta ahora, los tratamientos de implantología eran tratamientos largos, con cirugías en las que la morbilidad que se produce procura tiempos de espera de entre 4 y 9 meses. La inflamación derivada de la cirugía se debe a la técnica quirúrgica, que levanta un colgajo en la encía para poder preparar un lecho en el hueso para la colocación de los implantes.

Ahora, gracias a los avances en odontología digital, y su aplicación en los tratamientos de implantología, los tiempos se han reducido drásticamente, y las molestias para el paciente han disminuido. Se realiza una cirugía simulada en 3D a partir del escáner intraoral y del TAC, de tal manera que se planifica la posición exacta de los implantes, a partir de esta posición se elabora una férula que guía la colocación de los implantes en la posición exacta que hemos planificado.

Esto nos permite en muchas ocasiones preparar el hueso para recibir los implantes sin abrir la encía y tener preparados los dientes provisionales que irán sobre los implantes, mientras el hueso cicatriza. Por lo que al no levantar la encía y tener todo perfectamente planificado, se reduce al mínimo el dolor y la inflamación

¿Por qué es una cirugía más precisa?

La aplicación de las técnicas de odontología digital en general, y muy especialmente en el campo que nos ocupa, la implantología, permiten resultados más precisos que los obtenidos con la odontología tradicional.

El mapa tridimensional captado por el escáner ofrece una información muy importante a la hora de planear la cirugía ya que permite una evaluación del perfil óseo, del ancho y el alto del hueco disponible, de la densidad ósea, de la cercanía de los principales nervios de la cavidad bucal y de las piezas dentales y órganos vecinos. De esta manera, el dentista podrá hacer una simulación virtual muy ajustada de cómo será la cirugía, con un margen de error mínimo, y por tanto se pueden evitar estructuras anatómicas complicadas y en ocasiones la realización de injertos que de otra manera serían necesarios.

Una vez hecho las evaluaciones y las simulaciones pertinentes, el odontólogo podrá llevar a cabo definitivamente la cirugía sobre el paciente con la ayuda de unas guías quirúrgicas obtenidas gracias a este programa informático, de ahí que a este tipo de implantología se le denomine también cirugía guiada.

La cirugía será en este tipo de casos mucho menos invasiva, sin realizar cortes, ni incisiones y sin dañar los tejidos de alrededor. En definitiva, sin tener que dar ni un solo punto de sutura, lo que supone que es radicalmente menos doloroso para el paciente en el momento de la intervención y que conlleva un postoperatorio también menos molesto y rápido.

Ventajas

Entre las principales ventajas de este tipo de implantología, es precisamente la que acabamos de mencionar. Se trata de una cirugía muy precisa, que permite la posibilidad de realizarla sin incisiones ni suturas, por lo que es menos molesta para el paciente y tiene un postoperatorio más corto.

Otra de las ventajas es que es que al tratarse de cirugía guiada, el tiempo de duración es más corto, lo que supone una gran ventaja tanto para el paciente como para el especialista.

Y por último, una de las ventajas más importantes es que la cirugía guiada da la posibilidad de preparar una prótesis provisional fija de de una corona que puede ser adaptada y colocada durante la intervención, por lo que en una jornada se obtienen resultados visibles que de otra manera tardarían meses.

Doctora Sara Márquez Sánchez
Especialista en Periodoncia, Implantología y Cirugía Oral.
www.isidroymarquez.com