Acupuntura vibracional

La “acupuntura vibracional” consiste en la posibilidad de aplicar un tratamiento de acupuntura utilizando para ello un dispositivo radiónico. Estoy utilizándola desde hace unos meses con muy buenos resultados.

Los principios de la Radiónica fueron establecidos por el médico estadounidense Albert Abrams (1863-1924) basándose en la idea de que todo lo que existe en el universo tiene una vibración particular que puede ser detectada (el test) o proyectada (el tratamiento) mediante un dispositivo radiónico. Éstos detectan la resonancia positiva o negativa entre una determinada vibración (por ejemplo de un patógeno) y un individuo (el paciente) y proyectan la vibración que pudiera corregir los desequilibrios previamente detectados.

En el caso de la acupuntura un determinado punto también tiene una vibración particular que engloba tanto su localización en el cuerpo como su función en el sistema de meridianos. El dispositivo radiónico permite proyectar esta vibración sobre un individuo produciéndose un efecto similar a la estimulación física del punto.

Un tratamiento de acupuntura vibracional consiste en una secuencia de pasos en los que se manda información específica de punción y/o moxibustión a un punto ,o grupo de puntos, de acupuntura.

Hasta ahora la manera de que el cuerpo recibiera la información de activar esos puntos implicaba siempre la acción directa sobre el punto con algún elemento físico: aguja, moxa, digitopuntura… ahora estoy hablando de la posibilidad de aplicar un tratamiento a distancia en el que no necesitamos usar ninguna de esas técnicas porque podemos proyectar esa información al cuerpo mediante el dispositivo.

Efectivamente las máquinas radiónicas pueden trabajar a distancia fenómeno que, aunque de momento no ha sido explicado en el marco de la ciencia actual, está ampliamente comprobado experimentalmente. La radiónica trabaja exclusivamente con información: la máquina recibe y manda información. Para trabajar con una persona concreta hace falta información específica: nombre, fecha de nacimiento, una foto, datos que identifiquen específicamente a esa persona pero, no es necesario que la persona esté presente.

Esto está completamente alineado con lo que la física cuántica lleva años diciéndonos: que no existe separación, que todo está unido con todo y que la energía, o la información, viaja de un lugar a otro sin que la distancia constituya ningún obstáculo.

Me he decidido a dar a conocer esta posibilidad porque las circunstancias me han puesto la herramienta en las manos: conozco al equipo de personas que lleva varios años trabajando en el desarrollo de un nuevo concepto de máquina radiónica que puede ser operada remotamente desde un sencillo interfaz web. Este enfoque permite experimentar con un dispositivo radiónico sin necesidad de adquirirlo: alquilándolo o haciendo uso del periodo de prueba gratuito facilitado. Como terapéuta fui invitada a probarlo en mi campo y a reportar fallos y mejoras de un servicio específico para acupuntores.

Actualmente lo estoy probando conmigo y con varias personas que han accedido a ser tratadas a distancia con lo que puedo asegurar que los tratamientos se reciben y funcionan.

Esto abre un gran abanico de posibilidades: personas que tienen miedo a las agujas, niños pequeños o personas muy mayores que por problemas de movilidad no pueden trasladarse a la consulta o aquellas que tienen que dejar un tratamiento por un traslado…

¿Tienes dudas?, ¿No te lo crees?

Yo también las tenía inicialmente, sin embargo, como terapeuta tengo que decir que la evidencia de los hechos se impone a la falta de explicación científica de este fenómeno. Si te atrae la idea pero aún estás dudando te invito a probar durante dos semanas, de manera gratuita, la acupuntura vibracional para que compruebes si en tu caso puede ayudarte esta nueva terapia.

 

Belén Benito Moreno

Licenciada en Ciencias biológicas Acupuntura. Osteopatía. Quiromasaje

acupunturaymas.com