El futuro de la odontología depende, como en tantas otras especialidades médicas, del aprovechamiento de los avances tecnológicos. Y justamente de esos avances ha nacido lo que hoy en día se conoce como Odontología Digital, una nueva técnica que además de ahorrar en materiales, acorta los procesos en los tratamientos de los pacientes.

En las últimas décadas, la medicina en general y en particular la odontología ha cambiado de rumbo. Se ha comprobado científicamente que tan importante como curar enfermedades es vivir saludablemente y ayudar a su prevención. Y en el caso de tener que solucionar los problemas que derivan de la pérdida de la misma, es mucho más beneficioso hacerlo desde una óptica biológica.

De este modo, los tratamientos médicos y odontológicos de hoy en día pretenden devolver la salud y la función del organismo y del aparato masticatorio imitando el comportamiento de las estructuras del cuerpo y de una forma comprometida con nuestro entorno.

En odontología esto se traduce en tratamientos más conservadores, con materiales más similares a los tejidos dentarios (resinas compuestas de última generación, cerámicas sin metal, etc.) y en procedimientos cada vez menos invasivos e incómodos, partiendo de la premisa de la prevención y el mantenimiento de la salud: lo que se conoce como odontología holística.

Pero siguiendo estas premisas, no sólo los materiales han cambiado en los últimos años, desterrando prácticamente los metales, sino que las técnicas se han vuelto más eficientes y cómodas. Es en este punto donde la Odontología Digital está jugando un papel muy importante, revolucionando muchos de los tratamientos.

En países de nuestro entorno, como Estados Unidos y otros países de Europa, ya está presente de manera habitual, sin embargo en España este modo de trabajo está todavía en una primera fase de implantación. Aún hay muy pocos profesionales capaces de realizar estos tratamientos, por lo que muy pocas clínicas que ofrecen como base de sus tratamientos esta técnica pionera que está revolucionando el mundo de la odontología.

Las aplicaciones digitales se pueden ver en varios campos de la odontología:

Radiología digital, es quizá el campo en el que está más extendido el uso de la técnica digital. Las ventajas son indudables: disminución de la radiación hasta en un 80%, mejor almacenamiento y manejo de las pruebas, mejor comprensión por parte del paciente y más información para realizar un diagnóstico preciso sin la necesidad de practicar un sinfín de pruebas.

Ortodoncia digital. Muy aplicada en la ortodoncia invisible, nos permite un mejor estudio del caso y visualizar el resultado final del tratamiento antes de ponerlo en práctica, lo que permite poder explicar el caso mejor a cada paciente ya que se puede hacer una idea de cuál será el resultado final, sin crearse falsas expectativas y sin temor a no obtener los resultados deseados.

Además permite que los movimientos sean más biológicos, controlados y selectivos (podemos elegir qué dientes mover y cuáles no), lo que facilita la labor del dentista, que obtendrá resultados concretos a corto plazo, permitiéndole ir avanzando paso a paso en el tratamiento y dándole la oportunidad de rectificar en el mismo, en el caso de que fuera necesario.

Odontología Conservadora Digital. Es el campo menos implantado en la práctica general, desconocido para la mayoría de odontólogos. Para su realización requiere el uso de un escáner intraoral que capta un mapa de la situación de la boca del paciente (tamaño y forma de las piezas afectadas, de las de alrededor, de los huecos existentes, en el caso de que los haya, y del tipo de mordida u oclusión del paciente). Esta información pasa a un software que ofrece al dentista un modelo bucal en 3D de proporciones idénticas a las reales.

Su principal ventaja es la exactitud del procedimiento, y el hecho que evita, tanto al paciente como al odontólgo, tomar medidas con los molestos «moldes» de silicona, el procesamiento con escayola de los mismos y el trabajo manual que se hace sobre ellos y que tiene deficiencias inherentes a la técnica (contracciones de escayola y silicona, colados y repasados manuales, etc). El diseño de la pieza requerida se hace de manera digital por ordenador y evita tener que acudir en repetidas ocasiones al dentista para tomar medidas en el caso de que una de las fases anteriormente descritas, no se desarrolle con éxito.

Una vez que el dentista finaliza la fase de diseño virtual, la información del prototipo pasa a una máquina que fresa directamente el material elegido ahorrando pasos en los que se pueden introducir errores, mejorando los ajustes al máximo y haciendo que el proceso sea más ecológico, ya que se ahorra todo el material del procesamiento tradicional (siliconas, escayolas, ceras, revestimientos, etc), obteniendo directamente el mejor resultado posible.

Este escáner tiene, a día de hoy, como aplicaciones principales la construcción de todo tipo de restauraciones sobre dientes e implantes: empastes, reconstrucciones, carillas, coronas, etc… Siendo especialmente indicado en la eliminación de restauraciones de amalgamas y en la elaboración de restauraciones mínimamente invasivas libres de metal. Como se puede comprobar, todos estos tratamientos son bastante rutinarios en el día a día de una clínica dental, por lo que la implantación de esta técnica y estos aparatos también puede suponer una gran utilidad y beneficio, a pacientes y, por supuesto, a dentistas.

Implantología digital, el uso de técnicas de radiología digital, unidas con el escáner intraoral, permite que los resultados de la prótesis sobre implantes sean excelentes, además permiten un mejor diagnóstico y la posibilidad de realizar la colocación de los implantes y de la prótesis sobre éstos en el mismo día, en los casos en los que sea posible.

Pero la odontología digital no deja de avanzar y en los próximos años, se podrán solapar los datos obtenidos mediante radiografía digital, con los obtenidos con los escáneres intraorales, de modo que se podrán perfeccionar, acelerar y diseñar mejor casi todo tipo de tratamientos. Haciéndolos más asequibles a los pacientes, más eficientes y más cómodos.

Dr. Jesús Isidro

Odontólogo Master en Prótesis Bucofacial y especialista en Estética y ATM

Col. Nun. 28007319

www.isidroymarquez.com