La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha justificado en sucesivos informes la promoción de la medicina tradicional en sus entornos originales, subrayando sus ventajas intrínsecas, el enfoque holístico y los factores operativos (OMS, 1978)

En la Estrategia de la OMS sobre Medicina Tradicional 2.014-2.023, destaca como objetivo la apropiada integración de los servicios de medicina tradicional en los sistemas nacionales de salud de los Estados Miembros. Se describen medidas específicas para fomentar esta integración, y se mencionan ejemplos como el de Suiza, estado pionero en la cobertura de terapias complementarias dentro del seguro médico obligatorio (OMS, 2013).

A pesar de esto, en los últimos años ha prosperado en España una corriente de pensamiento muy crítico, liderada ahora por la Organización Médica Colegial de España, que califica como “pseudoterapias” a las medicinas tradicionales y otras disciplinas similares. En este artículo pretendo rebatir esta calificación para la medicina Ayurveda.

La Medicina Ayurveda

Ayurveda es la medicina tradicional mayoritaria en la India. Fue en el s. I cuando Caraka recopiló por escrito los conocimientos relacionados con la salud y la enfermedad en el Caraka Saṁhitā, la obra más importante de la literatura ayurvédica. Posteriormente esa obra se fue enriqueciendo con aportaciones de otros autores, a la vez que fue proliferando más literatura en torno a distintas escuelas continuadoras de la obra de Caraka.

En la actualidad, Ayurveda comparte estatus oficial con la biomedicina en India, y desde el año 1.971 se enseña en las universidades con un plan de estudios propio para la obtención del Grado, que recibe el nombre de “Bachelor of Ayurvedic Medicine and Surgery – BAMS”, y tiene una duración de cinco años y medio.

El currículo actual de BAMS tiene una organización y distribución de materias muy similar al currículo biomédico. En el primer año, por ejemplo, se imparten contenidos de Filosofía e Historia, Fisiología, Anatomía y Principios Básicos. Los contenidos están basados en los textos clásicos de la medicina tradicional, pero se han estructurado de forma diferente, y están acompañados de prácticas en laboratorio, asignaturas de investigación con criterios biomédicos (Medicina Basada en la Evidencia), o técnicas y materiales quirúrgicos biomédicos.

Además de los contenidos ayurvédicos, el estudiante también recibe formación en medicina moderna. Todo esto está regulado por el “Central Council of Indian Medicine” (CCIM), que es el organismo gubernamental responsable de los contenidos de Grado (“Ayurvedacharya” – BAMS) y Posgrado (“Ayurved Vachaspati” – M.D. Ayurveda).

La mayoría de los profesionales ejercen de forma privada en clínicas propias y, en menor medida, en hospitales públicos o privados. La dimensión de esta medicina tradicional puede cuantificarse en cerca de medio millón de profesionales, 2.458 hospitales, más de 15.000 dispensarios, ó 254 escuelas universitarias (Ministerio de AYUSH).

Investigación en Medicina Ayurveda

Como es lógico, una disciplina ordenada de manera universitaria y con titulaciones oficiales de posgrado, genera una producción científica considerable. El Ministerio de AYUSH cuantificó en 14.664 el número de trabajos científicos ayurvédicos publicados hasta 2.016 (ayushportal.nic.in/default.aspx).

El “Central Council for Research in Ayurvedic Sciences” (CCRAS)  fue establecido en Nueva Delhi en 1978 como organización estatal autónoma para la formulación, coordinación y desarrollo de la investigación en  yurveda. Estas actividades están desarrolladas actualmente a través de treinta institutos y centros repartidos por todo el país, que abordan campos tan diversos como la historia y el patrimonio, la medicina popular, las drogas ayurvédicas, la anticoncepción, la enfermedad mental, o el “panchakarma” (procedimientos de tratamiento intensivo).

En 2014 se contabilizaban 83 revistas científicas dedicadas exclusivamente a publicar investigación ayurvédica (Patwardhan, Ruknuddin, Thakur & Suresh, 2014). Tres de estas publicaciones están indexadasen PubMed, una de las tres bases de datos académicas de referencia internacional. Como es lógico, hay otras muchas publicaciones no especializadas que también publican trabajos científicos de Ayurveda.

Sin ir más lejos, PubMed recoge más de 5.000 entradas solamente con la clave de búsqueda “ayurveda”, y las publicaciones referenciadas con la misma búsqueda en Google Scholar superan ampliamente el centenar de miles.

A la vista de esta información podemos discutir qué y cómo se investiga en Ayurveda, algo extensible a otras disciplinas científicas por otro lado. Pero ubicar esta medicina tradicional en el ámbito de las pseudoterapias evidencia posiciones ideológicas radicales, fruto posiblemente del desconocimiento y el etnocentrismo.

Desde Centro de Estudios Ayurvédicos estamos comprometidos con la formación, la divulgación y la investigación rigurosa de la medicina Ayurveda.

José Manuel Muñoz

Director de Centro de Estudios Ayurvédicos

centroayurveda.es